BECAS DE ENSEÑANZAS ARTÍSTICAS SUPERIORES E INIQUIDAD (abril de 2014)

Este curso 2013-2014 ha acaecido un suceso que bien merece un análisis en mi bitácora. Declaro públicamente la injusticia y falta de equidad del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte con el alumnado de Enseñanzas Artísticas Superiores por lo que afecta a las becas.

El 3 de agosto de 2013, en plenas vacaciones estivales (fechas en las que, con demasiada frecuencia, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte publica sus normas en el BOE, de manera que 1) nadie se entere [¿quién lee el BOE un 3 de agosto?], 2) no tengan contestación social o jurídica y 3) te encuentres el «regalito» a principios del nuevo curso, a la vuelta de vacaciones), el M. E. C. D. promulgó el Real Decreto 609/2013, de 2 de agosto, por el que se modifica parcialmente el anterior régimen de becas y ayudas al estudio.

En dicho real decreto se anuncia que para el curso académico 2013-2014, y con cargo a los créditos correspondientes de los Presupuestos Generales del Estado, se publicarán diversas convocatorias de becas y ayudas al estudio de carácter general, dirigidas —entre otras— a las Enseñanzas Artísticas Superiores, a las Enseñanzas Universitarias adaptadas al Espacio Europeo de Educación Superior conducentes a títulos oficiales de Grado y de Máster y a las Enseñanzas Universitarias conducentes a los títulos oficiales de Licenciado, Ingeniero, Arquitecto, Diplomado, Maestro, Ingeniero Técnico y Arquitecto Técnico.

Para formarse una idea más clara de la iniquidad, ha de recalcarse lo siguiente:

1) Los Estudios Superiores de Música que se cursan en la actualidad en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid son Enseñanzas Superiores adaptadas al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), tal y como se recoge en el R. D. 1614/2009, de 26 de octubre, por el que se establece la ordenación de las enseñanzas artísticas superiores reguladas por la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (Boletín Oficial del Estado núm. 259, martes 27 de octubre de 2009, 89743-89752).

2) La Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa (Boletín Oficial del Estado núm. 295, de 10 de diciembre de 2013, 97858-97921) no puede expresar de forma más cristalina la voluntad del Legislador de establecer idéntico nivel y efectos entre las Enseñanzas Superiores Universitarias adaptadas al EEES y las Enseñanzas Superiores Artísticas adaptadas al EEES. En efecto, este es el tenor del artículo 42:

Los alumnos y alumnas que hayan terminado los estudios superiores de Música o de Danza obtendrán el título Superior de Música o Danza en la especialidad de que se trate, que queda incluido a todos los efectos en el nivel 2 del Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior y será equivalente al título universitario de grado. Siempre que la normativa aplicable exija estar en posesión del título universitario de Grado, se entenderá que cumple este requisito quien esté en posesión del título Superior de Música o Danza.

En otras palabras: que en cualquier norma jurídica en la que aparezca la expresión «Graduado/a Universitario/a en …» podrá leerse directamente «Titulado/a Superior de Música» o «Titulado/a Superior de Danza».

3) Como desarrollo de este artículo de la Lomce, ha sido publicado recientemente el Real Decreto 96/2014, de 14 de febrero, por el que se modifican los Reales Decretos 1027/2011, de 15 de julio, por el que se establece el Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior (MECES), y 1393/2007, de 29 de octubre, por el que se establece la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales (Boletín Oficial del Estado núm. 55, de 5 de marzo de 2014, 20151-20154). En el artículo primero de esta norma reglamentaria aparece la siguiente tabla:

Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior (MECES)

Del análisis del cuadro anterior se desprende que tanto el título de Graduado Universitario como el Título Superior de Música o el Título Superior de Danza (Enseñanzas Artísticas Superiores) quedan adscritos en el nivel Meces 2 ( = nivel de Grado). Es decir: en España, el nivel de Grado o nivel Meces 2 se presenta en dos versiones: el Título Oficial (universitario) de Graduado/a y el Título Superior de Enseñanzas Artísticas Superiores (Música, Danza…). Dos clases de títulos diferentes, dos denominaciones diferentes, idéntico nivel de estudios e idénticos efectos jurídicos ante terceros. Más claro, agua.

La razón por la que hay dos clases de títulos diferentes con denominaciones distintas pero con idéntico nivel y efectos académicos y profesionales dimana del contenido del artículo 3 de la LOE (Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación. Boletín Oficial del Estado núm. 106, de 4 de mayo de 2006). En dicho artículo se establecen, por un lado, las Enseñanzas Artísticas (incluidas entre estas las Enseñanzas Artísticas Superiores) y, por otro lado, la Enseñanza Universitaria. El punto 5 del mismo artículo dispone: «La enseñanza universitaria, las enseñanzas artísticas superiores, […] constituyen la educación superior». Uno ya no sabe como describir, explicar y hasta proclamar que tan jurídicamente superior es una enseñanza como la otra y que tan de nivel de Grado (Meces 2) es una enseñanza como la otra (a las pruebas documentales aportadas me remito). La diferencia es que tradicional e históricamente, debido a su distinta naturaleza, los estudios científicos se han cursado en facultades universitarias y los estudios artísticos en conservatorios y escuelas de arte: las ecuaciones no se pueden tocar al piano, mecachis.

Por cierto: la interpretación de la voluntad del Legislador no la hago yo. La hace el Tribunal Supremo (STS 57/2013, Sección Cuarta de la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo):

[…] lo que pretende la Ley [Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación] es diferenciar de ese modo el título de grado universitario del equivalente título superior de las enseñanzas artísticas para evitar la presumible confusión entre ambos. Pero sin que ello suponga renunciar a situar esos títulos de las enseñanzas artísticas superiores en el espacio común europeo de educación superior porque la obtención de esos títulos superiores de enseñanzas artísticas constituye el primer ciclo o grado que se exige en el espacio europeo común de educación superior y que conduce a los estudios de postgrado.

De ahí que el legislador haya dejado claro que a todos los efectos esos títulos Superiores que se obtienen en las Enseñanzas Artísticas Superiores son equivalentes al título universitario de Diplomado, de Licenciado o de Grado, y ello en el sentido gramatical de igualdad en el valor y estimación de ambos títulos tanto en lo académico como para el ejercicio profesional.

(Digresión subjetivista: he sido profesor asociado de facultad universitaria y encargado de cátedra de conservatorio superior. Estoy en condiciones de afirmar que los cerebros de los alumnos de Enseñanzas Artísticas Superiores son igual de funcionales que los cerebros de los alumnos de Enseñanzas Universitarias Superiores. El cerebro del profesor —un servidor— opera de modo semejante tanto en un régimen de enseñanza como en el otro. He enseñado y los alumnos han aprendido —si les ha dado la gana— Pedagogía y Didáctica en ambos tipos de centro [facultades universitarias y conservatorios superiores] y, a decir verdad, el conservatorio superior me permite, en mis intervenciones educativas, un tratamiento más profundo e individualizado, al trabajar con un número reducido de alumnos [en alguna clase universitaria tenía alrededor de noventa estudiantes]).

4) A mayor abundamiento, en la Comunidad de Madrid los dos regímenes de enseñanza (la Universitaria y la Artística Superior) dependen de la misma dirección general: de la Dirección General de Universidades e Investigación. Así reza el artículo 11 del Decreto 149/2011, de 28 de julio, del Consejo de Gobierno, por el que se establece la estructura orgánica de la Consejería de Educación y Empleo (Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid núm. 180, del lunes 1 de agosto de 2011, 10-28, p. 17)

Artículo 11.- Dirección General de Universidades e Investigación

1. Corresponden a la Dirección General de Universidades e Investigación, además de las competencias previstas en el artículo 47 de la Ley 1/1983, de 13 de diciembre, de Gobierno y Administración de la Comunidad de Madrid, el ejercicio de las funciones relativas a la enseñanza universitaria, en aplicación de la Ley Orgánica 6/2001, de 21 de diciembre, de Universidades, y demás normas legales y reglamentarias, el ejercicio de las funciones relativas a las enseñanzas artísticas superiores, de acuerdo con lo previsto en la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, […]

Hasta aquí todo parece bastante correcto. La cuestión de si las Enseñanzas Artísticas Superiores han de seguir cursándose en centros de enseñanzas artísticas superiores de régimen especial (modelo europeo latino: conservatorios) o en facultades universitarias (modelo anglosajón) sigue abierta, pero respecto al asunto del nivel de estudios, efectos jurídicos de los títulos, organización de los planes de estudios, etcétera, este punto es irrelevante en relación con el objetivo de mi actual análisis.

Porque esta entrada de mi blog se centra en un examen comparativo del diferente trato que, en lo concerniente a la concesión de becas, reciben los estudiantes universitarios y los estudiantes de enseñanzas artísticas superiores, siendo el caso —porque, subrayo, es un hecho sociojurídico incontestable— que están cursando exactamente el mismo nivel de enseñanzas, bien que en regímenes diferenciados. Una forma de ser iguales y diversos.

El precitado Real Decreto 609/2013 establece en su artículo 4 las siguientes cuantías de las becas y ayudas al estudio de carácter general para las enseñanzas universitarias:

Cuantías de las becas y ayudas al estudio de carácter general para las
enseñanzas universitarias.

Y en el artículo 3 se disponen las siguientes cuantías para las enseñanzas no universitarias (en las que están incluidas las Enseñanzas Artísticas Superiores):

Cuantías de las becas y ayudas al estudio de carácter general para las enseñanzas no universitarias

Haciendo pedagogía comparada se constata que hay tres conceptos que son iguales: ‘Cuantía fija ligada a la renta del solicitante: 1.500 euros’; ‘cuantía fija ligada a la residencia del solicitante durante el curso: 1.500 euros’ y ‘cuantía variable, cuyo importe mínimo será de 60 euros’. Pero hay una diferencia significativa en un concepto: el de ‘beca de matrícula’ frente al de ‘beca básica’. Según se deduce del reglamento, en Enseñanzas Superiores Universitarias se están concediendo becas por el importe de la matrícula en estos estudios. He verificado que en Enseñanzas Superiores Artísticas de Música se está otorgando la ‘beca básica’ de 200 €, pero no la beca de matrícula. El precio público de la matrícula por curso (60 ECTS) en Enseñanzas Artísticas Superiores de Música en la Comunidad de Madrid oscila entre 667,3 € euros (648,3 € + 19 €) y 1315,6 € (1296,6 € + 19 €). A los alumnos de Enseñanzas Artísticas Superiores se les está dando, si es el caso, 200 € de beca básica, mientras que a los alumnos de Enseñanza Superior Universitaria se les está subvencionando, si es el caso, el precio público de la matrícula. En román paladino: que a los universitarios la inscripción les sale gratis y a los artísticos superiores la inscripción les supone un coste que oscila entre más de cuatro cientos y más de mil cien euros por curso. Las enseñanzas artísticas superiores están deviniendo económicamente más elitistas por obra y gracia del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Es evidente que no se está fomentando la misma igualdad de oportunidades para cursar estudios superiores a unos y a otros alumnos. «Salario igual por trabajo de igual valor» es un principio de equidad jurídica y moral. Resulta patente que el trabajo del estudiante es estudiar; el valor equivalente de un régimen de estudios y del otro ha quedado probado (lo dice hasta el Tribunal Supremo). La analogía es fácil de colegir: «Becas iguales por estudios conducentes a títulos de igual valor y estimación».

En el conservatorio, alumnos de Pedagogía me han preguntado por qué a ellos se les concede la beca básica y no la beca de matrícula como a los universitarios. La respuesta obvia es: «Porque lo pone el BOE». Sin embargo, lo que aparece en el BOE no está escrito en el Firmamento. Las normas jurídicas reglamentarias son construcciones sociales que reflejan las decisiones ejecutivas y la voluntad de las personas que ostentan el poder político. De modo que habrá que analizar las causas que han inducido a quienes detentan dicho poder a decretar una diferencia de trato que perjudica al alumnado de Enseñanzas Artísticas Superiores.

Como ya expliqué en otro lugar, dar respuesta a esa pregunta es abordar un problema inverso, con varias soluciones. Dicho de otro modo: conjeturar o adivinar los pensamientos, intenciones y voliciones políticas de las personas que tienen a su cargo la cartera de Educación desde lo publicado en el BOE constituye un problema que se resuelve «hacia atrás», porque se va de lo visible a lo invisible —de lo público a lo privado—, de los efectos a las causas (eficientes o finales). Si trabajara en el Gabinete del Ministro Wert quizá podría hablar con algo más de fundamento; como no sucede así, no puedo pasar de formular meras conjeturas. En ocasiones observo que a mis alumnos les gustaría que fuera telépata, pero mi repertorio genético no incorpora esta capacidad. Pido disculpas por mi limitada competencia sobrenatural.

El inteligentísimo y humanista historiador de la Economía Carlo M. Cipolla ha sostenido que, en cuanto a las motivaciones de las decisiones humanas, no hay que atribuir a la malicia lo que puede ser achacado a la estupidez. Aunque el profesor Cipolla puede que tenga razón, en mi opinión su recomendación peca un poco de optimismo antropológico, porque bien pudiera suceder que ciertas decisiones políticas estuvieran impulsadas por una mixtura de malicia y estupidez. Conforme a lo dicho, consideraré ambas hipótesis.

En lo que atañe a la malicia, propongo la hipótesis de que, en el contexto de una larga y dura crisis socioeconómica, las enseñanzas artísticas superiores no sean juzgadas como demasiado «útiles» en un sentido instrumental o utilitario. Como dice el Prof. José María Quintana Cabanas, «los Estados no son tan idealistas como para invertir más y más en educación […] sólo para procurar un mayor humanismo de sus ciudadanos. Saben que hacen una inversión rentable, y eso es todo» (Sociología de la Educación. Madrid: Dykinson, 1989, p. 266). Acorde con la tendencia de las nuevas y lomcianas asignaturas Iniciación a la Actividad Emprendedora y Empresarial o Ciencias Aplicadas a la Actividad Profesional de la Enseñanza Secundaria Obligatoria, o Fundamentos de Administración y Gestión del Bachillerato, tal vez se interprete que los Estudios Universitarios de Grado en Administración y Dirección de Empresas sean más apropiados para incrementar la riqueza del país que los Estudios Superiores Artísticos, demasiado «culturales», «decorativos» u «ornamentales». Dicho de otra forma: los Estudios Superiores Artísticos son percibidos más como consumo que como inversión. Y si son percibidos como consumo, no hay razón para sufragarlos en la misma medida que estudios crematísticamente más «prácticos». Con todo, resaltaré que estoy especulando. No asevero que esa explicación sea la que mejor muestre el origen de la decisión; digo que puede que lo sea.

En cuanto a la estupidez, es posible que la cabeza de algunos responsables esté nutrida de cierta confusión de ideas o empanada mental.  Según compruebo con relativa frecuencia, en los cerebros de un indeterminado número de personas emerge la errónea identificación ‘Enseñanza Superior = Enseñanza Universitaria’, y no. El constructo ‘Enseñanza Universitaria’ no es estrictamente correferencial con el constructo ‘Enseñanza Superior’. El conjunto de organizaciones que constituyen la Educación Superior en nuestro país es más amplio que la colección de instituciones universitarias. Esto se puede representar por medio de un un sencillo diagrama de Venn:

Relación entre los constructos ‘Educación Universitaria’ y ‘Educación Superior’

Ya se ve que la clase de referencia del término-concepto ‘Educación Universitaria’ está incluida en la clase de referencia ‘Educación Superior’, por la razón de que existen instituciones educativas superiores no universitarias. Por ejemplo: las Enseñanzas Artísticas Superiores (Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, Conservatorio Superior de Danza María de Ávila…) pertenecen a la educación superior no universitaria. Lo mismo puede predicarse de la Enseñanza Militar Superior de Formación (sometida últimamente a un proceso de integración con el sistema educativo universitario) o la formación conducente al nombramiento de Inspector del Cuerpo Nacional de Policía.

Pero, por lo que corresponde a la beca de matrícula, solo se han podido beneficiar de ella los estudiantes universitarios, tal y como se reitera en la Resolución de 13 de agosto de 2013, de la Secretaría de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, por la que se convocan becas de carácter general para el curso académico 2013-2014, para estudiantes que cursen estudios postobligatorios (Boletín Oficial del Estado núm. 198, lunes 19 de agosto de 2013, 61070-61106, p. 61073):

La beca de matrícula está destinada a estudiantes universitarios

El apartado 1 del artículo 5 de la citada resolución hay que interpretarlo según la forma de una proposición bicondicional: «P si y solo si Q». «Se podrá ser beneficiario de beca de matrícula si y solo si (syss) el solicitante cursa enseñanzas universitarias»; «si y solo si el solicitante cursa enseñanzas universitarias podrá ser beneficiario de beca de matrícula». Esta afirmación es verdadera. También es verdadera su negación: «No podrán ser beneficiarios de beca de matrícula los solicitantes que no cursen enseñanzas universitarias». O sea, todos los solicitantes que cursan enseñanzas artísticas superiores. De derecho, para estos se ha previsto la beca básica (art. 8, p. 61075):

La beca básica está destinada a estudiantes no universitarios

En suma: la propiedad relevante para asignar uno u otro tipo de beca no es si la enseñanza es superior o no superior, o si es Meces 2 o no Meces 2. Lo determinante es si la enseñanza es universitaria o no universitaria. Y como las Enseñanzas Artísticas Superiores Meces 2 adaptadas al EEES no son Universitarias, se meten —a efectos de concesión de becas— en el mismo saco que los cursos primero y segundo de Bachillerato, la Formación Profesional de Grado Medio y de Grado Superior, las Enseñanzas Artísticas Profesionales, los Estudios de Idiomas, etcétera.

El colmo de la incoherencia de este sistema de becas se alcanza con los estudios de Musicología que se cursan en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid frente a los estudios de Musicología que se cursan en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid, pongamos por caso. Si un alumno se inscribe en los estudios de Musicología de la UCM, podría ser beneficiario de matrícula gratuita. En cambio, si se inscribe en los estudios de Musicología del R. C. S. M. M. la matrícula puede suponerle un coste de entre 407,3 € euros y 1055,6 € (precio más tasas de matrícula menos la ayuda básica de 200 € más la cuantía variable mínima de 60 €). Estamos hablando de estudios que conducen al mismo nivel de titulación (Meces 2), de igual valor y estimación tanto en lo académico como para el ejercicio profesional (Tribunal Supremo dixit).

¿Está justificada esta discriminación? Es discutible. Si lo que se considera esencial es el nivel de estudios, la respuesta ha de ser negativa. Si el nivel de estudios es algo secundario, y lo prioritario es la organización educativa en la que se cursen los estudios (conservatorio o facultad), entonces podría argumentarse a favor de la distinción. Pero como sucede que he llegado a simultanear la enseñanza en una y otra institución (con compatibilidad autorizada —aclaro—), no alcanzo a vislumbrar qué propiedades tan conspicuas manifiestan los estudiantes universitarios para resultar beneficiados por las becas de matrícula, o qué propiedades no presentan los estudiantes de conservatorio superior para no poder gozar de tal favor. Conste que no deseo en absoluto que les supriman dichas becas a los estudiantes universitarios inscritos en estudios de nivel de Grado (Meces 2); abogo por que también les sean concedidas a los estudiantes artísticos inscritos en estudios de nivel de Grado (Meces 2).

Para acabar, aludiré a la disposición adicional quinta de la Resolución de 13 de agosto de 2013:

Tasas de matrícula en enseñanzas no universitarias dependientes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Hay que leer con cuidado esa disposición. En apariencia, si un alumno está matriculado en un centro público y resulta beneficiado de alguna beca o ayuda al estudio para cursar enseñanzas no universitarias, automáticamente queda eximido del pago de las tasas de matrícula. Aparte de que hay una diferencia entre ‘tasa’ y ‘precio público’, que ahora no me voy a parar a detallar, se menciona algo más: «matriculado en centros públicos dependientes del mismo». Y el mismo es el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Verbigracia, los Conservatorios Profesionales de Música de Ceuta y Melilla, que pertenecen al ámbito de gestión del Ministerio de Educación y Ciencia. Como el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid depende de la Consejería de Educación, Juventud y Deporte de la Comunidad de Madrid, dicha disposición no resulta de aplicación («las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras», preceptúa el artículo 3 del Código Civil). Veremos cómo respira la Consejería de Educación, Juventud y Deporte de la Comunidad de Madrid…

 

Este artículo ha sido leído

1385

veces. Gracias por el interés

2 comentarios

Comenta ad líbitum
  1. Hola. Por favor tengo una duda y una pregunta?! Esto quiere decir que a los estudiantes de musica de grado superior no se les dara beca de matricula y solo recibiran Beca basica de 200 euros? Soy estudiando de 2do del RCSMM, recibi en enero un email de notificacion por parte del Ministerio en el que me comunicaba que se me habia concedido la beca con beca basica de 200 euros, pero a su vez mas abajo decia que mas adelante me seria notificado la resolucion definitiva que incluiria la concesion de CUANTIA VARIABLE, y aun no he recibido nada. Es que es debido a esto? no me daran mas que lo que se me otorgo en un inicio la beca basica?
    Muchas gracias

  2. Me consta que desde febrero se está peleando por vuestras becas de matrícula desde varios frentes: la Subdirección General de Enseñanzas Artísticas Superiores, la Secretaría del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid y, últimamente, se ha puesto el asunto en conocimiento de algún sindicato. Y en esas estamos. No te sé decir más porque no sé nada más, no dispongo de ninguna información oficial. Confiemos en que se resuelva el asunto favorablemente (por el mecanismo de las cuantías variables u otro, veremos). También parece sensato proponer la revisión del Real Decreto, ¿no crees?
    En mi blog a veces analizo algunas cuestiones relacionadas con la educación, y esta me ha parecido suficientemente importante… pero es un análisis que hago a título personal.
    Parece que hay una bajada generalizada en el importe de las becas: http://www.publico.es/actualidad/513804/los-estudiantes-denuncian-una-bajada-generalizada-en-el-importe-de-las-becas

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA *