EN MOTO POR LOS CONDADOS ARAGONESES (julio de 2016)

En esta periégesis actual recojo la información relativa a la geografía, historia, arte, costumbres… y relato las experiencias y observaciones del viaje de 1629 kilómetros que he realizado en motocicleta el primer fin de semana de julio de 2016 por las comarcas de la Jacetania, Sobrarbe y la Ribagorza en el Alto Aragón (provincia de Huesca).

Señal de localización S-540. Situación de límite de provincia. Provincia de Huesca

1629 kilómetros recorridos en motocicleta por las comarcas de la Jacetania, Sobrarbe y la Ribagorza en Aragón (incluyendo la ida y la vuelta con origen en Madrid)

Con frecuencia dedico mi tiempo de ocio al mototurismo cultural. Soy bemeuvero; por ende, me gusta conducir. Bueno, eso creo que ha quedado desfasado; lo que se lleva ahora es BMW Make Life a Ride, Hacer de la Vida una Cabalgada. Confome a esta perspectiva, con el tiempo mi barba ha empezado a poblarse de canas, tomo mucho café de máquina y repito monótonamente los mismos comportamientos laborales una y otra vez. Pero un día los caminos nos convirtieron a mi moto y a mí en leyenda, conduciéndonos mutuamente a la aventura. Adviértase que, según los fértiles «creativos» de BMW, mi motocicleta, un vehículo mecánico, experimenta biopsicológicas manifestaciones de felicidad sin sistema límbico, qué cosas. Sea como fuere, con mi piel ajada por el frío y el tiempo, me reencuentro con el asfalto y el paisaje, realizando una gran gesta. La carretera es comprensible y paciente; así pues, un objeto falto de vida y sin conciencia manifiesta propiedades intelectuales y éticas, ahí es nada, aparte de que se confunde comprensible y comprensiva. Finalmente, yo, que siento pasión por las dos ruedas, vuelvo a vivir sobre ellas, porque la vida está ante mí: debo ir a por ella. La sarta de paridas de los comerciales publicitarios de BMW no tiene parangón. Mejor lo dejamos en que me gusta pilotar mi motocicleta y ya está. Eso, por la parte del motociclismo.

Por la parte cultural, soy oriundo de Ibiza (Islas Baleares), un territorio que perteneció a la Corona de Aragón. En el colegio y en el instituto estudiábamos la historia de la Corona de Aragón, Jaime I el Conquistador, Pedro III de Aragón, Jaime II de Mallorca y el resto de la parentela. Desde luego, el Señorío de Ibiza y Formentera (Guillermo de Montgrí, siglo XIII) está bastante más relacionado con la Corona de Aragón que con el Reino de Asturias, pongamos por caso. Uno siente un lejano vínculo histórico con los aragoneses, bastante simpáticos, por lo demás. De modo que me propuse conocer los orígenes de Aragón in situ.

 

Aragón

Un poco de historia acelerada para situarnos. Antes de la llegada de los romanos, la península ibérica y las islas Baleares estaban habitadas por una colección de tribus y pueblos, ya indígenas, ya llegados con las primeras oleadas migratorias indoeuropeas, ya resultado de expediciones provenientes de Oriente Próximo o del norte de África. A grandes rasgos, podemos distinguir entre el sustrato precéltico, los celtas, los iberos, los celtíberos, los tartesos, las colonias fenicio-púnicas, las colonias griegas, &cétera. Para referirnos a todos ellos en conjunto utilizamos la expresión pueblos prerromanos.

A modo de ilustración, salpicaré con una muestra al azar de estos pueblos: en Baza (Granada) estaba la Dama de Baza y otros bastetanos o bástulos. En Elche (Alicante) se encontraba la Dama de Elche y otros contestanos. Liria (Valencia) era territorio de edetanos, que se extendieron hasta la provincia de Zaragoza y tenían por vecinos a los ilervacones y a los sedetanos. La colonia púnico-cartaginesa de Ibiza (Ebusus, Islas Baleares) estaba protegida por la Dama de Ibiza; los griegos de Focea habían montado un emporio en Ampurias (Gerona). En Garray (Soria) habitaban los arévacos de Numancia. Los autrigones, caristios y várdulos al occidente, y los vascones al oriente, ocupaban lo que en nuestros días es el País Vasco y Navarra. (Ha de hacerse notar que el territorio vascón propiamente dicho es el correspondiente a Navarra y a la parte Oeste de Aragón hasta el río Ebro por el Sur; no al País Vasco, lugar de asentamiento de autrigones, caristios y várdulos). Berones por el norte de La Rioja. Más al Este, encontramos los iacetanos o jacetanos de Jaca (Huesca) —emparentados con los aquitanos del otro lado de los Pirineos— y los suessetanos de la comarca zaragozana de las Cinco Villas; así como los ilergetes, establecidos en las cuencas del los ríos Cinca, Noguera Ribagorzana y Noguera Pallaresa (provincias de Huesca y Lérida). Existían muchos grupos más en la Península (la cultura de los castros, astures, cántabros, lusitanos, turdetanos…).

Con la excepción de los asentamientos comerciales, que se dedicaban a otros menesteres, el bandolerismo y la guerra era un modo habitual de vida para estas tribus, las cuales se pasaban el día jeringándose mutuamente en una lucha continua por el territorio y los recursos (especialmente, los pueblos ganaderos de las montañas contra los pueblos agricultores de las fértiles llanuras). La guerrilla como forma de combate es un invento hispánico; aquí, ejércitos regulares, más bien pocos. El latrocinio y Curro Jiménez también tienen antecedentes prerromanos.

Paralelamente, entre el 263 a. n. e. y el 146 a. n. e. había dos grandes potencias disputándose el control del Mediterráneo occidental: la República cartaginesa y la República romana. Al frente de los ejércitos cartagineses estaba Amílcar Barca, acompañado de su hijo Aníbal Barca y de su yerno Asdrúbal el Bello. Generales romanos hubo varios, pero los más recordados son Catón el Viejo («Ceterum censeo Carthaginem esse delendam»), los hermanos Cneo y Publio Cornelio Escipión, y el hijo de este, también llamado Publio (el Africano). El caso es que los pueblos peninsulares prerromanos estuvieron implicados de un modo u otro en el conflicto cartaginés-romano.

En el año 238 o 237 a. n. e. desembarcó en Cádiz el general cartaginés Amílcar Barca con fuerzas numerosas para llevar a cabo la conquista de Iberia, obtener riquezas de la Península, reforzar la posición cartaginesa en el Mediterráneo occidental y proseguir sus enfrentamientos con Roma. (Aclaración: púnicos es como llamaban los romanos a los cartagineses). En líneas generales, el dominio púnico-cartaginés se extendió desde Andalucía hasta el sur del río Ebro por la costa mediterránea. La ciudad y base naval de Cartago Nova, hoy Cartagena, fue (re-) fundada por el cartaginés Asdrúbal el Bello en el año 227 a. n. e. sobre un asentamiento tartésico anterior (Mastia).

Ha de ponerse de relieve que las operaciones militares de conquista fueron seguidas de mucho pacto con las poblaciones indígenas y una intensa actividad diplomática. La respuesta de los pueblos prerromanos fue diversa: unos (grupos tartésicos, iberos del sur y sudeste peninsular, baleares) se aliaron con los conquistadores y pasaron a formar parte de las huestes cartaginesas; otros les opusieron resistencia durante más o menos tiempo. Por ejemplo: Istolacio, régulo de los turdetanos, no estaba por la labor. Amílcar Barca lo derrotó y lo hizo crucificar. Su hermano o compañero Indortes corrió poco después la misma suerte al frente de los vetones y lusitanos. Más adelante, los carpetanos de la Meseta central, junto con los olcades de Cuenca y los vacceos de Salamanca y Toro (Zamora) tampoco se mostraron receptivos; fueron vencidos por un ejército de Aníbal Barca en la batalla del Tajo (hacia el 220 a. n. e). El ejército cartaginés incluía, además de caballos, caballería exótica compuesta por elefantes de guerra; cuarenta elefantes armados moviéndose por Colmenar de Oreja (Madrid). Es como el juego de PC Age of Empires pero de verdad (efectivamente, el juego está basado en hechos reales. En otro tiempo estuve muy enganchado al Age of Empires).

Sea como fuere, Aníbal Barca, hijo de Amílcar y sobrino de Asdrúbal, salió de Cartagena con una fuerza militar constituida por infantería cartaginesa aumentada con guerreros indígenas aliados o mercenarios, unos dos mil honderos de las islas Gimnesias, caballería ligera y pesada y los elefantes de guerra (¡unos ochenta elefantes circulando por la carretera N-340 o Vía Heráclea! ¡Menudo atascazo!) en el año 218 a. n. e. cruzando los Pirineos y los Alpes para zurrar a los romanos en el norte de Italia en la que se ha denominado Segunda Guerra Púnica. De paso, Aníbal aprovechó su travesía por los Pirineos para someter a los díscolos ilergetes.

Al objeto de cortar el avance de suministros a los cartagineses, Roma envió a la península ibérica tropas a cargo de los generales hermanos Cneo y Publio Cornelio Escipión, quienes desembarcan en Ampurias el mismo año en que se inician las hostilidades. Por esta razón no anda desencaminado considerar la fecha del 218 a. n. e. como el inicio de la conquista romana de Hispania, y Ampurias, como el lugar de entrada. Resumiendo mucho, al principio Aníbal iba ganando, pero al final perdió en la batalla de Zama. En 209 a. n. e. cae Cartagena y en el año 206 a. n. e. los romanos ya habían llegado a Cádiz. Para nuestros intereses, los ilergetes de la Ribagorza, aliados con los cartagineses, se alzaron contra los romanos en los momentos iniciales de la guerra. Indíbil, caudillo de los ilergetes, fue derrotado en la batalla de Cissa (218 a. n. e.). La batalla de Cissa fue el primer combate militar que los romanos lucharon en Hispania en el contexto de la Segunda Guerra Púnica. Aunque los ilergetes cambiaron de bando y estuvieron enredando no poco —ya poniéndose del lado de los cartagineses, ya del lado de los romanos, según soplaran los vientos político-militares—, Indíbil murió en el 205 a. n. e. en un último enfrentamiento bélico contra los romanos. Hala, ya tenemos la Ribagorza bajo control romano.

Respecto a los iacetanos de Jaca, el cónsul Marco Porcio Catón (Catón el Viejo) apoyado por los suessetanos de las Cinco Villas Altas machacó a los iacetanos hacia el 195 o 194 a. n. e. (según parece, los jacetanos del Norte habían tocado mucho las narices a los suessetanos del Sur, con saqueos recurrentes de sus tierras). En resumen, toda la provincia de Huesca incorporada a la República romana.

Hubo sus más y sus menos, rebeliones de las tribus indígenas contra los romanos, inestabilidad política y militar, &cétera. Las bases de una pacificación prácticamente definitiva del territorio (Hispania Citerior) y el inicio de la progresiva romanización vino de la mano del pretor Tiberio Sempronio Graco hacia el 179 a. n. e. Al respecto de la romanización en un sentido cultural, la latinización y demás, hay que aclarar que no fue un proceso prepensado, consciente y sistemático en plan pedagógico, sino más bien una consecuencia de la presencia romana en Hispania, con su administración, su derecho, su comercio, &cétera. Los ejércitos romanos eran esencialmente unos conquistadores bestias lanzados a la búsqueda de nuevos recursos con la sutileza de una excavadora de demolición y grandes amantes del látigo de desollar (el escorpión) y de la crucifixión, no de la pedagogía roussoniana. Que el filósofo cordobés Séneca acabó cortándose las venas instado por el emperador Nerón. A mí me parece que la sociedad actual ofrece sobrados motivos para abrirse las venas en canal; ya no digamos en aquellos tiempos.

Por lo que atañe a los vascones de Navarra, la ciudad de Pamplona fue (re-) fundada por el general Cneo Pompeyo Magno (Pompeyo el Grande) con el nombre de Pompelo (= ciudad de Pompeyo) sobre el precedente asentamienco vascón de Iruña en el año 75 a. n. e. Más romana, imposible.

Hablando de Pompeyo, habría que mencionar la Osca (Huesca) de Quinto Sertorio, pero me extendería mucho, conque no diré nada. El punto es que, con el tiempo, el Aragón de entonces acabó completamente romanizado. En este sentido, puede resultar conveniente recordar el nombre de la ciudad romana de Zaragoza: Caesar Augusta, sede del Convento Jurídico Cesaraugustano, o mencionar la importante obra hidráulica que los romanos realizaron en la provincia de Teruel: el Acueducto Romano de Albarracín-Cella. Naturalmente, los romanos convivían con las poblaciones originarias del país que, con el transcurrir del tiempo, devinieron en hispanorromanos. Por supuesto, no existe el topónimo Aragón en época romana (es mucho más tardío, del siglo IX).

Mas nada dura para siempre. En el año 476 de n. e. cayó el Imperio romano de Occidente, y no tardará mucho en caer nuestra civilización, dado su nivel de decadencia… (pero con eso no me enrollaré, que me voy del tema). Existían dos clases de individuos en tiempos del Imperio romano: los que pertenecían al Imperio (subdivididos a su vez en ciudadanos de derecho romano o latino, peregrini nativos, esclavos) y los que no; los que residían en el interior de las fronteras del territorio romano y los extranjeros (= bárbaros). Y los bárbaros empezaron a penetrar en el Imperio, dando comienzo a las invasiones bárbaras mientras al Imperio romano se dirigía hacia su final.

A partir del 409 llegaron a Hispania oleadas de bárbaros: los suevos, los vándalos —divididos en dos grupos, asdingos y silingos— y los alanos. Estos colectivos también tenían la delicadeza de un buldócer; gran orgía de sangre y destrucción, y todo muy gore y con mucha casquería. Por algo eran bárbaros. (Menos mal que «el hombre es bueno por naturaleza», que si no…). Después de sus correrías, pillajes, saqueos, &cétera —típica escena de película—, a los bárbaros les gustó el clima y se asentaron en la Península: los suevos y grupos de vándalos asdingos en Asturias, León, Galicia, y norte de Portugal; los alanos ocuparon la franja central peninsular desde la mitad sur de Portugal hasta Alicante, Cartagena y Almería; y los vándalos silingos se instalaron en la Andalucía central (empleo denominaciones geográficas actuales porque así es más fácil ubicarlos. Los territorios romanos corresponderían a las provincias Gallaecia, Lusitania, parte de la Cartaginense y la Bética, según la división provincial de Dioclecianio). La única provincia que quedó bajo control romano fue la Tarraconense. Aragón pertenecía a la Tarraconense.

Para frenar las invasiones bárbaras, Roma recurrió a los visigodos, que también eran bárbaros, pero menos, porque llevaban mucho tiempo federados con el Imperio romano y estaban muy romanizados. Los visigodos debían liberar a Hispania de los pueblos invasores. Tuvieron éxito en sus campañas militares: arrinconaron a los suevos, acabaron con los alanos (Walia, 418) y con los vándalos silingos (Walia, 418); y expulsaron a los vándalos asdingos, que se trasladaron al norte de África y a las islas del Mediterráneo en 429. De vándalos y alanos aquí no quedó ni rastro. Más adelante, el rey godo Leovigildo también conquistó el reino de los suevos (585).

Pero nada es gratis en esta vida. Como compensación por el esfuerzo de guerra, el emperador romano Honorio cedió la parte meridional de las Galias a los visigodos, quienes fundaron un reino estableciendo su capital en Tolosa de Francia (Toulouse) en 418. El Imperio romano estaba a punto de derrumbarse.

El rey visigodo Eurico subió al trono de Tolosa en 466 tras asesinar a su hermano Teodorico II, conforme a la inveterada costumbre de los reyes godos de asesinarse entre ellos. (Hubo de todo: magnicidio, regicidio, patricidio, fratricidio, infanticidio, uxoricidio, mariticidio y demás formas de homicidio. Ya se sabe: el morbus gothicus, el «morbo godo». Y que «el hombre es bueno por naturaleza»). A partir de entonces, Eurico († 484) se dedicó a la conquista de parte de las Galias (por ejemplo, de la Galia Narbonense o Septimania) y de Hispania (la Tarraconense). (Aclaración: Septimania es la denominación de la Galia Narbonense bajo los visigodos). La Tarraconense pasó de control romano a dominio visigodo en 474. De este modo, Eurico fue —digámoslo llanamente— tan rey de Tolosa y, por ende, del Rosellón, como de Pamplona, Zaragoza o Tarragona; tiene su correspondiente estatua en la plaza de Oriente de Madrid y aparece en la tópica lista escolar de los reyes godos. Resumiendo: el sur de la Galia, visigoda; e Hispania, visigoda igual, y todo bajo el poder de los reyes visigodos.

«Eurico. M.º A.º de 484». Estatua del rey visigodo Eurico en la plaza de Oriente de Madrid.

Francia. Región Languedoc-Roussillon-Midi-Pyrénées. Departamento Haute-Garonne. Toulouse (Tolosa de Francia). Río Garona, aguas abajo

El rey visigodo Eurico envió al conde Gauterico desde Tolosa de Francia (Toulouse, imagen superior [↑]) a la Tarraconense en 472. Gauterico penetró por Roncesvalles, tomando Pamplona (imagen inferior [↓]) e instalando en ella una guarnición visigoda.

España. Comunidad Foral de Navarra. Ciudad de Pamplona

Debido a conflictos con los francos (Clodoveo I), los visigodos desocuparon Tolosa (pero no la Septimania) y se instalaron al sur de los Pirineos. Así pues, el grueso de la Galia quedó para los francos, con quienes nace el topónimo Francia; y los godos establecen la capital del reino visigodo de Hispania en Toledo. La primera vez en la historia que toda la península ibérica queda unificada bajo un mismo reinado sucede con el Reino visigodo de Toledo de Suintila (620).

Una de mis profesoras de Historia del instituto nos insistía: «Hay que saberse tres fechas importantes: 476, 711 y 1492». Desde entonces, he recordado esas tres dataciones. De los reyes visigodos podemos olvidarnos porque en el año 711 comenzó la conquista musulmana de ʾIsbāniyā (إسبانية, إِسْبَانِيَة) o Spania. Por consiguiente, poco a poco dejamos de ser romani y gothi para devenir muladíes o mozárabes. En efecto, un contingente de agarenos ultramarinos comandados por el caudillo bereber Tariq ben Ziyad desembarcó en Gibraltar la noche del 27 al 28 de abril del año 711. Uno de los últimos reyes visigodos, Roderico (don Rodrigo), opuso resistencia a la morisma, siendo derrotado en julio de ese mismo año en la batalla de Guadalete, a major defeat. Los musulmanes tenían origen árabe o bereber; más bereberes que árabes.

Las tropas sarracenas fueron avanzando hacia el Norte y el Nordeste, sometiendo también Septimania. Toman Córdoba en octubre de 711, Sevilla en 712 y Toledo en 713; la Zaragoza de Ágila II cae alrededor de 713-714. Pamplona capituló antes del 718; muchas plazas se rindieron sin contienda. Huesca resistió un asedio de siete años, pero acabó pactando con los islamitas. Estos cruzan los Pirineos e invaden la Septimania en 716. La Narbona del último rey visigodo, Ardo/Ardón/Artobás/Ardabasto, es ganada hacia 719-720, poniendo fin al reino visigodo.

Hubo un gran número de pragmáticas conversiones de cristianos al Islam (muladíes), seguramente para hacerse con determinadas ventajas económicas, políticas o facilitar su acceso a círculos de poder; otra parte de la población quedó como mozárabe, esto es, cristianos asentados en zona musulmana, pero a los que los conquistadores les respetaban sus propiedades, costumbres y creencias —con restricciones de culto— y pagaban tributos especiales a sus dominadores (chizya y jarach). Un tercer grupo emigró refugiándose en las abruptas montañas pirenaicas; fueron conocidos como los hispani, fruto del mestizaje hispano-romano-visigodo. Estos eran cristianos no sometidos al poder musulmán. Cuando las condiciones de los mozárabes se endurecían, los mozárabes también emigraban hacia el norte, sumándose a los contingentes de los núcleos de resistencia cristianos.

Los musulmanes continuaron su expansión hacia al Norte, pero el líder franco Carlos Martel les frena definitivamente en la batalla de Poitiers de 732. Desde entonces, Carlos el Martillo se aplicó a centrifugar muslimes de Francia en los años siguientes, reconquistando territorio de las antiguas Galias (Aviñón y Provenza en 737) mientras los sarracenos se retiraban al sur de los Pirineos. L’Afrique commence aux Pyrénées.

Pipino III o Pipino el Breve, hijo de Carlos Martel y rey de los Francos, expulsa definitivamente a los musulmanes de la Septimania, tomando Narbona y el Rosellón en 759-760.

Su hijo Carlomagno lleva a cabo campañas militares al sur de los Pirineos. Tras el «insignificante tropezón» con los vascones de Pamplona en la gesta de Roncesvalles (778, Frank rearguard massacred to the last man, but “man is naturally good”, hahaha), Boltaña en Barbitania o Barbitaniya (بولتانا, /Bultanana/), Huesca (هويسكا, /Huayska/), Zaragoza (سرقسطة, /Saraqusta/) y Lérida (لاردة, /Yada/) permanecieron en manos de los moros, pero los francos ocuparon los valles montañosos de Ansó, Echo/Hecho y el río Aragón, originando el Condado de Aragón; los valles de Ésera, Isábena y Noguera Ribagorzana, originando el pagus de Ribagorza, y lo mismo con otros condados y pagi pirenaicos (Condado de Gerona en 785). El objetivo de la dinastía carolingia era defender y asegurar la frontera pirenaica del Regnum Francorum. Para ello, dicha frontera se extendió más al Sur que la actual Francia, estableciendo un territorio intermedio a modo de avanzada militar y escudo entre el enemigo musulmán y el propio país o, dicho en otros términos, una marca.

Una aclaración más: en la zona de los Pirineos hispánicos, la guerra, los pactos, las treguas, los tratados… se celebraban inicialmente entre los francos (Carlomagno, Luis I el Piadoso) y los moros; a estos efectos, los hispani autóctonos no pintaban demasiado, al menos al principio. (Con el tiempo, la situación cambió sobremanera). Este hecho establece una notable diferencia con los procesos de conquista llevados a cabo desde la Asturias de D. Pelayo.

Narraré la película que me he montado en mi cabeza. Desde el colapso del Reino visigodo de Toledo, en Asturias las luchas eran a dos bandos: musulmanes de Al-Ándalus frente a los insurrectos astures (hispano-romano-godos) de los Picos de Europa; en la retaguardia de los Picos de Europa hay mar, o sea, nada, digámoslo así. En cambio, la situación político-militar pirenaica era mucho más compleja debido a su posición fronteriza entre los francos del Norte y los sarracenos del Sur. Me represento la situación. De un lado, los francos cruzando los Pirineos con la caballería y movidos por la actitud: «Le nord de l’Hispanie, cela va être pour moi: je dois créer la Marche hispanique comme frontière politico-militaire de mon empire, dis donc! C’est du gâteau». De otro lado, los sarracenos: «محمد وبلدي السيف المقوس التي لا تمر جبال البرانس (/Muhammad w baladi alssayf almuqus la tadhhab ‘akthar min jibal albaranis/)».* Y los pamploneses: «Orto guztia emango dizut».** (Ya sé que los francos del siglo VIII no hablaban francés, pero las películas están plagadas de anacronismos. Hay que imaginar la escena con subtítulos). Este contexto explica que los vascones navarros y, siguiendo la estela de estos, los aragoneses primigenios, ya trataran de deshacerse de la ocupación franca, ya trataran de independizarse del poder del Emirato de Córdoba, cambiando alianzas y bandos según les resultara útil para sus objetivos. A esto se añade que los andalusíes tenían sus propios conflictos internos de los que los hispanos sacaban ventaja (los árabes y los bereberes no dejaban de enfrentarse entre sí, y los muladíes se rebelaban a Córdoba frecuentemente). En resumidas cuentas, un caos político-militar y la habitual lucha de todos contra todos typical spanish.

*«Por Mahoma y mi alfanje que no pasáis de los Pirineos». **«Os van a dar a todos por el orto».

Al principio, los francos carolingios entraron a lo bruto, dispuestos a conquistar las principales ciudades: Pamplona, Huesca, Zaragoza, Lérida… La jugada les salió mal porque se encontraban con fuerte resistencia, ora de los musulmanes, ora de los naturales del país. Cambiaron de estrategia, e iniciaron una penetración más tímida tratando de controlar los valles pirenaicos.

La descentralizada administración carolingia estaba basada en el condado, circunscripción encomendada a un conde, que actuaba con nombramiento real y bajo la soberanía del rey de los Francos. A la muerte del emperador Carlomagno, acaecida en 814, existía una colección de condados y pagos que constituían la frontera o marca meridional del Imperio carolingio; así, los condados de Aragón, Urgel, Cerdaña, Osona, Ampurias, Gerona, Barcelona o Rosellón y los pagos de Sobrarbe, Ribagorza, Pallars, Besalú, Perelada, Conflent, &cétera (la lista no es exhaustiva).

Como se ha dicho, al frente de los condados y como representantes de su autoridad, los soberanos francos designaban unos funcionarios intitulados condes. Estos funcionarios podían ser también francos o, la mayor parte de las veces, pertenecientes a dinastías autóctonas, pues el monarca franco occidental era a la vez rey de los francos y de los visigodos. No había una relación de jerarquía entre los condes; todos ellos eran vasallos del soberano. El Condado de Aragón (conde local Aznar I Galíndez) y las comarcas de Sobrarbe y Ribagorza conformaron el núcleo del futuro Reino de Aragón. Los condados de Urgel, Cerdaña y Osona (conde visigodo Borrell de Osona), Ampurias (conde visigodo local Ermenguer), Gerona (conde Odilón) y Barcelona (conde franco-visigodo Bera o Berà) junto con el resto de los pagos dependientes de los mencionados condados están en el origen del territorio que después se llamaría Cataluña Vieja.

Aragón trae origen de esta época. Para conocer con más detalle la historia de Aragón, sigue conservando valor el libro de Antonio Ubieto Arteta: Historia de Aragón. La formación Territorial. Zaragoza: Anubar, 1981. Para la parte más específica de la Ribagorza, se puede consultar de Manuel Iglesias Costa: Historia del Condado de Ribagorza. Huesca: Instituto de Estudios Altoaragoneses. Diputación de Huesca, 2001.

Antonio Ubieto comienza su obra con estas palabras: «Todas las regiones españolas se configuran en sus límites actuales durante la Edad Media (711-1492)». Comparto su opinión; la invasión musulmana y las campañas bélicas de recuperación del territorio me producen la sensación de «vuelta a empezar». Claro que tenemos muchos restos de otras civilizaciones que nos precedieron: ahí está la Dama de Ibiza púnico-cartaginesa y la Dama de Elche ibera, el Acueducto de Segovia romano y la Iglesia de San Juan de Baños visigoda; el derecho romano y el Liber Iudiciorum de Recesvinto. Pero los reinos de Aragón, Mallorca, Valencia y el Condado de Barcelona, la conformación de la Corona aragonesa, la unión de esta Corona con la de Castilla… son procesos que tienen lugar durante la Edad Media. Y no se puede negar de buena fe la decisiva influencia que las acciones de conquista (más adelante, re-conquista) tuvieron en la articulación del territorio español tal y como lo conocemos hoy.

 

Condado de Aragón

Philippe Sénac tiene publicado un artículo titulado «Estudio sobre los primeros condes aragoneses» (Aragón en la Edad Media [Zaragoza], núm. 14-15, fasc. 2 [1999], 1501-1506). De acuerdo con este autor: «A principios del siglo IX, los Annales Regni Francorum mencionan un conde llamado Aureolo, cuya función era “velar por las comunicaciones entre España y la Galia”, y que residía “más allá de los Pirineos, frente a Huesca y Zaragoza”» (pp. 1501-1502). (En aquel entonces, Huesca y Zaragoza estaban en poder de los musulmanes). Pese a que la localización de este territorio permanece sin precisar, Sénac supone que el espacio se extendía a lo largo de los valles de Echo y del río Aragón.

De origen franco, Aureolo —quien ostentó el título condal hasta su muerte, acaecida en 809— fue el primer conde de Aragón documentado bajo la autoridad del Imperio carolingio (Carlomagno). Le sucedió un conde de origen local: Aznar Galíndez I, fundador de la dinastía aragonesa autóctona. No hay duda de que Aznar Galíndez I era fiel a los emperadores carolingios; se alude a él en un precepto de Carlomagno fechado en diciembre del 812. Los condes del Aragón primitivo obtenían su poder del soberano franco. Por consiguiente, a principios del siglo IX quedó instituido el Condado de Aragón bajo dominio carolingio, en torno a los valles de Hecho (río Aragón Subordán), Ansó (río Veral) y el río Aragón. Con el tiempo, el Condado de Aragón originario fue ganando terreno hacia el Sur, extendiéndose en primer lugar hacia la Canal de Berdún.

El control franco del territorio vino acompañado de la erección de ciertos monasterios. El monasterio carolingio más notorio del antiguo Condado de Aragón fue el Monasterio de San Pedro de Siresa, fundado sobre un cenobio visigodo anterior y puesto bajo el gobierno del abad Zacarías. (En los últimos tiempos se han llevado a cabo excavaciones en el suelo de la nave del Monasterio de Siresa, apareciendo restos de una primitiva iglesia visigoda bajo la nave carolingia).

En esta parte del viaje motorizado, recorrí los lugares en los que se asienta la historia del primigenio Condado de Aragón dependiente del Imperio carolingio. En palabras de Sénac: «Esta dependencia llegó a su fin desde el momento en que los condes aragoneses se sometieron al soberano de Pamplona» (ib., p. 1505). En tiempos de Sancho Garcés I († 925), el condado de Aragón ya estaba bajo la soberanía de los monarcas navarros. El primitivo Condado de Aragón se gestó en lo que en nuestros días es la comarca de la Jacetania.

 

Comarca de la Jacetania

Parque Natural de los Valles Occidentales

En el Centro de Interpretación del Monasterio de San Juan de la Peña (provincia de Huesca) se describe bastante bien la aurora del Condado de Aragón. Así empezó todo: con la finalidad de crear la Marca hispánica carolingia, las tropas francas de Carlomagno penetraron en territorio aragonés por el valle de Hecho, estableciendo un campamento a modo de cabeza de campo junto al río Aragón Subordán al sur de la actual villa d’Echo. Yo he recorrido el valle del derecho y del revés y existen planicies para asentar dicho campamento. Esto sucedía en el último tercio del siglo VIII.

Orígenes del Condado de Aragón. Ubicación aproximada del campamento carolingio en el valle de Hecho (siglo VIII). Fragmento tomado de la exposición en el Centro de Interpretación del Monasterio de San Juan de la Peña

Es decir: tal vez por el camino antiguo del puerto del Palo —para unos, una calzada romana; para otros, una mala senda de montaña, en modo alguno vía romana—,*** los francocarolingios bajaron desde aquí más o menos… (nota bene: la secuencia de fotografías del valle de Hecho se muestra en sentido Norte→Sur, perdiendo altura progresivamente):

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Parque Natural de los Valles Occidentales, al norte del Valle de Hecho

***El Ingeniero Técnico de Obras Públicas Isaac Moreno Gallo defiende la segunda postura. A su juicio, la afirmación de que el camino del puerto del Palo es una calzada romana puede tildarse de «montaje historiográfico». No obstante, la información que se repite mayoritariamente es que se trata de una calzada romana.

… continuaron camino por el Parque Natural de los Valles Occidentales…

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Parque Natural de los Valles Occidentales, al norte del Valle de Hecho

Disfrutarían de los espectaculares paisajes de la Selva de Oza:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Parque Natural de los Valles Occidentales, al norte del Valle de Hecho. Selva de Oza

La selva de Oza, situada en el Parque Natural de los Valles Occidentales, en la cabecera del valle de Hecho, es una de las masas boscosas más importantes de Aragón. Está rodeada de macizos rocosos y encrespados, tal y como se puede observar en la fotografía, lo que le confiere un gran valor paisajístico. La vegetación está constituida principalmente por abetos, hayas y pinos, además de tejos, arces, abedules, boj y otras especies arbóreas y arbustivas.

Es dudoso que se detuvieran en el área recreativa de la Selva de Oza, básicamente porque eso es como Benidorm en versión pirenaica, con sus campings, instalaciones hosteleras y demás.

Seguirían el curso del río Aragón Subordán…

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Parque Natural de los Valles Occidentales, al norte del Valle de Hecho. Río Aragón Subordán, aguas arriba

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Parque Natural de los Valles Occidentales, al norte del Valle de Hecho. Río Aragón Subordán, aguas abajo

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Parque Natural de los Valles Occidentales, al norte del Valle de Hecho. Río Aragón Subordán

En el paraje conocido como Boca del Infierno el río se encañona, creando una profunda y estrecha hoz o angostura entre las sierras.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Parque Natural de los Valles Occidentales, al norte del Valle de Hecho. Hoz de la Boca del Infierno

Adentrándome en la Boca del Infierno desde la vertiente sur:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Parque Natural de los Valles Occidentales, al norte del Valle de Hecho. Hoz de la Boca del Infierno. Túnel en la carretera provincial HU-V-2131

 

Valle de Hecho/Val d’Echo

Según el Instituto Geográfico Nacional (IGN), el valle de Hecho realmente se extiende desde los Pirineos hasta Embún, cerca de la afluencia del Aragón Subordán al río Aragón, pues no es más que la denominación alternativa a la de valle del Aragón Subordán. No obstante, en este post he preferido distinguir la cabecera del valle de la parte media, por tres razones: 1) porque tiene la consideración de parque natural; 2) porque cambian bastante las características físicas y 3) porque aparecen los primeros núcleos de población (Siresa y la villa d’Echo, donde se ubica la sede municipal del valle). Los núcleos de población de Siresa, Echo y Embún forman parte del municipio de Valle de Hecho. En lo tocante a la ortografía, en castellano Hecho se escribe con hache; los vecinos del lugar prefieren la grafía aragonesa Echo, sin hache. Lo cierto es que se observa una constante vacilación entre ambas grafías en todos los letreros y paneles informativos de la zona. Me recuerda un poco al baile de nombres entre Ibiza y Eivissa.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho ensánchándose a medida que nos acercamos a Siresa

Al igual que sucede con el resto de valles pirenaicos, a medida que vamos desplazándonos hacia el Sur, el valle de Hecho se ensancha. El río Aragón Subordán discurre por su cauce con menos desnivel. Fotografías tomadas a algo más de un kilómetro al norte del núcleo de población de Siresa.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Río Aragón Subordán

Aparecen las primeras llanuras cultivables de cierta extensión en las inmediaciones de Siresa:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho, al norte de Siresa, antes de llegar al núcleo de población

 

Siresa

Vista panorámica del valle de Hecho desde la carretera de la red provincial HU-V-2131, la cual conecta la villa d’Echo con el núcleo de población de Siresa. La imagen está tomada como a un kilómetro de distancia al sur de Siresa y mirando hacia el Norte, muy cerca del paraje conocido como borda de Marabarbes. En primer término: a la izquierda, la sierra de los Cuellos de Lenito. A la derecha, el monte de Las Pocilgas.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho en las inmediaciones de Siresa, desde el Sur. Fotografía tomada desde la carretera que conecta la villa de Echo con Siresa

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho en las inmediaciones de Siresa, desde el Sur. Fotografía tomada desde la carretera que conecta la villa de Echo con Siresa

Vista panorámica del valle de Hecho desde la localidad de Siresa. Según el Instituto Geográfico Nacional (IGN), la montaña de la izquierda (hacie el Este) se llama Las Pocilgas. Pues qué bien, no habría un nombre un poco más bonico con el que designar la elevación:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Vista panorámica del valle de Hecho desde la localidad de Siresa

En la margen derecha del río (hacia el Oeste) se alza el monte Santidero, perteneciente a la sierra de los Cuellos de Lenito. Trepando por la falda de la montaña, entre los ochocientos cincuenta y los novecientos metros, se enclava el núcleo de población de Siresa. Limita al sur con el barranco Hospital (en castellano) o barranco de Espetal (en aragonés), tributario del río Aragón Subordán.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Núcleo de población de Siresa. Plaza Mayor

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Núcleo de población de Siresa. Plaza Mayor

 

Iglesia-Monasterio de San Pedro de Siresa (Iglesia)

Aunque hasta nosotros solo ha llegado la iglesia del monasterio, la fundación del Monasterio de San Pedro de Siresa puede retrotraerse a los primeros tiempos del Condado de Aragón. Sobre este asunto, lo único en lo que coincide toda la bibliografía que he consultado es que su primer abad fue Zacarías.

En razón al origen del Monasterio de Siresa, he leído tres proposiciones. Siendo todas ellas mutuamente contradictorias, las tres no pueden ser verdaderas. Enumeraré las tres afirmaciones:

  1. El Monasterio de Siresa se erigió en los primeros años del siglo IX, siendo colocado bajo el gobierno del abad Zacarías, que fue su fundador, quizás por instigación de Carlomagno (Antonio Ubieto Arteta: Historia de Aragón. La formación Territorial. Zaragoza: Anubar, 1981, p. 15).
  2. Un Galindo gratia Dei commes donó la tierra en que fue fundado Siresa. Se trata claramente del primer conde aragonés llamado Galindo. Este Galindo sería Galindo Garcés (IV conde de Aragón), hijo de García Galíndez el Malo (III conde de Aragón). (Philippe Sénac: «Estudio sobre los primeros condes aragoneses». Aragón en la Edad Media [Zaragoza], núm. 14-15, fasc. 2 [1999], 1501-1506, p. 1505). La Wikipedia también se apunta a esta postura.
  3. El conde Galindo I, grada Dei comes (= Galindo Aznárez I, 830-864, V conde de Aragón), hijo de Aznar Galíndez I (II conde de Aragón), reinando Ludovico Pío, el 25 de noviembre de 833 donó al monasterio Syrasie el lugar entre Borbosse e Higirem, donde se edificó el cenobio. (Antonio Durán Gudiol: «Dos cuestiones sobre el monasterio de San Pedro de Siresa». Príncipe de Viana, año 52, núm. 193 [1991], 7-14, p. 8 [2]). «El 25 de noviembre del año 833, el conde Galindo Aznárez hizo donación de unos terrenos de su propiedad para edificar el Monasterio de Siresa» (documento explicativo que te dan al entrar en el Monasterio de Siresa). Esta afirmación es la misma que la anterior; probablemente esté basada en el estudio de Durán Gudiol.

Sintetizando, el Monasterio de Siresa se erigió, o bien en los primeros años del siglo IX, o bien a partir del año 833. Fue impulsado, o bien por el mismísimo Carlomagno, o bien por Galindo Garcés (IV conde de Aragón), o bien por Galindo Aznárez (V conde de Aragón). Las conclusiones de la ciencia histórica son un asco; están plagadas de contradicciones.

Conforme a Durán Gudiol, lo que sí parece más claro es que el Monasterio de Siresa no era ni visigótico ni mozárabe, sino carolingio. Seguía una liturgia y una norma monástica de origen carolingio distinta a las practicadas en la Hispania de entonces. Respecto a la iglesia conservada, Durán Gudiol sostiene que «ha de ser anterior al siglo XI e incluso al siglo X» (p. 10), y que sus rasgos estilísticos coinciden con los propios de las arquitectura carolingia de los siglos IX y X (Sankt Gallen, Mittelzell y otras). Impugnando la tesis anterior, otros investigadores opinan que el edificio que contemplamos en nuestros días, producto de un complejo proceso constructivo con ampliaciones y reformas que se extienden entre los siglos XI y XVIII, es esencialmente de estilo Románico. Estos autores atribuyen la erección inicial del templo a Ramiro I y Sancho Ramírez a lo largo del siglo XI (por ejemplo, Bernabé Cabañero Subiza y otros). Las conclusiones de la ciencia histórica son deprimentes: ignoramus & ignorabimus.

Copio de Ricardo Mur Saura —bonito nombre—, quien explica muy bien la importancia de los monasterios aragoneses, aunque matizaré una afirmación más adelante (cita tomada de su artículo «Ubicación de los monasterios aragoneses», en IV Jornadas de canto gregoriano. Los monasterios aragoneses. Zaragoza: Institución Fernando el Católico (CSIC), 2000, 81-137, p. 89):

Aunque la tierra llana aragonesa se islamizó casi al cien por cien, sin embargo en la montaña pirenaica esta influencia apenas llegó, formándose los tres principales núcleos de resistencia conocidos como Aragón, Sobrarbe y Ribagorza. Estos territorios, regidos en principio por gentes francas venidas allende los Pirineos, luego fueron cayendo en la órbita del reino pamplonés. La vida se organizó por valles, como dicta la orografía, y casi todos ellos estuvieron regidos por un monasterio, que además de la vida espiritual organizó la vida económica y territorial de su ámbito de influencia. La regla, redactada por san Benito en 534 en Montecassino, iría marcando poco a poco la vida de estos cenobios, aunque muchos conservaron aún la hispanogoda.

Los tres monasterios carolingios aragoneses más notables del siglo IX que (más o menos) hoy todavía podemos admirar son los de San Pedro de Siresa (Valle de Hecho, comarca de la Jacetania), Santa María de Alaón (Sopeira, comarca de la Ribagorza) y Santa María de Obarra (Veracruz/Beranuy, comarca de la Ribagorza). Obviamente, no es casualidad que los tres aparezcan en este artículo de mi blog. (Uno sale de casa con la teoría estudiada, porque la teoría guía la observación; el viaje es, aparte de por sus inherentes valores motociclísticos, para la investigación de campo).

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro

La Iglesia-Monasterio de San Pedro de Siresa fue declarada Monumento histórico-artístico e incluida en el Tesoro Artístico Nacional por Orden de 13 de noviembre de 1931 (Gaceta de Madrid núm. 333 [29 de noviembre de 1931], 1279-1280).

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Portada principal a los pies de la iglesia (fachada occidental)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Portada principal a los pies de la iglesia (fachada occidental)

La iglesia está antecedida por un pórtico situado a los pies organizado por espacios escalonados en disminución hasta llegar a la puerta adintelada. El tímpano está decorado con un crismón trinitario, con la letra S enroscada en el palo de la P.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Portada principal a los pies de la iglesia

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Torre-campanario

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Torre-campanario

La puerta abierta en el costado sur del templo es fruto de una reforma del siglo XVI.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Fachada meridional

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Fachada meridional

En 1933 y, sobre todo, en el periodo de 1948-1950, se acometieron obras de restauración del templo: reparación de cubiertas, limpieza y adecentamiento del interior, supresión del encalado de los muros y bóvedas, consolidación de muros, colocación de algunos sillares desprendidos, apertura de las ventanas que estaban cegadas, reparación en la fábrica de sillarejo exterior, reparación general del pavimento, reconstrucción de la sacristía, restauración de la decoración pictórica interior, &cétera. En verano de 1990 se llevó a cabo una nueva (y polémica) restauración. De resultas de la colección de intervenciones, la iglesia luce esplendorosa. Como no soy historiador del arte ni restaurador, ignoro si las restauraciones están bien hechas desde una perspectiva científica, pero producen un efecto impactante estéticamente.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Vista general del interior del templo hacia la cabecera

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Efecto de la arcada

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Efecto de la arcada

Ábside.—El ábside, orientado hacia el Oriente según la costumbre cristiana, es de planta semicircular y está cubierto con bóveda de cuarto de esfera o de horno. Alternan tres ventanales verdaderos y dos arquillos ciegos.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Ábside semicircular

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Ábside semicircular

La capilla absidal está señoreada por una estatua sedente de San Pedro expuesta sobre un pedestal.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Capilla absidal

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Capilla absidal

La imagen de san Pedro que preside la iglesia es de piedra policromada, del siglo XVII, y procede de la Catedral de Jaca.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Imagen de san Pedro (siglo XVII)

Transepto.—El templo es de planta de cruz latina, con una sola nave principal, nave mayor o longitudinal y un transepto, nave del crucero o transversal.

El cimborrio original erigido sobre el crucero de la iglesia, o nunca fue terminado, o se cayó. El espacio ha sido cubierto con una bóveda de medio cañón transversal al eje de la nave fabricada con sillares de piedra caliza. Esta restauración ha sido muy discutida. En la siguiente imagen se perciben los cuatro arcos torales del crucero y la bóveda de piedra. (Para aclararme yo: de estos arcos torales, los que son fajones para la nave longitudinal son formeros para la transversal y los fajones para la transversal son formeros para la longitudinal. Todos son arcos doblados).

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Crucero reconstruido con bóveda de cantería

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Crucero reconstruido con bóveda de cantería

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Transepto, brazo norte

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Transepto, brazo norte

Se observan diferentes tipos de arco en el templo. En los brazos del transepto destacan los arcos escarzanos ciegos y los arcos —tengo la sensación— ligeramente peraltados que cubren los nichos interiores de las naves del transepto, los cuales —a manera de grandes hornacinas— contienen los retablos.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Transepto, brazo sur

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Transepto, brazo sur

En las naves laterales se expone una colección de retablos góticos pintados en el siglo XV. Están dedicados a San Esteban, el apóstol Santiago, la Santísima Trinidad y San Juan Evangelista.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Nave lateral norte. Retablo de San Esteban (siglo XV)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Nave lateral norte. Retablo de San Esteban (siglo XV)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Nave lateral norte. Retablo del apóstol Santiago (siglo XV)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Nave lateral norte. Retablo del apóstol Santiago (siglo XV)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Nave lateral sur. Retablo de la Santísima Trinidad (siglo XV)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Nave lateral sur. Retablo de la Santísima Trinidad (siglo XV)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Nave lateral sur. Retablo de San Juan Evangelista (siglo XV)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Nave lateral sur. Retablo de San Juan Evangelista (siglo XV)

Hay otros retablos de épocas posteriores, como el que recoge la siguiente imagen, del siglo XVI y dedicado a San Blas. El retablo se cobija en un recodo bajo dos arquivoltas que apean sobre ménsulas, festoneada o angrelada con labor de tracería la interior y ornamentada con decoración vegetal el extradós de la exterior.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Nave lateral norte. Retablo de San Blas (siglo XVI)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Nave lateral norte. Retablo de San Blas (siglo XVI)

La talla de cristo Crucificado que se puede admirar en la nave lateral norte data del siglo XIII y formaba parte de un Descendimiento. Este Cristo se encontró el día 6 de julio de 1995 enterrado bajo la mesa del altar de San Juan Evangelista. Conserva su policromía original, lo que hace que esta talla sea única entre las de su época y estilo.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Nave lateral norte. Cristo crucificado (siglo XIII)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Nave lateral norte. Cristo crucificado (siglo XIII)

La iglesia posee una imagen de la Virgen de Siresa de estilo Románico del siglo XIII.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Talla de la Virgen de Siresa (siglo XIII)

Música.—

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Vista general del interior del templo hacia los pies. En el primer piso, el coro alto con un facistol

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Órgano de cámara

El órgano de cámara que hay en el templo no está acorde con la relevancia histórica de la Iglesia de San Pedro de Siresa, pero, bueno, menos da una piedra. Tampoco es tan pequeño: he contado que el gran órgano tiene once registros, el positivo, nueve, y el pedalero, uno. Por sus características, tiene pinta de ser bastante moderno. Llaman la atención los contras tapados adosados al muro y a los laterales de la caja.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Órgano de cámara

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Facistol con antifonarios

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Siresa. Iglesia-Monasterio de San Pedro. Facistol con antifonarios. Antífona Quodcumque ligaveris

Uno de los cánticos que está expuesto en el facistol es una antífona propia de la solemnidad conjunta de san Pedro y san Pablo, una de las mayores celebraciones religiosas para los cristianos. El texto dice así:

Quodcumque ligaveris super terram, erit ligatum et in caelis; et quodcumque solveris super terram, erit solutum et in caelis: dicit Dominus Simoni Petro.

Teniendo en consideración que la Iglesia-Monasterio está bajo la advocación de San Pedro, no me parece que la selección de la antífona expuesta sea resultado del mero azar (que abrieron el libro por esa página), sino que conjeturo que es más bien algo intencional.

 

Villa de Hecho/Villa d’Echo

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Villa de Hecho (en castellano, con hache)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Villa de Echo (en aragonés, sin hache)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Villa d’Echo. Escudo

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Villa d’Echo. Ayuntamiento

Monumento al traje tradicional cheso:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Villa d’Echo. Monumento al traje tradicional cheso

 

Embún

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Hecho. Embún. Vista panorámica

 

Valle de Ansó

En lo que concierne al valle de Ansó, el recorrido se muestra en sentido Sur→Norte, desde el kilómetro 1 de la carretera comarcal A-1602 (en las proximidades de Berdún) hasta la villa de Ansó, 24 kilómetros más al Norte. El camino discurre siguiendo el curso del río Veral, que drena el valle de Ansó.

La siguiente fotografía está tomada en la llanura próxima a Berdún, antes de ingresar en el valle propiamente dicho, el cual empieza a estrecharse a partir de Biniés, una localidad perteneciente al municipio de Canal de Berdún.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Canal de Berdún. Junto al mojón del kilómetro 1 de la antigua carretera comarcal HU-202, en nuestros días A-1602

 

Biniés (Canal de Berdún)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Canal de Berdún. Biniés. Calle Alta. Al fondo de la fotografía, el campanario de la Iglesia Parroquial de San Salvador

 

Castillo de Biniés (siglo XII)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Canal de Berdún. Biniés. Castillo

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Canal de Berdún. Biniés. Castillo

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Canal de Berdún. Biniés. Castillo

 

Río Veral

Río Veral en los alrededores de Biniés. Desde este punto nos internamos en el valle de Ansó propiamente dicho:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Canal de Berdún. Biniés. Río Veral en los alrededores de Biniés

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Canal de Berdún. Biniés. Río Veral, aguas arriba, en los alrededores de Biniés

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Canal de Berdún. Biniés. Río Veral, aguas abajo, en los alrededores de Biniés

 

Foz de Biniés

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Canal de Berdún. Biniés. Foz de Biniés

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Canal de Berdún. Foz de Biniés

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Canal de Berdún. Foz de Biniés. Río Veral, aguas abajo, a la altura del kilómetro 8 de la antigua carretera comarcal HU-202, en nuestros días A-1602

 

Carretera comarcal A-1602 por el valle de Ansó

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Antigua carretera comarcal HU-202, en nuestros días A-1602

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Vista panorámica hacia el Norte

 

Santa Lucía

Santa Lucía es un caserío deshabitado situado a 800 metros de altitud en la margen izquierda del río Veral, entre los kilómetros 16 y 17 de la carretera comarcal A-1602, pasado el puente que se muestra en la siguiente instantánea. Por ende, desde la perspectiva de la geografía física pertenece al valle de Ansó. Sin embargo, por razones históricas, es una población que forma parte del término municipal del Valle de Hecho. Así pues, hay que distinguir el valle de Ansó físico, el valle de Hecho físico y el Valle de Hecho político-jurídico (municipio). Todo muy lógico y muy fácil de entender. Para ser felices, no analices.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Carretera A-1602 pasado el km 16, antes de llegar al caserío Santa Lucía

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Río Veral, aguas arriba, cerca del caserío Santa Lucía

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Río Veral, aguas abajo, cerca del caserío Santa Lucía

Admírese la cristalina transparencia de las aguas del río Veral cerca del caserío Santa Lucía, pasado el kilómetro 16 de la carretera:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Río Veral. Aguas transparentes

Hay trozos del recorrido en los que el río Veral disecciona linealmente y sin piedad la roca, creando una hoz o foz profunda y estrecha en forma de ‘V’. El trazado de la carretera se resolvió a media altura por la falda de la montaña (al Oeste, la sierra de Forcala; al Este, la sierra de los Dos Ríos). La imagen está tomada pasado el kilómetro 20 de la carretera:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Río Veral. Hoz

 

Ansó

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó. Entrada al poblado

Por su gran volumen y verticalidad, y su aspecto defensivo macizo, la Iglesia Parroquial de San Pedro destaca sobre la silueta de la población:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó. Destaca la Iglesia Parroquial de San Pedro sobre la silueta de la población

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó, uno de los pueblos más bonitos de España

Por Decreto 70/2006, de 7 de marzo, del Gobierno de Aragón (Boletín Oficial de Aragón núm. 34 [22 de marzo de 2006], 3972-3974) se declara Bien de Interés Cultural (BIC), en la categoría de conjunto histórico, el municipio de Ansó. En la descripción del conjunto histórico de Ansó se afirma que se trata de una de las poblaciones del alto Pirineo aragonés que mejor han conservado su estructura original carente de cambios evolutivos, constituyendo uno de los mejores ejemplos de asentamiento de alta montaña.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó. Vista panorámica

El núcleo urbano de Ansó se emplaza sobre una estrecha franja de terreno entre el río Veral (al Oeste) y el barranco Arrigo (al Este), adoptando un contorno triangular. (El barranco Arriago es denominado barranco de la Fuente por el IGN). La arquitectura predominante es la vivienda unifamiliar construida con piedra del lugar, cubierta por tejado a doble vertiente acabado en teja cerámica plana o losa de piedra. El casco urbano ofrece una imagen intacta de pueblo tradicional altoaragonés.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Calle Mayor

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó, uno de los pueblos más bonitos de España

El lema de que Ansó es «uno de los pueblos más bonitos de España» no es textualistamente posmoderno, sino sorprendentemente real. Una oración es textualistamente posmoderna cuando su referencia = {Ø}, conjunto vacío. Dicho más llanamente, cuando la afirmación se queda en las puras palabras, no tiene anclaje en la realidad; algo que a los españoles les encanta (Parole, parole). La verdad es que el pueblo está cuidadísimo. No hay un papel tirado en el suelo, no hay ni un solo tag grafitero manchando las paredes, y urge que cordobeses y ansotanos celebren un congreso conjunto sobre decoración de patios cuyas conclusiones sean de aplicación nacional:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó, uno de los pueblos más bonitos de España. Patio decorado con plantas

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó, uno de los pueblos más bonitos de España. Patio decorado con plantas

En relación con los grafiteros y sus tags o firmitas de mierda, entre mis múltiples medidas de reeducación incluiría una prolongada estancia en Ansó realizando trabajos para la comunidad, a ver si se les pega algo por ósmosis.

Y no es una cuestión de dinero. Es una cuestión de educación y valores estéticos y cívicos. La renta disponible bruta per cápita de Ansó es de entre 12 000 y 14 000 euros en el periodo 2008-2011 (he consultado los datos en el Instituto Aragonés de Estadística). Madrid tiene una renta disponible bruta municipal per cápita de entre 19 780,58 y 19 087,80 euros en el mismo periodo (he consultado los datos en el Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid). Por consiguiente, el conjunto de los madrileños es, en términos relativos, un 35 % más rico. Hablando en general, a mi modo de ver los madrileños deben de ser por lo menos un 65 % más guarros e incívicos (la villa está hecha una mierda de suciedad, restos de botellón, chicles, colillas y papeles por los suelos, pintarrajeadas y adhesivos en las paredes, señales, farolas, &cétera).

Todo la población tiene ese reluciente y engalanado aspecto:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó, uno de los pueblos más bonitos de España. Plaza engalanada con plantas

A propósito: tal y como se aprecia en la instantánea superior, en muchas edificaciones de las localidades del Alto Aragón te encuentras las características chimeneas troncocónicas coronadas por los capiscoles o espantabrujas. La función de los espantabrujas era evitar que las brujas que sobrevolaban los tejados de las casas montadas en sus escobas se apoyaran en las chimenas y se introdujeran en las viviendas por el tiro.

En la siguiente fotografía, la ventana de una casa de Ansó en cuyo dintel figura la inscripción «1734» (presuntamente, el año de construcción de la casa) flanqueada por religadas o cuatrefuellas a derecha e izquierda. Las religadas o cuatrefuellas aragonesas son un símbolo solar pagano de carácter protector y benefactor.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó. Casa con inscripción de 1734 flanqueada por religadas o cuatrefuellas

Con esos colores blanco, ocre y piedra, la fachada del Ayuntamiento de Ansó me recuerda vagamente a los de la Capilla de San Telmo de Tuy y otros edificios pertenecientes a la arquitectura barroca-rococó portuguesa.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó. Ayuntamiento

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó. Bandera de Aragón

Por las banderitas, debían de estar celebrando alguna fiesta en Ansó. Esa bandera es la oficial de la Comunidad de Aragón. Está basada en el Señal Real de Aragón, el blasón cuatripalado de gules en campo de oro, los bastones de Aragón (conmúnmente conocido como «las barras de Aragón», mal dicho. En verdad, las piezas de la vigente bandera oficial de Aragón no son palos o bastones verticales, sino fajas horizontales). Los bastones de Aragón estaban presentes en los cuatro estados medievales que formaron otrora la Corona de Aragón: los reinos de Aragón, Mallorca, Valencia y el Condado de Barcelona. Los cuatro palos de gules en campo de oro del tercer cuartel del escudo de España simbolizan la Corona de Aragón y, derivadas de ella, las comunidades autónomas de Aragón, Islas Baleares, Valencia y Cataluña.

En 1927 se construyó en Ansó el edificio escolar destinado a albergar las Escuelas Nacionales de niños y niñas. Eran escuelas con aulas separadas para los niños de cada sexo.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó. Escuelas Nacionales (1927)

Las calles del pueblo convergen en un parque situado ante la iglesia parroquial desde el que se contempla esta vista panorámica:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Vista desde Ansó hacia el Sudeste

Hay una fuente de piedra junto a la iglesia:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó. Fuente de piedra junto a la iglesia

 

Iglesia Parroquial de San Pedro

La Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol de Ansó data del siglo XVI. Está construida en sillar y es de nave única rematada en ábside poligonal. Presenta un aspecto austero, macizo y fortificado, realzado por los contrafuertes. A los pies del templo se halla la torre-campanario, de planta cuadrada y vanos de medio punto en la parte superior para albergar las campanas. Consta también de un reloj.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó. Iglesia Parroquial de San Pedro. Torre-campanario con reloj

La portada principal, a los pies de la iglesia, está guarecida bajo un pórtico con bóveda estrellada propia del Gótico tardío, con mucha nervadura haciendo lazos y ondas. Las claves aparecen exentas de decoración.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó. Iglesia Parroquial de San Pedro. Pórtico

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó. Iglesia Parroquial de San Pedro. Bóveda estrellada del pórtico

La portada de la iglesia es de estilo Plateresco. La puerta se cobija bajo un arco de medio punto que apea sobre pilastras, todo ello ornamentado con motivos vegetales. La portada se enmarca con columnas clásicas de fuste acanalado y capiteles corintios, sobre las que apoya un friso con medallones platerescos rematado por un frontón rebajado labrado en su interior.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó. Iglesia Parroquial de San Pedro. Portada plateresca

El altar mayor es barroco, del siglo XVII.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó. Iglesia Parroquial de San Pedro. Altar mayor barroco (siglo XVII)

Las fotografías realizadas en el interior del templo salen muy oscuras porque no utilicé flash, mas, para hacerse una idea, valen. En este sentido, conviene mencionar que los pigmentos que se utilizan en las obras de arte absorben radiación luminosa que da lugar a reacciones fotoquímicas cuya consecuencia es la desnaturalización de los colores y el daño en la obra de arte. Un solo disparo de flash no va a causar daño alguno, pero, claro está, es uno y otro y otro, visitante tras visitante. Está comprobado el deterioro que los flashes de las cámaras fotográficas producen en las obras de arte. Siendo este efecto indeseable, se sigue que no conviene tomar fotografías con flash sobre las obras de arte pigmentadas. Los ansotanos tienen la amabilidad de dejar las puertas del templo abiertas para su libre visita; en reciprocidad, los foráneos debemos contribuir a la protección de su patrimonio. Confío en que jamás de la vida los ansotanos permitan que ni un solo grafitero antisocial se acerque a menos de cincuenta kilómetros a la redonda de su villa.

El órgano es de estilo Barroco. Situado en el coro alto, sobre una tribuna en el lado del Evangelio, el instrumento fue fabricado en la segunda mitad del siglo XVII, hacia 1670. Sufrió reformas en los siglos XVIII y XX. Apréciese el juego de lengüetería en fachada con disposición horizontal o en forma de artillería, también conocida como lengüetería en batalla, propia del órgano barroco español:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Valle de Ansó. Ansó. Iglesia Parroquial de San Pedro. Órgano barroco

A mí una de las cosas que más me gustan de Ansó es la jota de Ansó, pero en la estilizada versión del bailador y coreógrafo Pedro Azorín. El trozo que tiene los dibujos coreográficos de fila-aspa-cruz rotando no está basado en la jota de Ansó, sino en la jota de San Lorenzo (Sarita Villacampa, 1950) dedicada a la ciudad de Huesca. Pero, claro está, en manos de Azorín y con el típico traje ansotano, el resultado es espectacular (2:00 →; contémplese el vídeo desde 0:51). Vi esta coreografía hace no menos de veinticinco años interpretada por el Ballet de María Rosa y todavía me acuerdo perfectamente de la honda impresión que me causó (por cierto, entre las bailadoras de entonces se encuentran actuales compañeras mías del Real Conservatorio):

 

Entre el valle de Ansó (Aragón) y el valle de Roncal (Navarra)

Ansó limita por el Oeste con la comarca navarra de Valle de Roncal. La carretera de la red básica autonómica de Aragón A-176 conecta la Comunidad de Aragón y la Comunidad Foral de Navarra, ascendiendo desde Ansó hacia la sierra de San Miguel, en Navarra, por el portillo de Galindo.

Comunidad de Aragón & Comunidad Foral de Navarra. Provincias de Huesca & Navarra. Comarcas de la Jacetania & Valle de Roncal. Subida al límite territorial entre las dos comunidades

Comunidad de Aragón. Provincias de Huesca. Comarca de la Jacetania. Vista panorámica desde el límite de la provincia hacia Ansó

Comunidad de Aragón. Provincias de Huesca. Comarca de la Jacetania. Vista panorámica desde el límite de la provincia hacia Ansó

Vista panorámica desde el límite de la provincia de Huesca hacia Ansó:

Comunidad de Aragón & Comunidad Foral de Navarra. Provincias de Huesca & Navarra. Comarcas de la Jacetania & Valle de Roncal. Límite territorial entre las comunidades, en la sierra de San Miguel

Comunidad Foral de Navarra. Comarca del Valle de Roncal. Entrada a Navarra desde Ansó

 

Jaca

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Ciudad de Jaca

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Ciudad de Jaca. Escudo

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Ciudad de Jaca. Ayuntamiento. Fachada

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Ciudad de Jaca. Ayuntamiento. Fachada

Aunque a mí los hitos kilométricos, paneles de localización, vértices geodésicos, placas de nivelación y demás parafernalia señalizadora del terreno me ponen bastante, esta foto está dedicada a mi alumna Nani, que es ingeniera topógrafa, y hablamos de vez en cuando de estas cosas (¡ya cuento en grados centesimales, no sexagesimales!).

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Ciudad de Jaca. Ayuntamiento. Placa de línea de nivel. Altitud 820,230 metros

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Ciudad de Jaca. Ayuntamiento. Campanas

Las campanas de Jaca me recuerdan a la leyenda de la campana de Huesca.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Ciudad de Jaca. Iglesia de Nuestra Señora del Carmen

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Ciudad de Jaca. Catedral de San Pedro. Interior

 

Santa Cruz de la Serós

La villa de Santa Cruz de la Serós se ubica entre el río Aragón y la carretera N-240, al Norte, y la Sierra de San Juan de la Peña, al Sur. Los dos principales monumentos del lugar son la Iglesia de San Caprasio, del siglo XI y, sobre todo, la Iglesia del Monasterio de Santa María (siglo XII), en nuestros días Iglesia Parroquial de Santa Cruz de la Serós.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Santa Cruz de la Serós

Vista panorámica del entorno de Santa Cruz de la Serós, tomada desde la sierra de San Juan de la Peña:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Santa Cruz de la Serós. Vista panorámica

Plaza mayor de Santa Cruz de la Serós. Arquitectura tradicional altoaragonesa en piedra y tejados a dos aguas cubiertos con losetas. Buitres leonados sobrevolaban la localidad:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Santa Cruz de la Serós. Plaza Mayor

A la entrada de la villa hay una rotonda decorada con una típica chaminera (= chimenea) troncocónica altoaragonesa de grandes dimensiones coronada por un espantabrujas más elaborado. La colección de crestas que se ve al fondo de la imagen, situada al sur de la localidad, conforma la punta de Aguasalient, en la sierra de San Juan de la Peña.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Santa Cruz de la Serós. Rotonda decorada con la típica chaminera (= chimenea) altoaragonesa coronada con un espantabrujas más elaborado

 

Iglesia de San Caprasio (siglo XI)

La Iglesia de San Caprasio fue declarada Bien de Interés Cultural (BIC), en la categoría de monumento, por Decreto 262/2004, de 30 de noviembre, del Gobierno de Aragón (Boletín Oficial de Aragón núm. 147 [17 de diciembre de 20014], 11986-11988).

Situada en la parte baja del pueblo, el estilo de la Iglesia de San Caprasio responde a la variante lombarda del Románico del siglo XI. El templo, de nave única, fue construido en torno al 1020-1030 como parroquia del pequeño núcleo de Santa Cruz, cercano del Monasterio de San Juan de la Peña. La fábrica del edificio es de sillar de tamaño mediano. Presenta vanos de medio punto, algunos de ellos ciegos. Lesenas en bajorrelieve ornamentan y dividen los paramentos exteriores, las cuales, conectadas en la parte superior por un friso de pares de arquillos ciegos de medio punto, configuran la banda lombarda característica del primer Románico. Se contempla la banda lombarda en la cabecera, en los pies y en los dos lados mayores del templo. La banda lombarda confiere a los muros un mayor juego volumétrico y lumínico.

El hecho de que en San Caprasio el muro lateral se organice en siete lesenas de dos arquillos tiene que ver con la especial significación bíblica del número siete (es conocido que la arquitectura lombarda sometía su trazado geométrico a las armonías musicales y a otros factores simbólicos). En razón de la armonía musical, la estructuración rítmica de los dos tramos de la nave de San Caprasio responde plenamente a un compás de 6/8 (tempus imperfectum cum prolatione perfecta o compás binario de subdivisión ternaria), tal y como demuestra el interesante análisis de Juan Francisco Esteban Lorente en su artículo «Unas cuestiones simbólicas del Románico aragonés» (Aragón en la Edad Media núm. 8 [1989], 209-228, p. 225):

Planta de la Iglesia de San Caprasio en Santa Cruz de la Serós. Imagen tomada de Juan Francisco Esteban Lorente

Planta de la Iglesia de San Caprasio en Santa Cruz de la Serós. Imagen tomada de Juan Francisco Esteban Lorente

De factura algo posterior (siglo XII), corona la construcción una torre-campanario de planta cuadrada y cuerpo único, en la que se abren vanos simples (muro occidental) o dobles (como los del muro meridional que se muestra en la imagen). El campanario está cubierto por un tejado a cuatro aguas.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Santa Cruz de la Serós. Iglesia de San Caprasio (siglo XI)

Portada.—La puerta adintelada, que se cobija bajo un arco de medio punto, no ocupa el centro del muro, sino que está desplazada un poco hacia un lado. Como resultado, la banda lombarda adopta una disposición irregular para adaptarse a la ubicación de la puerta (dos arcadas ciegas a la izquierda y una arcada ciega a la derecha).

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Santa Cruz de la Serós. Iglesia de San Caprasio (siglo XI). Portada

Ábside.—Detalle del ábside, orientado hacia el Este, siguiendo la tradición cristiana:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Santa Cruz de la Serós. Iglesia de San Caprasio (siglo XI). Detalle del ábside

 

Iglesia de Santa María (siglos XI-XII). Iglesia Parroquial de Santa Cruz de la Serós

Según rezan las placas del lugar, el monasterio de Santa María fue fundado hacia el año 1060 por Ramiro I (intitulado rey de Aragón, Sobrarbe y Ribagorza. Ramiro I está considerado el primer rey de Aragón). El monasterio se instituyó originalmente como cenobio femenino reservado a las propias hijas del rey y de la alta nobleza aragonesa. El panel explicativo dice así: «La monumental Iglesia de Santa María, joya del románico aragonés del siglo XII, ha pervivido prácticamente intacta, mientras que las diversas dependencias del monasterio fueron desapareciendo con el paso del tiempo». El monasterio femenino estuvo activo hasta el siglo XVI.

La Iglesia Parroquial de Santa Cruz de la Serós fue declarada Monumento histórico-artístico e incluida en el Tesoro Artístico Nacional por Orden de 13 de noviembre de 1931 (Gaceta de Madrid núm. 333 [29 de noviembre de 1931], 1279-1280).

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Santa Cruz de la Serós. Iglesia de Santa María (siglos XI-XII). Iglesia Parroquial de Santa Cruz de la Serós. Ábside

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Santa Cruz de la Serós. Iglesia de Santa María (siglos XI-XII). Iglesia Parroquial de Santa Cruz de la Serós. Torre-campanario

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Santa Cruz de la Serós. Iglesia de Santa María (siglos XI-XII). Iglesia Parroquial de Santa Cruz de la Serós. Ventana enrejada

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Santa Cruz de la Serós. Iglesia de Santa María (siglos XI-XII). Iglesia Parroquial de Santa Cruz de la Serós

No sé si es por el taqueado jaqués que decora la chambrana y el alero, por los modillones labrados, por el contraste entre las jambas y las columnas acodilladas de las arquivoltas, por el motivo ornamental de las bolas jaquesas o por todo en conjunto, pero esta portada me gusta mucho. Es como contundente:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Santa Cruz de la Serós. Iglesia de Santa María (siglos XI-XII). Iglesia Parroquial de Santa Cruz de la Serós. Portada

 

Buitres leonados

En las instantáneas anteriores (que he reducido de tamaño para que no pesen tanto al cargar) apenas se aprecia, pero buitres leonados surcaban el cielo de Santa Cruz de la Serós:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Santa Cruz de la Serós. Buitre leonado surcando el cielo

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Santa Cruz de la Serós. Buitre leonado surcando el cielo

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Santa Cruz de la Serós. Buitres leonados surcando el cielo

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Santa Cruz de la Serós. Buitres leonados surcando el cielo

 

Monasterio de San Juan de la Peña

Pese a su proximidad a la localidad de Santa Cruz de la Serós, el Monasterio de San Juan de la Peña no pertenece a este municipio, sino que está situado en el término municipal de Jaca. El Monasterio de San Juan de la Peña está constituido por dos edificios: el Real Monasterio o Monasterio Viejo, y el Monasterio Nuevo.

 

Monasterio Viejo de San Juan de la Peña

Mimetizado con su entorno natural, el Real Monasterio de San Juan de la Peña (Monasterio Viejo) está cubierto por la enorme roca que le da nombre.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña.

 

Sala de Concilios

El Real Monasterio de San Juan de la Peña o Monasterio Viejo tiene dos plantas. Los espacios principales de la planta baja son la Sala de Concilios y una iglesia prerrománica. En la siguiente imagen se contempla el aspecto general de la Sala de Concilios, con su sucesión de arcos:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Sala de Concilios

 

Iglesia Prerrománica

Contigua a la Sala de Concilios, se halla la Iglesia Prerrománica que consta de dos capillas decoradas con pinturas del siglo XII.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Iglesia Prerrománica. Cabecera. Capilla derecha

Detalle de la decoración del intradós del arco de la capilla derecha de la Iglesia Prerrománica:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Iglesia Prerrománica. Capilla derecha. Detalle de la decoración

Una arcada separa las dos capillas de la cabecera de la Iglesia Prerrománica:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Iglesia Prerrománica. Arcada entre las capillas

En la capilla de la izquierda se pueden observar unas pinturas de san Cosme y san Damián, del siglo XII. El paso del tiempo las ha deteriorado mucho.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Iglesia Prerrománica. Capilla izquierda. Pinturas de san Cosme y san Damián (siglo XII)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Iglesia Prerrománica. Pies

 

Iglesia Románica

En la planta superior se sitúa la Iglesia Románica. La cabecera aparece dividida en tres capillas, precedidas de sendos arcos triunfales y ornamentadas por medio de arquería ciega.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Iglesia Románica. Cabecera. A la izquierda, acceso al Panteón Real

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Iglesia Románica. Cabecera

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Iglesia Románica. Pies

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Iglesia Románica. Pies

 

Panteón Real

Emplazado en un lateral de la Iglesia Románica, el Panteón Real fue erigido en el último tercio del siglo XVIII, en estilo neoclásico.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Panteón Real

 

Panteón Medieval

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Panteón Medieval

 

Panteón de Nobles

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Panteón de Nobles

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Panteón de Nobles

 

Capilla Gótica de San Victorián

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Capilla Gótica adosada a la roca

Me gustan los festones decorativos en el intradós del arco angrelado:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Capilla Gótica

 

Claustro Románico

El Claustro Románico del Monasterio Viejo de San Juan de la Peña data de los siglos XI-XII. Es una joya del románico aragonés. Desafortunadamente, la construcción no permanece íntegra, y solo pueden ser admirados dos de sus lados.

El Claustro está compuesto por arcos de medio punto decorados con cenefas con el típico taqueado jaqués. Las tensiones generadas por los arcos descargan sobre los capiteles a través de gruesos cimacios, algunos de ellos tallados. Los capiteles apoyan sobre columnas sencillas, dobles y cuádruples.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Claustro con la peña y la Capilla de San Boto al fondo

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Claustro con la peña al fondo

Los capiteles se dividen en dos grupos. Un grupo lo constituyen los capiteles decorados con animales fantásticos y motivos vegetales. Otro grupo lo constituyen los capiteles historiados que representan escenas bíblicas con figuras. Estos, de la segunda mitad del siglo XII, son obra del maestro de San Juan de la Peña o maestro de Agüero.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Claustro. Detalle de uno de los capiteles románicos

Adviértase que, si bien el comunista barcelonés Jaime Ramón Mercader asesinó a León Trotski, el revolucionario ruso, clavándole en la cabeza un piolet o pico de escalar en su casa de Coyoacán (México) en 1940, la técnica homicida ya era fuente de inspiración para la confección de capiteles historiados románicos a mediados del siglo XII (Maestro de Agüero). Puede que la falta de perspectiva en la realización del relieve contribuya un poquito a esta mi hermenéutica interpretación de la escena. Obsérvese atentamente la cara de colgado que tiene el menda que empuña el pico (los ojos de insecto es un rasgo estilístico propio del maestro de Agüero):

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Claustro. Detalle de uno de los capiteles románicos

 

Capilla de San Boto

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Capilla de San Boto

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. Capilla de San Boto. Bóveda y linterna

 

Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña
Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña. Portada

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña. Portada

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña. Celda del abad

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Jacetania. Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña. Masadería & horno

Manuel Abad y Lasierra (nacido en Estadilla [Huesca] en 1729 y fallecido en Zaragoza en 1806) fue un religioso que estudió en la Universidad de Huesca. Profesó como monje benedictino en el Monasterio de San Juan de la Peña, cenobio en el que se dedicó al estudio de la historia. Realizó un detallado estudio del Cartulario de Roda de Isábena y estuvo vinculado a la Real Academia de la Historia a finales del siglo XVIII.

Isla de Ibiza. Municipio de Santa Eulària des Riu. Parroquia de Santa Gertrudis de Fruitera. Estatua sedente de Manuel Abad y Lasierra, primer obispo de la Diócesis de Ibiza (1783-1787), del escultor ibicenco Pedro Juan Hormigo (monumento inaugurado en 2009)

Me sorprende la conexión con la ciudad de la que soy nativo: Abad y Lasierra fue el primer obispo nombrado para la Diócesis de Ibiza y Formentera en 1783 (preconizado el 18 de julio y consagrado el 17 de agosto). Llegó a Ibiza el el 5 de febrero de 1784 y permaneció en la isla por más de tres años (fue hecho obispo de Astorga el 12 de noviembre de 1787). Tiene una calle con su nombre en la capital de la isla ebusitana y una estatua en la plaza de la Iglesia de Santa Gertrudis de Fruitera.

Isla de Ibiza. Municipio de Santa Eulària des Riu. Parroquia de Santa Gertrudis de Fruitera. Manuel Abad y Lasierra, primer obispo de Ibiza (1783-1787). A propósito: flanquean el escudo eclesiástico del obispo (capelo con seis borlas a cada lado) los escudos del Consell Insular d’Eivissa y del Ayuntamiento de Santa Eulària des Riu, ambos con los cuatro palos

 

Pago de Sobrarbe

He dicho al principio que matizaría cierta afirmación. Era en relación con el pago de Sobrarbe. Los Aragones originarios eran básicamente dos: el Aragón occidental (Condado de Aragón) y la Ribagorza oriental (primero pagus y después Condado de Ribagorza), separados por la comarca de Sobrarbe, que estuvo largo tiempo bajo control musulmán, como atestigua el sarraceno Castillo de Boltaña. Como mucho, los especialistas barajan la hipótesis de que hubiera cierto grado de dominio carolingio en una franja montañosa comprendida entre Matidero al Oeste, Las Bellostas en el centro y Buil al Este; franja montañosa que se extiende al sur de Boltaña y por el sector norte del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara (no es casualidad que me paseara en moto por ahí). Inicialmente, el posible dominio carolingio se establecería en forma de pagus con dependencia directa del Condado de Tolosa.

En la transición del siglo IX al X, parece ser que el expansionista VII conde de Aragón, Galindo Aznárez II, incorporó las tierras de Sobrarbe al Condado de Aragón. Las dio a su hija Toda Galíndez para que las aportara como dote de su matrimonio con Bernardo I de Ribagorza, produciéndose la unión de Ribagorza y Sobrarbe en la figura del conde Bernardo Unifredo (II conde privativo de Ribagorza). Nótese que estamos en tierra disputada, por lo que ulteriores expediciones militares musulmanas volvían a poner el distrito o partes de él bajo su dominio.

Extinta la casa condal ribagorzana en 1017, a partir de 1018 Sancho Garcés III (rey Sancho el Mayor de Pamplona) hace valer sus derechos sucesorios sobre los territorios de Ribagorza y Sobrarbe, que amplía por el sur a base de conquistas. Poco antes de su muerte, acaecida el 18 de octubre de 1035, otorga testamento, repartiendo sus dominios entre sus hijos. El Condado de Aragón fue a parar a su hijo extramatrimonial Ramiro, quizá a título de regulus, subordinado por medio de juramento feudovasallático a su hermano legítimo y heredero del Reino de Pamplona, García. Análogamente, el hijo pequeño Gonzalo recibió Ribagorza con la comarca adyacente de Sobrarbe de iure, porque, siendo muy joven, no llegó a gobernar de facto su heredad.

Gonzalo murió en oscuras circunstancias el 26 de junio de 1045. El territorio de Ribagorza y Sobrarbe recayó en Ramiro, en buena sintonía con su hermanastro García, rey de Pamplona. Aunque Ramiro I es considerado como el primer rey de Aragón, al haber convergido en él las tres demarcaciones que configurarían el primitivo reino, lo cierto es que el primero que se tituló rey fue su hijo Sancho Ramírez. Y lo hizo, como rey de los aragoneses y los pamploneses, desde su ocupación de Pamplona subsecuente al asesinato de su primo hermano el rey Sancho Garcés IV el de Peñalén o el Noble a manos de su propio hermano. El fratricida Ramón despeñó a su hermano Sancho Garcés IV por el barranco de Peñalén. Qué me gusta la naturaleza humana y cuán optimista antropológico me soy, lo noto.

 

Comarca de Sobrarbe

Foz de Jánovas

El río Ara se encañona en la foz de Jánovas. A la entrada de la foz, junto a la carretera N-260, hay un mirador desde el que se aprecian hermosos paisajes montañosos.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrabe. Municipio de Fiscal. Mirador de Jánovas (carretera N-260)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrabe. Municipio de Fiscal. Mirador de Jánovas (carretera N-260)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrabe. Municipio de Fiscal. Barranco de Jánovas & río Ara desde el mirador de Jánovas (carretera N-260)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrabe. Municipio de Fiscal. Barranco de Jánovas & río Ara desde el mirador de Jánovas (carretera N-260)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrabe. Municipio de Fiscal. Barranco de Jánovas & río Ara desde el mirador de Jánovas (carretera N-260)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrabe. Municipio de Fiscal. Barranco de Jánovas & río Ara desde el mirador de Jánovas (carretera N-260)

 

Cercanías de Campodarve

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrabe. Municipio de Boltaña. Carretera comarcal A-1604 en las cercanías de Campodarve. Paisaje alrededor de la carretera

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrabe. Municipio de Boltaña. Carretera comarcal A-1604 en las cercanías de Campodarve. Al fondo, la Peña Montañesa o Picón de Libro a la derecha y la Peña Solano a la izquierda.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrabe. Municipio de Boltaña. Carretera comarcal A-1604 en las cercanías de Campodarve. Al fondo, la Peña Montañesa o Picón de Libro a la derecha y la Peña Solano a la izquierda.

 

Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara

Entrada en la zona periférica de protección del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, dirección El Pueyo de Morcat/Piumorcat:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrabe. Término municipal de Boltaña. Entrada en la zona periférica de protección del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, dirección El Pueyo de Morcat/Piumorcat

El Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara presentaba este arbusto en floración, con flores amarillas. Como no soy botánico, no tengo ni idea de lo que es:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. Arbusto con flores amarillas

Su abundancia en el terreno teñía la sierra con los colores azul del cielo, verde y amarillo. Parecía la bandera de Ruanda:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. Azul del cielo contrastando con los colores verde y amarillo del terreno

 

El Pueyo de Morcat/Piumorcat (Boltaña)

Iglesia Parroquial barroca del siglo XVII:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Boltaña. El Pueyo de Morcat/Piumorcat. Iglesia Parroquial

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Boltaña. El Pueyo de Morcat/Piumorcat. Pareja de gallináceas de guardia en medio del camino vigilando el paso

 

Las Bellostas

Las Bellostas es un lugar del Alto Sobrarbe en el extremo nordeste del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. Está situado a unos 26 kilómetros de Aínsa-Sobrarbe por las carreteras nacional 260 (Eje pirenaico), comarcal A-1604 que sale de Boltaña y pasa por Campodarbe, y por unos caminos que no tienen numeración y que atraviesan la zona periférica de protección y el parque natural propiamente dicho.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe. Las Bellostas (1100 msnm)

El conde de Aragón Aznar Galíndez I († 832) tuvo cuatro hijos: Céntulo, Galindo, Ailona y Matrona. Matrona casó con García Galíndez el Malo († 833), quien también fue conde de Aragón. Cuenta la tradición que Céntulo y Galindo, hermanos de Matrona, encerraron «en broma» a su cuñado García Galíndez en un hórreo en Las Bellostas una noche de San Juan, aunque al poco tiempo fue liberado. La «bromita» les salió cara: García Galíndez urdió una venganza, asesinó a Céntulo, repudió a Matrona, se casó en segundas nupcias con Nunila, hija de Íñigo Arista (primer rey de Pamplona), y con el apoyo de su suegro y del muladí Banu Qasi, expulsó a Aznar Galíndez I, sucediéndole como conde de Aragón entre 820 y 833.

Lo de que fue «en broma», como he leído por ahí, no se lo cree ni el Tato hasta arriba de vino. Yo no soy historiador, pero conjeturo que el quid era que Aznar Galíndez I era pro-carolingio y García Galíndez el Malo era pro-navarro y no reconocía la soberanía carolingia. Se infiere que el Condado de Aragón andaba un poco tenso en un tira y afloja carolingio-navarro, dado que los reyes francos se mostraron muy pertinaces en sus deseos de tener controlado el territorio al sur de los Pirineos (en esta ocasión me refiero al inmediato, la Marca Hispánica) y los clanes vascones (= buruzagis), empezando por los pamplonicas Íñigos, no acababan de contemporizar.

A este respecto, conviene recordar que batallas de Roncesvalles no hubo una, sino dos: la del 778 y la del 824 (Segunda batalla de Roncesvalles). Esta Segunda batalla de Roncesvalles, también conocida como batalla de Orreaga para distinguirla de la primera (Orreaga = Roncesvalles en euskera), fue una batalla encabezada por Íñigo Arista contra una nueva incursión franca ordenada por Luis I el Piadoso (Ludovico Pio) y dirigida por los generales francos condes Eblo y Aznar. García Galíndez el Malo apoyó a su suegro en esta batalla. Los francos fueron nuevamente derrotados. Mientras tanto, el depuesto conde Aznar Galíndez I huyó a Aquisgrán para buscar el apoyo de Ludovico Pío, quien le nombró conde de Urgel y Cerdaña hacia el 820. Las Genealogías de Roda dicen que Aznar Galíndez se arrojó a los pies de Carlomagno, no de Ludovico Pío: «[…] proiecit se pedibus Carli Magni […]». Pero, si eso es así, alguna fecha no cuadra, porque Carlomagno murió en el año 814, de lo que se desprende que la sublevación de García Galíndez el Malo contra su suegro, la toma del Condado de Aragón, la huída del Aznar Galíndez I a Francia, su designación como conde de Urgel y Cerdaña… tuvieron lugar antes de ese año. Alternativamente, Aznar Galíndez proiecit se pedibus Ludovici Pii, y no Carli Magni.

A raíz de estos acontecimientos, el condado de Aragón entró en la órbita del Reino de Pamplona, desvinculándose del poder carolingio y declarándose libre de este vasallaje. Desde luego, en el Tratado de Corbeil (1258) no se menciona Aragón como feudo del Reino de Francia (en cambio, sí se cita Urgel y Cerdaña). Por las mismas razones, no se puede incluir a Aragón en la Marca hispánica carolingia con propiedad, pues el limes franco no llegó a afianzarse en los Pirineos Occidentales (sí en los Orientales). Ello explica también por qué Aragón pasó de condado a reino y este cambio de estatus no se dio en los condados que con el tiempo formarían Cataluña.

Me acerqué a Las Bellostas para contemplar el lugar donde supuestamente Céntulo y Galindo encerraron a su cuñado. Ciertamente, es un lugar muy apartado y de difícil acceso. No albergaba demasiadas esperanzas con relación a hallar el hórreo en el que fue recluido García Galíndez el Malo, pero me encontré con la Iglesia de Santa María de Las Bellostas, situada sobre un pequeño altozano algo separada de las escasas viviendas del núcleo (la localidad tiene unos diez habitantes).

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe. Las Bellostas. Iglesia de Santa María

La iglesia está realizada en mampostería con sillares en las aristas. La puerta, en el lado sur, está precedida por un pórtico cubierto con bóveda de cañón. La torre, de planta rectangular, apoya sobre el pórtico. En el piso superior se abren vanos de medio punto que albergan las campanas. Aunque la construcción de la iglesia se inicia en siglo XIII, la parte comentada es una ampliación del siglo XVI.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe. Las Bellostas. Iglesia de Santa María

 

Sarsa de Surta (Aínsa-Sobrarbe)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. Aínsa-Sobrarbe. Sarsa de Surta. Puentecillo de piedra sobre el río Vero

 

Río Vero

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. Aínsa-Sobrarbe. Sarsa de Surta. Río Vero con fuerte estiaje

 

Buil

(El nombre de la localidad vacila entre Buil a secas y Santa María de Buil).

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil. Pueyo de Santa María (975 m s. n. m.) con la Iglesia Parroquial de Santa María en la falda del monte

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil. Pueyo de Santa María (975 m s. n. m.) con la Iglesia Parroquial de Santa María en la falda del monte

Vista panorámica de Buil, con Iglesia de San Martín ocupando una posición destacada:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil

Por Real Decreto 2823/1977, de 15 de octubre (Boletín Oficial del Estado núm. 272 [14 de noviembre de 1977], 24820) se declara monumento histórico-artístico de carácter nacional la Iglesia de San Martín, en Buil (Huesca).

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil. Iglesia de San Martín de Buil (siglo XI). Torre-campanario

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil. Iglesia de San Martín de Buil (siglo XI). Torre-campanario

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil. Iglesia de San Martín de Buil (siglo XI). Cabecera

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil. Iglesia de San Martín de Buil (siglo XI). Fachada lateral sur con puerta

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil. Iglesia de San Martín de Buil (siglo XI). Fachada lateral sur con puerta

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil. Iglesia de San Martín de Buil (siglo XI). Interior

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil. Iglesia de San Martín de Buil (siglo XI). Exposición en el interior del templo

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil. Iglesia de San Martín de Buil (siglo XI). Exposición en el interior del templo

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil. Iglesia Parroquial de Santa María (Gótico aragonés, siglos XV o XVI)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil. Iglesia Parroquial de Santa María (Gótico aragonés, siglos XV o XVI)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil. Pueyo de Santa María (975 m s. n. m.)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil. Pueyo de Santa María (975 m s. n. m.)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil. Vista panorámica de los alrededores

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Buil o Santa María de Buil. Vista panorámica de los alrededores

 

Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe, junto al río Ara y la carretera N-260

Al igual que Ansó, Aínsa también pertenece —justificadamente— a la asociación Los Pueblos más Bonitos de España. Por cierto: esta asociación ha implementado recientemente una iniciativa, denominada Pueblos moteros, consistente en la creación de diez rutas para los amantes de las motos. El conjunto de las rutas recorre todos y cada uno de los pueblos miembros de dicha entidad. Se han inventado unos pasaportes que acreditan el paso por puntos de control, hay un photocall, un muro de la fama y no sé que rollos. La inscripción cuesta 50 €uros por ruta. No necesito pasaporte, ni photocall ni muro de la fama; prefiero la autogestión en plan free & lone rider.

El Decreto de 3 de junio de 1931 (Gaceta de Madrid núm. 155 [4 de junio de 1931], 1181-1185, p. 1183) declaró Monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional el Castillo de Aínsa.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Castillo

Posteriormente, por Decreto 4397/1964, de 23 de diciembre (Boletín Oficial del Estado núm. 17 [20 de enero de 1965], 1116), fue declarado conjunto histórico-artístico la villa de Aínsa. Así se justifica la declaración en el texto legal:

La villa de Aínsa, en la provincia de Huesca, erigida sobre una altura en la confluencia de los ríos Ara y Cinca, fue capital del viejo reino de Sobrarbe, que en los albores de la Reconquista constituyó uno de los primeros Estados pirenaicos.

Foco de resistencia contra musulmanes y pieza fundamental en la formación del reino aragonés, todos sus Reyes, desde Alfonso el Batallador, que en mil ciento veinticuatro concedió a Aínsa el Fuero de Jaca, distinguieron a la villa con una serie de privilegios que le dieron una recia personalidad en la historia de Aragón.

Su situción estratégica y sus circunstancias históricas determinaron su organización urbana con poderosas murallas, bajo el amparo de su castillo, ya declarado monumento histórico-artístico. Su amplísima plaza Mayor, su iglesia parroquial, románica, también ya declarada; sus edificios, la mayor parte de época medieval, y sus calles, muchas de ellas porticadas, de un tipismo extraordinario, forman un conjunto de singular aspecto y personalísimo carácter al que hay que extender la protección estatal a fin de conservarlo en toda su atrayente fisonomía.

Se verifica que el Boletín Oficial del Estado también incurre en fantasías. El «viejo reino de Sobrarbe» (asumiendo que el texto legal se esté refiriendo al episodio protagonizado por Garci Ximénez) nunca ha existido más que como producto de la actividad imaginativa de las personas. El primer rey de Sobrarbe fue Sancho Ramírez, I de Aragón y V de Pamplona. Y no como rey de Sobrarbe, sino como rey de los aragoneses y de los pamploneses. No hay «viejo reino de Sobrarbe» históricamente documentado que valga.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Monumento de Sobrarbe a sus Fueros

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Plaza Mayor

Me tomé un café con hielo en una terraza de la plaza Mayor de Aínsa y me pegaron la clavada de 2,30 € de vellón (en la villa d’Echo, 1,40 €).

Ayuntamiento de la villa de Aínsa:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Ayuntamiento

En la fachada del Ayuntamiento de Aínsa figura el escudo de la villa:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de Sobrarbe. Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe. Escudo de la villa en la fachada del ayuntamiento

El blasón oficial de Aínsa-Sobrarbe/L’Aínsa-Sobrarbe es el siguiente: «[…] sobre campo de oro, una encina desarraigada, con siete raigones, en sus colores naturales, coronada por cruz latina cortada y de gules» (Ley 2/1984, de 16 de abril, sobre uso de la bandera y el escudo de Aragón. Boletín Oficial del Estado núm. 113 [11 de mayo de 1984], 13082-13083, p. 13082). Bien que florido, eso no es lenguaje heráldico, sino más bien suajili: los raigones son las raíces de las muelas y los dientes, según el Diccionario de la Real Academia Española. El blogger Xavier Soliloco García destripa el blasón sin piedad y con mucha gracia. Cito su heráldicamente refinada descripción: «De oro, una encina de sinople sosteniendo una cruz latina de gules». Otro blasón histórico de esas mismas armas es: «En campo de oro, un árbol verde con una cruz colorada puesta ensima»; más claro, agua (Martí de Viciana: Libro tercero de la Crónica de la ínclita y coronada ciudad de Valencia. Valencia: Universidad de Valencia, 2002, p. 47). Ni «raigones», ni cruces «cortadas», ni nada por el estilo.

Ese escudo de armas tiene su miga por dos motivos. Uno, porque el mueble heráldico alude al árbol de Sobrarbe. En consecuencia, las armas de L’Aínsa-Sobrarbe son parlantes: la cruz sobre el árbol > sobre arbre > Sobrarbe. También se supone que la Comarca de Sobrarbe se asienta sobre la sierra de Arbe (= sobre Arbe = Sobrarbe), pero ese topónimo no figura en el mapa del IGN. En su lugar, esa sierra es denominada sierra de Olsón.

Otro, porque es el que más tardíamente (1499) se incorporó al vigente escudo oficial de Aragón, ocupando su primer cuartel, el de mayor entidad. Una placa situada en la fachada del Ayuntamiento de Aínsa explica lo siguiente en relación con el árbol de Sobrarbe:

Se cuenta que, tras la invasión musulmana, muchos cristianos se refugiaron en los Pirineos. Algunos se organizaron en San Juan de la Peña en torno a su capitán Garci Ximénez. Tras desistir en la conquista de la ciudad de Jaca, se dirigieron a la villa de L’Aínsa y la tomaron por sorpresa. Los musulmanes formaron un inmenso ejército y Garci Ximénez salió al campo para presentar batalla. A pesar de su inferioridad numérica, el bando cristiano logró la victoria gracias a la aparición milagrosa de una cruz roja sobre una carrasca.

Así quedaba unido el origen del mítico reino de Sobrarbe, del que L’Aínsa sería su capital, con un episodio de carácter sagrado o sobrenatural.

 

Pago/Condado de Ribagorza

He titulado esta sección como Pago/Condado de Ribagorza por la razón siguiente: a diferencia del Condado de Aragón o de otros condados pirenaicos (Cerdaña, Urgel, &cétera), la Ribagorza no empezó como un condado, sino como un pagus (pago) del Condado de Tolosa (Toulouse, Francia). Guillermo I el Santo fue conde de Tolosa hasta el año 806, y tutor de Ludovico Pío, hijo de Carlomagno. En el contexto de la conquista franca del sur de los Pirineos y el establecimiento de la Marca hispánica, el conde Guillermo I de Tolosa llevó a cabo personalmente la ocupación de la Ribagorza y el Pallars, incorporándolos como pagi y haciéndolos depender directamente de su condado, pese a la oposición de las elites locales.

Tras su abdicación en 806, se sucedieron diversos condes tolosanos (Bigo o Begón de Tolosa y París, Berenguer de Tolosa) que ejercían su dominio sobre los pagos de la Ribagorza y el Pallars. Galindo Aznárez I gobernó en la Ribagorza y el Pallars, pero fue expulsado por el conde de Tolosa Frédolo († 856). El dominio tolosano de la Ribagorza y el Pallars siguió con los condes Ramón I († 863) y Bernardo II de Tolosa († 872). Sintetizando: en el periodo entre 806 y 872, la Ribagorza no tenía la condición de condado privativo, sino de mero pagus tolosano. En lo concerniente al mundo del espíritu, el centro religioso de la Ribagorza estaba en el Monasterio de Santa María de Alaón, cenobio bajo la jurisdicción de la sede episcopal de Urgel, en virtud de un acta dictada por Ludovico Pío en el año 839.

Se cree que la autoridad del conde de Tolosa se ejercía por delegación a través de la figura de algún vizconde en el pago ribagorzano. En el año 872 estalla en el Condado de Tolosa la guerra de los Tres Bernardos. Aprovechando la coyuntura, el vizconde Ramón se sacude la autoridad de Tolosa y se erige en conde de sus dominios (autoproclamado conde Ramón I de Ribagorza-Pallars). Queda extinta la soberanía de los reyes francos sobre el Pago de Ribagorza, que comienza su andadura independiente del Imperio carolingio como Condado de Ribagorza. La segregación definitiva de la diócesis de Urgel aún tardaría alrededor de ochenta y cinco años, con la consagración de la primera sede episcopal en Roda de Isábena. A la muerte de Ramón I de Ribagorza y Pallars, sus dominios fueron repartidos testamentariamente entre sus hijos: Bernardo Unifredo recibió la Ribagorza en asociación con su hermano Miró (supeditado este último al primero); Isarno y Lope gobernaron conjuntamente el Pallars; y Atón fue obispo en el Valle de Arán. Por consiguiente, circa el año 922 finaliza la unión política de Ribagorza y Pallars. La dinastía de condes ribagorzanos continuó por la línea de Bernardo Unifredo.

El antiguo Condado de Ribagorza llegó a extenderse por los valles de los ríos Noguera Ribagorzana, Ésera e Isábena. Lindaba al Este con el condado de Pallars y al Sur con el condado de Urgel. Con los límites adaptados a la vigente división provincial, la Comarca de la Ribagorza comprende aproximadamente el antiguo territorio del histórico Condado de Ribagorza medieval.

 

Comarca de la Ribagorza

Para visitar la Comarca de la Ribagorza efectué una ruta circular que, girando en el sentido contrario a las agujas del reloj, se iniciaba en Graus y pasaba por Puente de Montañana y Montañana, Sopeira y el Monasterio de Santa María de Alaón, la Presa de Escales, el Pont de Suert (Cataluña), Bonansa, el congosto de Obarra y el Monasterio de Santa María de Obarra, Roda de Isábena y la sierra de Pano.

Comarca de la Ribagorza. Ruta circular, con inicio en Graus y rotando en el sentido contrario a las agujas del reloj. Ruta elaborada con la herramienta Google Maps

 

Graus

La siguiente fotografía está tomada en Graus a las 18:59 según la hora oficial. Vamos dos horas adelantados con respecto a la hora solar:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Reloj de sol

La villa de Graus es rica en valores históricos, artísticos y arquitectónicos. Por Decreto 3268/1975, de 7 de noviembre (Boletín Oficial del Estado núm. 303 [18 de diciembre de 1975], 26284) se declaró conjunto histórico-artístico la villa de Graus y el Santuario de Nuestra Señora de la Peña. Por cierto: ese decreto está firmado por Juan Carlos de Borbón como Príncipe de España.

Graus jugó un papel de gran importancia en las vicisitudes del Condado de Ribagorza y conserva notables mansiones solariegas testigos de su antiguo esplendor. En la calle San Vicente Ferrer está la Casa Torquemada.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Casa Torquemada

La plaza Mayor, en el centro de la villa, presenta un acusado aspecto medieval, a pesar de encontrarse en ella algunas edificaciones de los siglos XVII y XVIII. Delimitan la plaza casas que se alzan sobre soportales o porches, unos de arcos apuntados y otros semicirculares. Los primeros denotan las construcciones del siglo XV, y los segundos, las renovaciones de los tres siglos siguientes.

En la siguiente imagen de la plaza Mayor de Graus se puede contemplar la Casa Consistorial, adquirida y reedificada en 1584. El balcón está sostenido con curiosas ménsulas. En la planta superior, el inmueble se resuelve con galería exterior con arquería de ladrillo y alero voladizo. A la derecha, la Casa Heredia, del siglo XVIII, con balcones y pinturas murales en la fachada. Las construcciones dan a la plaza Mayor una aspecto señorial y evocador al estilo de algunas plazas francesas e italianas.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Plaza Mayor. Casa Consistorial y Casa Heredia

Fuera de la población se alza, en la falda del peñón que le da nombre, el santuario de Nuestra Señora de la Peña, construido sobre una sencilla y primitiva capilla. Es obra de mediados del siglo XVI (Gótico tardío y Plateresco), debida a Juan Zeant y Juan de Marta. Tiene una hermosa galería de dos pisos que da al exterior, y la iglesia es de una sola nave.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Santuario de Nuestra Señora de la Peña (Juan Zeant & Juan de Marta, siglo XVI)

El río Ésera a su paso por Graus:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Río Ésera, aguas arriba

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Río Ésera, aguas arriba, a la altura del Puente de Capella

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Río Ésera, aguas abajo

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Puente de Abajo sobre el río Ésera (Embalse de Barasona/Joaquín Costa), al sur de Graus

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Puente de Abajo sobre el río Ésera (Embalse de Barasona/Joaquín Costa), al sur de Graus

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Puente de Abajo sobre el río Ésera (Embalse de Barasona/Joaquín Costa), al sur de Graus

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Puente de Abajo sobre el río Ésera (Embalse de Barasona/Joaquín Costa), al sur de Graus

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Embalse de Barasona/Joaquín Costa. Vista hacia el Norte. Al fondo, el Puente de Abajo

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Embalse de Barasona/Joaquín Costa. Vista hacia el Sur

 

Puente de Montañana/Pont de Montanyana

La localidad de Puente de Montañana/Pont de Montanyana está situada en el límite oriental de la Comunidad de Aragón (provincia de Huesca, comarca de la Ribagorza), haciendo raya con Cataluña (provincia de Lérida, comarca del Pallars Jussà). Por Real Decreto de 30 de noviembre de 1833 (Gaceta de Madrid núm. 154 [martes 3 de diciembre de 1833]) se procede a la división civil del territorio nacional en 49 provincias, de acuerdo con el proyecto del secretario de Estado Javier de Burgos. Para establecer la línea divisoria entre las provincias de Huesca y Lérida se tomó como referencia el río Noguera Ribagorzana.

En la margen izquierda del río, hacia el Este, Cataluña, provincia de Lérida, comarca del Pallars Jussà:

Aragón & Cataluña. Provincias de Huesca & Lérida. Comarcas de la Ribagorza & el Pallars Jussà. Puente de Montañana/Pont de Montanyana. Cataluña

En la margen derecha del río, hacia el Oeste, Aragón, provincia de Huesca, comarca de la Ribagorza:

Aragón & Cataluña. Provincias de Huesca & Lérida. Comarcas de la Ribagorza & el Pallars Jussà. Puente de Montañana/Pont de Montanyana. Aragón

Y, en medio, separando las dos comunidades, el río Noguera Ribagorzana, un afluente del Segre y un subafluente del Ebro:

Aragón & Cataluña. Provincias de Huesca & Lérida. Comarcas de la Ribagorza & el Pallars Jussà. Puente de Montañana/Pont de Montanyana. Río Noguera Ribagorzana, aguas arriba

Aragón & Cataluña. Provincias de Huesca & Lérida. Comarcas de la Ribagorza & el Pallars Jussà. Puente de Montañana/Pont de Montanyana. Río Noguera Ribagorzana, aguas abajo

Aragón & Cataluña. Provincias de Huesca & Lérida. Comarcas de la Ribagorza & el Pallars Jussà. Puente de Montañana/Pont de Montanyana. El Puente de Montañana propiamente dicho sobre el río Noguera Ribagorzana

Aragón & Cataluña. Provincias de Huesca & Lérida. Comarcas de la Ribagorza & el Pallars Jussà. Puente de Montañana/Pont de Montanyana. El Puente de Montañana propiamente dicho sobre el río Noguera Ribagorzana

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Puente de Montañana. Plaza Mayor

Como siempre sucede con la geografía liminal, en el lugar pasan cosas raras. La población de Puente de Montañana/Pont de Montanyana quedó dividida entre las dos provincias; una parte de las casas pertenece al municipio de Tremp.

Aragón & Cataluña. Provincias de Huesca & Lérida. Comarcas de la Ribagorza & el Pallars Jussà. Puente de Montañana/Pont de Montanyana. Las casas de la izquierda están situadas en territorio aragonés. Las casas de la derecha están situadas en territorio catalán

Charlé animadamente con una simpatiquísima vecina del lugar que me indicó por dónde pasaba la línea de demarcación provincial y me relató algunas anécdotas en relación con este estado de cosas. Por ejemplo: los dueños de la casa que aparece a la derecha de la imagen inferior pagan la contribución en Tremp (Lérida). Si la puerta estuviera un metro más a la derecha, donde está el contador de la luz, pagarían la contribución en Puente de Montañana (Huesca). El problema es que entonces entrarían en la casa no por el recibidor, sino por el comedor. El camino que se va hacia el fondo por el centro de la instantánea es territorio catalán:

Aragón & Cataluña. Provincias de Huesca & Lérida. Comarcas de la Ribagorza & el Pallars Jussà. Puente de Montañana/Pont de Montanyana. Al fondo, por el centro de la imagen, Cataluña

La señora también me dijo que en nuestros días había bastante tensión social entre aragoneses y catalanes en Puente de Montañana. Me lo creo, porque hallé la siguiente pintada en un monolito ubicado en la entrada de la población a la altura del puente sobre el río Noguera Ribagorzana con una flecha indicadora de dirección y el despectivo término «polacos»:

Aragón & Cataluña. Provincias de Huesca & Lérida. Comarcas de la Ribagorza & el Pallars Jussà. Puente de Montañana/Pont de Montanyana. Monolito con la inscripción «→ polacos» a la entrada de la localidad de Puente de Montañana

Me da un poco de pena que anden así, porque en otro tiempo los hombres de Ribagorza, Pallars y Valle de Arán formaban parte de la misma Junta. Así les saludaba el rey Jaime I el Conquistador el 23 de julio de 1265:

Dilecto et fidelibus suis suprajuntario et universis hominibus de Benavarre et de Montaynana et de Arannio atque Trempo et de Almenari ac Tamarito et aliarum quarumlibet villarum et locorum junte de Rippacurcia et de Paillars. Salutem et gratiam.

Si uno sabe de qué va el cotarro, y creo estar bastante bien informado del asunto —perdón por la inmodestia—, chocan hasta los carteles. Cuando uno ingresa en la Comunidad de Aragón, la sucesión de paneles señalizadores de localización hacen referencia progresivamente a la comunidad, la provincia y la comarca. Una decisión impecablemente lógica desde la óptica de la geografía política, yendo sucesivamente del sistema más grande al más pequeño. Pruebas, entrando en Aragón desde el valle de Roncal en Navarra y bajando hacia Ansó:

1. Comunidad autónoma. Comunidad de Aragón:

Señal de localización S-550. Situación de límite de comunidad autónoma. Comunidad de Aragón

2. Provincia. Provincia de Huesca:

Señal de localización S-540. Situación de límite de provincia. Provincia de Huesca

3. Comarcalización de Aragón. Comarca de la Jacetania:

Señal de localización. Situación de límite de comarca. Comarca de la Jacetania

No se le puede poner un «pero». Los catalanes no lo hacen así. Pasan directamente a la comarca o a la comunidad autónoma, omitiendo la provincia:

Señal de localización S-520, de situación de punto característico de la vía (río Noguera Ribagorzana) y, detrás, de situación de límite de comarca (comarca del Pallars Jussà). Al otro lado del río aparece el panel de situación de límite de comunidad autónoma y de comarca, pero no de provincia

Señal de localización. Situación de límite de comarca. Comarca del Pallars Jussà (Cataluña)

Ignoro si tomando la carretera C-1311, más adelante aparece alguna señal de límite de provincia, pero sospecho que no (aunque no lo he comprobado). Conjeturo que la omisión de la provincia se debe a que la organización del territorio en provincias del siglo XIX articula la administración interior de este país que se llama España. Por ende, lo de la provincia trae aparejado «cierto tufo español centralizador», porque las actividades del Estado central se organizan con arreglo a la división provincial. Y si somos suficientemente pragmático-textualistas-posmodernos, podemos llegar a creernos que si algo no se menciona, ese algo no existe, ja, ja, ja. El mágico poder de las palabras. Porque he quitado el letrero, la provincia como unidad de organización del territorio y del Estado español ha desaparecido.

Todo esto trae origen de la Ley 30/2010, de 3 de agosto, de veguerías, emanada del Parlamento de Cataluña. La idea inicial era que siete veguerías (una jurisdicción administrativa catalana de ascendencia medieval) sustituyeran a las cuatro provincias contemporáneas: conceptual, estructural y funcionalmente, las veguerías catalanas serían equivalentes a las provincias españolas. Pero sucede que en la Constitución española (CE) aparecen veinticuatro alusiones a la ‘provincia’, y ninguna a la ‘veguería’, empezando por que la circunscripción electoral es la provincia (artículo 68 CE); continuando por que el Estado español se organiza territorialmente en municipios, en provincias y en comunidades autónomas (artículo 137 CE); siguiendo por que la alteración de los límites provinciales ha de ser aprobada por las Cortes Generales mediante ley orgánica (artículo 141 CE); &cétera. El Tribunal Constitucional ha dicho que tanto si la Generalidad de Cataluña crea veguerías como si no, la división provincial ha de subsistir (las denominaciones específicas tampoco se pueden tocar si no es por ley aprobada por las Cortes Generales). La Comunidad Autónoma de Cataluña sigue —por el momento— dividida en las cuatro provincias de siempre: Barcelona, Tarragona, Lérida y Gerona.

En el extremo, acabaríamos con el territorio catalán dividido a la vez en cuatro provincias desde la perspectiva de la división territorial del Estado español, y en siete veguerías desde la óptica de la organización territorial básica de la Generalitat de Catalunya (= división territorial autonómica). Eso, aparte de entidades locales menores, municipios, áreas metropolitanas, mancomunidades y comarcas. De esta manera, Igualada pertenecería a la provincia de Barcelona, pero no a la vegueria de Barcelona, sino a la vegueria de Catalunya Central; Tremp pertenecería a la provincia de Lérida, pero no a la vegueria de Lleida, sino a la vegueria de l’Alt Pirineu i Aran; y así. Estamos como estamos económicamente, y acabaríamos con cuatro diputaciones provinciales y siete consejos de veguería.

Estoy muy mayor para tanta «creatividad», tanto despropósito y tanto dispendio inútil de energía, dinero, esfuerzo y recursos humanos. Evidentemente, yo sigo el criterio aragonés —que es el racional y sensato jurídicamente en lo concerniente a provincias y comarcas—, no el catalán, de una enorme fertilidad en todo lo que se refiere a ir a la contra de la Constitución española.

A propósito: al hilo de examinar esto de las provincias y las veguerías, me he entretenido echando algunas cuentas de la vieja. Que cada cual saque sus conclusiones…

Relación comunidad autónoma/población/municipios
Comunidad autónoma Núm. de provincias/islas Población (1 enero 2016) Núm. de municipios Proporción (media)
Islas Baleares 4 1 134 657 67 16 935 habitantes/municipio
Valencia 3 4 932 906 542 9 101 habitantes/municipio
Cataluña 4 7 403 879 947 7 818 habitantes/municipio
Aragón 3 1 317 921 731 1 802 habitantes/municipio

En las Islas Baleares, ningún municipio tiene menos de 101 habitantes; en las provincias de Barcelona y Lérida, 11 + 11 municipios tienen menos de 101 habitantes; en la provincia de Castellón, 16 municipios tienen menos de 101 habitantes; en la provincia de Huesca, 20 municipios tienen menos de 101 habitantes y en la provincia de Teruel, ¡86 municipios! tienen menos de 101 habitantes.

La isla de Mallorca tiene 859 289 habitantes distribuidos en 55 municipios; la provincia de Tarragona tiene 795 101 habitantes distribuidos en 184 municipios y la provincia de Gerona tiene 753 054 habitantes distribuidos en 221 municipios. La isla de Ibiza tiene 140 964 habitantes distribuidos en 5 municipios; la provincia de Teruel tiene 138 932 habitantes distribuidos en 236 municipios. Con estas cifras a la vista (facts & figures), a mí hay algo que me chirría, no sé. Me parece que, más que crear nuevas entidades locales, lo que habría que hacer es fusionar.

Los datos de población los he tomado del Instituto Nacional de Estadística: Nota de prensa de 30 de junio de 2016. El número de municipios lo he consultado en el Registro de Entidades Locales de la Secretaría de Estado de Administraciones Públicas.

 

Montañana

La villa de Montañana se halla en la orilla derecha del Noguera-Ribagorzana, entre los barrancos de San Juan y San Miguel, a escasos dos kilómetros al noroeste de Puente de Montañana, a cuyo término municipal pertenece.

Por Decreto 262/2003 de 30 de septiembre, del Gobierno de Aragón, (Boletín Oficial de Aragón núm. 124 [15 de octubre de 2003], 10628-10633), se declara Bien de Interés Cultural (BIC), en la figura de conjunto histórico, el conjunto urbano de la villa de Montañana, en la provincia de Huesca.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Montañana

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Montañana

 

Sopeira

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Sopeira. Entrada a la localidad

La villa de Sopeira ocupa el lateral oeste del embalse homónimo.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Sopeira. La villa en el lateral oeste del embalse de Sopeira

En Sopeira se emplaza el Monasterio (Iglesia) de Santa María de Alaón. Una ley universal reiteradamente comprobada es que los castillos y los monasterios siempre están ubicados en los mejores sitios. Desde luego, el lugar tiene mucho de locus amoenus. Hacía mucho calor, pero por allí corría una agradable brisa fresca. Me quedé un buen rato contemplando el paisaje.

Aragón. Comarca de la Ribagorza. Sopeira. Embalse de Sopeira. A la izquierda de la instantánea se divisa la torre de la Iglesia de Santa María de Alaón

El embalse de Sopeira es, en realidad, un contraembalse situado por debajo de la presa mayor de Escales. Ambos pantanos se comunican a través del pas d’Escales.

Según el IGN, el peñasco que se ve al fondo de la fotografía se llama Roc de Sant Cugat (= Piedra de San Cucufato); las elevaciones que hay a menor altura son els Tolls (al Oeste) y les Guitarres (al Este, derecha de la imagen). Creo que los aragoneses conocen como Roquedal de San Gervasio lo que los catalanes denominan Roc de Sant Cugat.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Sopeira. Embalse de Sopeira. Vista hacia la presa del contraembalse (SO)

 

Monasterio de Santa María de Alaón

El Decreto de 3 de junio de 1931 (Gaceta de Madrid núm. 155 [4 de junio de 1931], 1181-1185, p. 1183) declaró Monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional el Monasterio de Santa María de Alaón.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Sopeira. Monasterio de Santa María de Alaón

El Monasterio de Santa María de Alaón fue reorganizado por iniciativa del conde franco Bigo o Begón de Tolosa hacia el año 810. Dice Manuel Iglesias Costa (op. cit., p. 85) que está documentalmente probado que en el Monasterio de Santa María de Alaón «regían las disposiciones emanadas de los condes tolosanos desde Francia» desde los albores del siglo IX.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Sopeira. Monasterio de Santa María de Alaón. Portada

Cito de Manuel Iglesias Costa: El Monasterio de Alaón en Ribagorza. Huesca: Instituto de Estudios Altoaragoneses (Diputación de Huesca), 1990, p. 9:

Durante los siglos IX y X el monasterio fue centro promotor de la vida religiosa y cultural del país y colaboró en su organización social y política en conexión con los condes que dominaron el territorio: primero desde Tolosa y luego, cuando el país logró su autonomía, en la persona de condes propios.

La mitra de Urgel, a cuya jurisdicción eclesiástica perteneció la comarca antes de la erección de la sede ribagorzana de Roda de Isábena, según consta en un diploma extendido por Luis el Piadoso el año 839, confío el monasterio de Alaón el cuidado religioso del que entonces se denominaba el pago ripacurciense, […]

 

Presa de Escales

La Presa de Escales se sitúa a una altitud de 823 metros en el kilómetro 110 de la carretera N-230, junto al túnel número 8. El embalse se ubica entre los términos municipales de Sopeira y Tremp (provincias de Huesca y Lérida, respectivamente).

Aragón & Cataluña. Provincias de Huesca & Lérida. Comarcas de la Ribagorza & el Pallars Jussà. Términos municipales de Sopeira y Tremp. Río Noguera Ribagorzana. Presa de Escales (1956)

Aragón & Cataluña. Provincias de Huesca & Lérida. Comarcas de la Ribagorza & el Pallars Jussà. Términos municipales de Sopeira y Tremp. Río Noguera Ribagorzana. Presa de Escales (1956)

Aragón & Cataluña. Provincias de Huesca & Lérida. Comarcas de la Ribagorza & el Pallars Jussà. Términos municipales de Sopeira y Tremp. Río Noguera Ribagorzana. Presa de Escales (1956)

Se trata de una presa de gravedad que fue puesta en servicio en el año 1956. El volumen del embalse es de 157,90 hectómetros cúbicos. La altura sobre cimientos es de 125 metros y la longitud de coronación, de 200 metros.

Aragón & Cataluña. Provincias de Huesca & Lérida. Comarcas de la Ribagorza & el Pallars Jussà. Términos municipales de Sopeira y Tremp. Río Noguera Ribagorzana. Presa de Escales (1956)

Aragón & Cataluña. Provincias de Huesca & Lérida. Comarcas de la Ribagorza & el Pallars Jussà. Términos municipales de Sopeira y Tremp. Río Noguera Ribagorzana. Presa de Escales (1956)

La Presa de Escales y el contraembalse de Sopeira se comunican a través del pas d’Escales, una profunda garganta que el río Noguera Ribagorzana ha excavado en la roca, entre las montañas de Cunco (margen izquierda) y las Canteras (margen derecha):

Aragón & Cataluña. Provincias de Huesca & Lérida. Comarcas de la Ribagorza & el Pallars Jussà. Términos municipales de Sopeira y Tremp. Río Noguera Ribagorzana. Pas d’Escales

Anegadas por las aguas de la Presa de Escales se hallan, al norte del pantano, las ruinas del Monasterio de Santa María de Lavaix (siglo X).

 

Cataluña

Provincia de Lérida

Comarca de la Alta Ribagorza

Pont de Suert

Cataluña. Provincia de Lérida. Comarca de la Alta Ribagorza. Pont de Suert. Puente sobre el río Noguera Ribagorzana, que conecta el barrio de Aragón y el barrio antiguo

 

Aragón

Pago/Condado de Ribagorza

Comarca de la Ribagorza

Bonansa

La carretera comarcal A-1605, que sale a la izquierda de la N-260 (Eje pirenaico), conecta los municipios de Bonansa, Veracruz/Beranuy, Isábena, Lascuarre, Capella y Graus, a través del valle del río Isábena.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Bonansa

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Bonansa. Puerto de Bonansa (1380 metros de altitud)

Según el IGN, el puerto de Bonansa es un paso entre las Salimolas, al Nordeste y los Fajantes, al Sudoeste. Las elevaciones que se ven en la siguiente fotografía deben de ser los Fajantes:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Bonansa. El puerto de Bonansa también es denominado en catalán coll del Plano

 

Río Isábena y Pago de Ribagorza

Puente sobre el río Isábena entre los kilómetros 47 y 46 de la carretera comarcal A-1605, en un paraje conocido como el Llano/lo Plano, en el término municipal de Laspaúles/Laspaúls.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Laspaúles/Laspaúls. Valle del Isábena. Carretera comarcal A-1605, km 46-47. Puente sobre el río Isábena

Río Isábena desde el puente, aguas arriba:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Laspaúles/Laspaúls. Paraje del Llano/lo Plano. Río Isábena, aguas arriba

Vista panorámica del valle del Isábena hacia Oriente:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Laspaúles/Laspaúls. Paraje del Llano/lo Plano. Valle del Isábena hacia Oriente

En la siguiente imagen, vista panorámica del valle del Isábena hacia Occidente. La elevación que se contempla a la izquierda es Pegá. Manuel Iglesias Costa sostiene la hipótesis de que si el Monasterio de Santa María de Alaón era el centro de la vida religiosa del Pagus ripacurciense, el centro administrativo se hallaba en el desaparecido Castillo de Pegá, ubicado en esa prominencia sobre la margen izquierda del río Isábena. Este punto es el valle ripacurciense o ribagorzano por excelencia. Dicho de otro modo, aquí se halla el origen del Pago de Ribagorza medieval.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Laspaúles/Laspaúls. Paraje de El Llano. Valle del Isábena hacia Occidente, junto a la prominencia de Pegá

 

Monasterio de Santa María de Obarra

Siguiendo el cauce del río Isábena, la carretera comarcal A-1605 toma dirección sudsudoeste adentrándose en el congosto de Obarra o desfiladero de la Croqueta, en el núcleo de Calvera, término municipal de Veracruz/Beranuy. Se trata de una hoz o tajo profundo y estrecho por el que corre el Isábena a su paso entre las sierras de Artigacirera (Fontanals y Gabarret/Gavarret) y Ballabriga al Oeste, y Sis (Pegá, la Selva) al Este. A la salida del congosto o desfiladero, el Monasterio de Santa María de Obarra se emplaza en un ensanchamiento del valle del Isábena.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Municipio de Veracruz/Beranuy. Calvera. Congosto de Obarra o desfiladero de la Croqueta. Vista desde la vertiente sur

Congosto de Obarra o desfiladero de la Croqueta. Vista desde la vertiente sur, junto al Monasterio de Santa María de Obarra. A la izquierda, la Croqueta, perteneciente a la sierra de Ballabriga. A la derecha, la Cuasta, perteneciente a la sierra de Sis.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Municipio de Veracruz/Beranuy. Calvera. Congosto de Obarra o desfiladero de la Croqueta. Vista desde la vertiente sur

El Monasterio de Santa María de Obarra es visitable: hay un párking, una caseta de información turística, &cétera. Lo que pasa es que me lo encontré todo cerrado. El acceso al cenobio no se hace por la carretera, sino a través de un camino que salva el río Isábena por medio de un puente. Verjas, candado… great failure. Otra vez será. Tomé algunas fotos a distancia. El monasterio se esconde entre la densa vegetación.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Municipio de Veracruz/Beranuy. Calvera. Monasterio de Santa María de Obarra

El puente que salva el río Isábena es una reconstrucción moderna imitando el original de los siglos XIV-XV. Da el pego, porque presenta el característico perfil a dos vertientes medieval, la silueta conocida como lomo de asno:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Municipio de Veracruz/Beranuy. Calvera. Monasterio de Santa María de Obarra. Puente sobre el río Isábena

Pues es una lástima porque el Monasterio de Santa María de Obarra, junto con el de San Pedro de Siresa y el de Santa María de Alaón, pertenece al grupo de monasterios carolingios del siglo IX que articularon la vida religiosa de los cristianos asentados en el Pirineo aragonés tras la invasión musulmana. En un primer momento, el Monasterio de Obarra (al igual que el de Alaón) fue saqueado y destruido por los sarracenos. Fue restaurado y rehabilitado por los monjes de Santa María de Alaón con el objetivo de evangelizar y dar servicio religioso a la Ribagorza más noroccidental, la situada al noroeste del puerto de las Aras (= Super Aras). Esto es, desde esa misma montaña de Ballabriga. Se tiene constancia documental de que el Monasterio de Obarra estaba activo en el año 874. Hacia esa época, el Condado de Ribagorza comienza su vida independiente del Condado de Tolosa franco-carolingio. Dicho lo cual, las edificaciones que podemos contemplar en la actualidad son de estilo románico lombardo de los siglos XI y XII; no quedan restos de construcciones del periodo carolingio.

La «Iglesia de Ovarra» fue declarada Monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional por Decreto de 3 de junio de 1931 (Gaceta de Madrid núm. 155 [4 de junio de 1931], 1181-1185, p. 1183).

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Municipio de Veracruz/Beranuy. Calvera. Monasterio de Santa María de Obarra

 

Roda de Isábena

Por Real Decreto 1141/1988, de 30 de septiembre (Boletín Oficial del Estado núm. 239 [miércoles 5 de octubre de 1988], 29488) se declara Bien de Interés Cultural (BIC), con la categoría de conjunto histórico, Roda de Isábena, en el municipio de Isábena. La zona de protección incluye todo el núcleo con sus callejas, plazuelas y murallas. En el pasado Roda de Isábena fue ciudad, pero ahora es villa.

Próxima al río del que toma su apellido, Roda de Isábena fue capital y sede episcopal del Condado de la Ribagorza entre los siglos X y XII. Situado en lo alto de un promontorio, el cuidado núcleo urbano conserva su aspecto medieval. Destacan la plaza Mayor, el Palacio Abacial del siglo XVI y la antigua Ex-catedral de San Vicente Mártir, de origen Románico pero sometida a sucesivas reformas. Adosado al templo está el Claustro, en nuestros días un restaurante.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Isábena. Roda de Isábena. Calle Santa Ana y acceso a la plaza Mayor

Análogamente, por Real Orden de 18 de enero de 1924 (Gaceta de Madrid núm. 25 [25 de enero de 1924], 428-430), se declara Monumento Nacional la ex Catedral de Roda.

La primeras noticias de la consagración de un templo en Roda de Isábena datan del año 957, cuya erección fue impulsada por el conde Ramón II de Ribagorza para albergar una sede episcopal. No obstante, dicho templo primigenio debió de quedar destruido en alguna contienda con los sarracenos. El obispo Arnulfo promueve la construcción de un nuevo edificio, que quedó consagrado a mediados del siglo XI. La Sede de Roda está acreditada por infinidad de documentos que plenamente lo confirman, teniendo el templo honores y autoridad de catedral hasta que la sede episcopal fue trasladada a Lérida.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Isábena. Roda de Isábena. Iglesia Ex-catedral de San Vicente Mártir

Debido a la evolución histórica de la construcción su estilo es ecléctico, apreciándose elementos pertenecientes a diversas épocas. Por ejemplo, los arquillos y lesenas que decoran el ábside central, y los arquillos ciegos de los ábides secundarios —de menor diámetro y altura que el central—, son de influencia lombarda (Románico del siglo XI).

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Isábena. Roda de Isábena. Iglesia Ex-catedral de San Vicente Mártir

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Isábena. Roda de Isábena. Iglesia Ex-catedral de San Vicente Mártir. Pórtico

Detalle de la ornamentación del intradós del arco del pórtico con bolas jacetanas (qué me gustan a mí las bolicas esas):

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Isábena. Roda de Isábena. Iglesia Ex-catedral de San Vicente Mártir. Pórtico. Detalle de la ornamentación

La portada es del siglo XII. Las dos hojas de la puerta del templo son un delicado trabajo de carpintería mudéjar del siglo XIII que conserva los herrajes originales.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Isábena. Roda de Isábena. Iglesia Ex-catedral de San Vicente Mártir. Portada

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Isábena. Roda de Isábena. Iglesia Ex-catedral de San Vicente Mártir. Portada

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Isábena. Roda de Isábena. Claustro de la Iglesia Ex-catedral de San Vicente Mártir

El claustro es de forma rectangular o quizá trapezoidal, con columnas que presentan capiteles labrados con gran sencillez y elegancia, empleando elementos de la fauna y la flora. En la siguiente fotografía se observa la imposta abilletada (taqueado jaqués o ajedrezado) que rodea el claustro.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Isábena. Roda de Isábena. Iglesia Ex-catedral de San Vicente Mártir. Claustro. Línea de imposta abilletada

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Isábena. Roda de Isábena. Palacio del Prior (construcción encargada en el año 1525)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Isábena. Roda de Isábena. Palacio del Prior (construcción encargada en el año 1525)

 

Sierra de Pano

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Sierra de Pano desde el mirador de Mal Terrero. En el centro de la imagen, el embalse del Grado I

 

Templo Budista Dag Shang Kagyu

Como es bien sabido, a tenor de lo dispuesto en el artículo 16 de la Constitución española, se garantiza la libertad religiosa y de culto de los individuos y las comunidades (art. 16.1) y ninguna confesión tiene carácter estatal (art. 16.3).

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Sierra de Pano. Panillo. Templo budista Dag Shang Kagyu

En mi opinión y desde una perspectiva histórica, España ha sido el segundo país más católico del mundo. No diré el primero porque la cabeza de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana está, pues eso, en Roma. Es que si no, sería la Iglesia Católica, Apostólica y Madrileña. (Nota bene: el Estado de la Ciudad del Vaticano es una teocracia en segunda acepción, porque la autoridad política es ejercida directamente por un poder religioso. El Papa es a la vez cabeza de la Iglesia Católica y jefe del Estado).

Érase una vez que había un matrimonio judío constituido por los esposos José y María. María concibió un hijo por obra del Espíritu Santo, al que dio a luz en Belén. Belén está en Judea (Cisjordania); en aquel tiempo reinaba en Judea Herodes I el Grande en calidad de vasallo de Roma. El hijo de María fue conocido por diversos nombres: Jesús, Cristo, Jesucristo, Emanuel, Mesías, Hijo de Dios, Jesús Nazareno, Hijo del Altísimo, Cordero de Dios, Rabbí, Maestro, Rey de Israel, Hijo del hombre y muchos más. Con él empezó el cristianismo.

Jesús escogió, uno a uno y sucesivamente, a doce discípulos quienes le acompañaron hasta sus últimos momentos y compartieron con él la última cena de su vida. Estos doce discípulos fueron los doce apóstoles primigenios. Le salieron once buenos y uno rana, suele suceder. Yo también he tenido algunos aprendices o estudiantes que… tela marinera.

En orden de elección, el primero fue Simón Pedro, piedra sobre la que Jesús edificó su Iglesia. Pedro fue el primer obispo de Roma. Allí murió martirizado; concretamente, en el circo de Nerón, emplazado en la colina Vaticana. Fue enterrado en el cementerio contiguo. La Basílica de San Pedro se erigió sobre ese cementerio. La tumba de san Pedro se encuentra en las grutas Vaticanas, bajo la basílica.

Si Simón Pedro ocupaba el número 1 en el ranking apostólico, el que ostentó el carné de socio número 2 fue Santiago el Mayor. Este tuvo cuarenta nombres: Jacob, Jacobo, Jaime, Iago, Yago, Yagüe, Tiago, Diego y otras variantes. Es el apóstol Santiago (= Sant Iago).

Imagen del apóstol Santiago del retablo del Monasterio de Siresa (siglo XV)

Imagen del apóstol Santiago del retablo del Monasterio de Siresa (siglo XV)

Según la tradición oral, el número 2 de la nómina apostólica —la antigüedad es un mérito— se cogió un barco y se vino a predicar el cristianismo a Hispania en torno al año 33 de nuestra era. Atravesando el Mediterráneo hacia Poniente, arribó al estrecho de Gibraltar tras un viaje de más de 3 700 kilómetros. Lo primero que hizo fue consagrar el Templo de Melgart o de Hércules a san Pedro. El Templo de Melgart o de Hércules estaba situado en el extremo sur del gaditano islote de Herákleion (Sancti-Petri) y dedicado al dios púnico Melgart o al héroe romano Hércules.

Ubicación del Templo de Melgart o de Hércules (ruinas púnicas) en el extremo sur del Islote de Sancti-Petri. Mapa tomado de: Cartografía © Instituto Geográfico Nacional de España

Ubicación del Templo de Melgart o de Hércules (ruinas púnicas) en el extremo sur del Islote de Sancti-Petri. Mapa tomado de: Cartografía © Instituto Geográfico Nacional de España

Dependiendo del relato legendario, el apóstol Santiago entró en Hispania, ya por Galicia, ya por Tarragona, ya por Cartagena. Sus primeros discípulos fueron los siete varones apostólicos, ordenados por San Pablo y San Pedro en Roma. Torcuato fue el primer obispo de Guadix y de España (hacia el año 47 de nuestra era); Indalecio, primer obispo de Pechina-Almería; Eufrasio, primer obispo de Andújar-Jaen; &cétera. (Reinando Felipe IV, el 21 de febrero de 1630 el papa Urbano VIII declaró el patronato único de España en favor de Santiago Zebedeo [= Santiago el Mayor]).

Como quiera que sea, y siguiendo siempre la fantástica tradición, la madrugada del 2 de enero del año 40 de nuestra era andaba el apóstol Santiago y quizá los siete varones apostólicos a orillas del río Ebro por la romana Caesaraugusta (Zaragoza) cuando se les apareció la Virgen María en cuerpo y alma. Como testimonio de su visita, la Virgen dejó una columna de jaspe de recuerdo (= el Pilar de Zaragoza). Se cuenta que Santiago y, tal vez, los siete primeros convertidos al cristianismo de Hispania erigieron una capilla para albergar dicha columna de 1,67 metros de altura y 25 centímetros de diámetro. Esa capilla está en el origen de la actual Catedral-Basílica Menor de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza. Se supone que la columna ha permanecido exactamente en el mismo lugar en los últimos dos milenios. El quid no es debatir cuestiones históricas, sino colegir que el cristianismo arraigó en Hispania —y, particularmente, en Aragón— desde el principio de los tiempos.

Como la libertad religiosa y de culto, y la aconfesionalidad del Estado no han sido las políticas más frecuentes por aquí durante estos dos últimos milenios, hubo sus más y sus menos y sus tensioncillas con el cristianismo. Las persecuciones a los cristianos comenzaron desde el primer momento: los judíos detenían a los cristianos por herejes. El discurso de san Esteban ante el Sanedrín acabó con su lapidación por blasfemia, convirtiéndole en el primer mártir del cristianismo (hacia el año 37 después de Cristo).

San Esteban es artísticamente representado con tres piedras y la palma del martirio en recuerdo de su lapidación por los judíos en los inicios del cristianismo

San Esteban es artísticamente representado con tres piedras y la palma del martirio en recuerdo de su lapidación por los judíos en los inicios del cristianismo

Pero, bueno: el statu quo fue mejorando progresivamente para los cristianos. En 313, el emperador romano Constantino I el Grande dictó la libertad religiosa y de culto por medio del Edicto de Milán o Edicto de Tolerancia del Cristianismo (Milán, año 313). En Hispania se celebró el primer concilio plenario («nacional»), el conocido como Concilio de Illiberris o Elvira (Granada), en una fecha incierta comprendida entre los últimos años del siglo III (hacia el 295) y el 313. Concurrieron representantes de todas las comunidades cristianas de Hispania (19 obispos y 26 presbíteros). Valerio, obispo de Caesaraugusta, estuvo presente en este primer sínodo.

Con el transcurso del tiempo, el cristianismo acabó imponiéndose y el emperador romano Flavio Teodosio o Teodosio I convirtió el cristianismo niceno o catolicismo en religión oficial del Imperio romano dictando el Edicto de Tesalónica (27 de febrero de 380).

Con la llegada de los visigodos a Hispania, se produjeron algunos conflictos religiosos entre el arrianismo (declarado herejía por el Primer Concilio Ecuménico de Nicea en el año 325) y el catolicismo hispano-romano. La controversia se solucionó cuando el rey visigodo Recaredo I convocó el Tercer Concilio de Toledo (8 de mayo de 589), abjuró del arrianismo y se convirtió al catolicismo. Hispania volvió a ser oficialmente católica.

Resultado de la diáspora de Palestina, la presencia hebrea en la Península se remonta al siglo II de nuestra era. Con el rey godo Sisebuto (612-621) comienza la primera persecución seria de los judíos en la Hispania visigoda: o conversión, o expulsión. Recesvinto (653-672) aprobó nuevas leyes antijudías. Ervigio (680-687) se propuso extirpar de raíz «la peste judaica». Égica (687-702) determinó la confiscación de todos sus bienes y su esclavitud perpetua.

La invasión agarena de 711 evolucionó de conquista por los recursos a guerra de religión: cristianos vs. musulmanes, más un número indeterminado de comunidades hispanojudías circulando por ahí. Ya muy avanzada la Reconquista, en 1391 tiene lugar un pogromo o revuelta antijudía que, desde Sevilla, se propaga por toda la Península. Las matanzas de judíos se extendieron por la Corona de Castilla (Sevilla, Écija, Córdoba, Jaén, Úbeda, Baeza, Ciudad Real, Toledo, Madrid, Cuenca, Burgos, Logroño, &cétera) y por la de Aragón (Valencia, Barcelona, Lérida, Mallorca, &cétera). Los judíos que no fueron asesinados, fueron obligados a convertirse al catolicismo; y las sinagogas se transformaron en iglesias o conventos. Entre muertes, huidas y conversiones forzosas, la comunidad judía de la península ibérica quedó muy diezmada.

Mas el asunto no acabó aquí, porque empezó a sospecharse que las conversiones eran de cara a la galería, pero los judeoconversos o cristianos nuevos, aun fingiendo cristianismo, seguían hablando hebreo en la intimidad y continuaban judaizando (fueron motejados despectivamente de marranos o xuetes). Hay que recalcar que los criptojudíos hacían cosas tan horribles, detestables y merecedoras de la muerte en la hoguera como: no comer carne de cerdo en la tierra del jamón ibérico, ir a misa los sábados en vez de los domingos, elaborar tortas cenceñas de la Mancha (pan ácimo) en vez de pan con levadura y circuncidar a sus hijos varones; no puedo imaginar costumbres más monstruosas, sobre todo lo de las tortas cenceñas y las tortillas mexicanas. Y lo del jamón, con lo bueno que está, tampoco tiene un pase. (Lo del pellejo sí que me da como cosilla de pensarlo, pero como el ritual se lleva a cabo a los ocho días del nacimiento, de mayores los judíos no se acuerdan). Todo ello tuvo consecuencias ulteriores.

La reconquista acabó con la toma de Granada el 2 de enero de 1492. El Reino nazarí de Granada fue el último estado islámico de la península ibérica. El hispano-setabense papa Alejandro VI, miembro de la conocida familia noble aragonesa-valenciana de los Borja o Borgia, concedió el título de Reyes Católicos a los esposos y reyes Isabel I de Castilla & Fernado II de Aragón, así como a sus descendientes, por la bula Si convenit en 1496. Poco después, el papa León X confirmó y perfeccionó el título de Rey Católico al rey Carlos I de España por la bula Pacificus et aeternus Rex el 1.º de abril de 1517. Los actuales reyes de España siguen ostentando ese título.

Haciendo honor a su título, Sus Católicas Majestades fundaron el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición en 1478 (aunque la Inquisición se había implantado en la Corona aragonesa tiempo antes bajo el reinado de Jaime I el Conquistador). A partir de un proyecto de Tomás de Torquemada, inquisidor general, los Reyes Católicos firmaron los Edictos de Granada en 1492 por los que se expulsaba definitivamente a los judíos (= a quienes profesaran la religión hebrea) de las Coronas de Castilla y Aragón si no se convertían al cristianismo. Las comunidades de sefardíes o sefarditas traen origen de esta expulsión. Por cierto: recientemente, la Ley 12/2015 (Boletín Oficial del Estado núm. 151 [jueves 25 de junio de 2015], 52557-52564) ha establecido la posibilidad de conceder, por carta de naturaleza, la nacionalidad española a los hijos de Sefarad en los que concurran determinadas circunstancias.

Retrato de fray Tomás de Torquemada, confesor personal de los Reyes Católicos e inquisidor general

Retrato de fray Tomás de Torquemada, confesor personal de los Reyes Católicos e inquisidor general

A los mudéjares de la península les fue por el estilo. Por la Pragmática de conversión forzosa (1502), se daba a elegir a los musulmanes sometidos a la Corona de Castilla (mudéjares) entre bautismo o exilio. Los mudéjares que optaron por la conversión devinieron en moriscos, y aquellos que no aceptaron el bautismo iniciaron su diáspora. Carlos I actuó de modo análogo con los mudéjares de la Corona de Aragón el 8 de diciembre de 1525. Al igual que los judíos, los moriscos también hacían cosas espantosas. A continuación, una muestra al azar de sus espeluznantes costumbres: no comer cerdo (y dale, qué manía), cocinar con aceite de oliva (ejem), tocar música por la noche (el Auditorio Nacional programa conciertos a las 22:30), bailar la zambra (¡el opus 55 de Joaquín Turina a la hoguera!), ingerir cuscús y comer sentados en el suelo. La catequización y asimilación religiosa de los moriscos fue un fracaso y, además, se medio aliaron con los piratas berberiscos y otomanos durante las guerras del siglo XVI. Tras la rebelión de las Alpujarras, la convivencia entre cristianos viejos y moriscos se hizo imposible. El asunto acabó con la expulsión de los moriscos decretada por Felipe III a principios del siglo XVII.

A todo esto, empezó en la Alemania del siglo XVI la Reforma Protestante promovida por Martín Lutero. La respuesta de la Iglesia Católica contra la Reforma Protestante fue la Contrarreforma. Siendo el rey Carlos I de España simultáneamente emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (como Carlos V), el asuntillo de Martín Lutero le repercutió de lleno. En la Dieta de Worms, Carlos V llamó a capítulo a Martín Lutero, pero este siguió en sus trece. El Edicto de Worms (1521) declaró a Lutero hereje, oficializándose la ruptura entre el luteranismo y el catolicismo. Todo ello derivó en la primera guerra de religión entre luteranos y católicos, la guerra de Esmalcalda (Alemania, 1546-1547). Al frente del ejército católico que luchaba contra la herejía estaba el duque de Alba, hombre de confianza de Carlos V: ya tenemos a España convertida en «martillo de herejes, luz de Trento, espada de Roma». A esa siguió la guerra de los Ochenta Años, entre los protestantes calvinistas de los Países Bajos y Felipe II. Hubo más, como la guerra de los Treinta Años con Felipe III; bien que en esas guerras se embrollaron asuntos religiosos y muchas cuestiones políticas (a río revuelto…).

Para mi gusto, la situación culmina en época contemporánea con la Constitución española de 1812. La liberal Constitución de Cádiz dice así en capítulo II, artículo 12:

La Religion de la Nacion española es y será perpetuamente la católica, apostólica, romana, única verdadera. La Nacion la protege por leyes sabias y justas, y prohibe el exercicio de qualquier otra.

O sea: ser español ≡ ser católico, apostólico y romano, y no practicar ninguna otra religión.

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Sierra de Pano. Panillo. Templo budista Dag Shang Kagyu

Pues sí, algo parece haber cambiado en los últimos tiempos. La Ley Orgánica 7/1980, de 5 de julio, de Libertad Religiosa (Boletín Oficial del Estado núm. 177 [24 de julio de 1980]) establece el derecho de toda persona a profesar las creencias religiosas que libremente elija o no profesar ninguna; a manifestar libremente sus propias creencias religiosas, la ausencia de las mismas o abstenerse de declarar sobre ellas; a practicar actos de culto, recibir e impartir enseñanza e información religiosa, reunirse o manifestarse públicamente con fines religiosos y desarrollar comunitariamente actividades religiosas. Es decir, ser español ≡ ser lo que te dé la gana: creyente, agnóstico o ateo; católico —practicante o no—, budista o profesar el jediismo; &cétera. En resumen: respeto para quien tenga creencias religiosas y respeto para quien no las tenga.

Pues aquí está la manifestación pública de religiones alternativas a la católica. La verdad es que uno no espera encontrarse un templo budista en la oscense sierra de Pano, pero helo ahí:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Sierra de Pano. Panillo. Templo budista Dag Shang Kagyu

 

Castillo de Panillo (Pano)
Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Castillo de Panillo (Pano)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Castillo de Panillo (Pano)

Ruinas del Castillo de Panillo o Pano, del siglo XI:

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Castillo de Panillo (Pano)

Aragón. Provincia de Huesca. Comarca de la Ribagorza. Graus. Castillo de Panillo (Pano)

 

Sucesos clásicos de mis viajes en moto veraniegos

No hay viaje en moto veraniego en el que no me pique algún insecto ponzoñoso, ya avispa, ya abeja. En esta ocasión, me tocó abeja melífera. Estoy seguro de que era una abeja melífera porque la muy suicida se dejó insertado su aguijón en mi carne, y su abdomen con él. Debió de morir en pocos minutos. Esa abeja, o bien era psicótica paranoide, o bien era estúpida, porque 1) yo no estaba amenazando su colonia y 2) hay un problema con las abejas melíferas del cual soy consciente (salvemos a las abejas). Si se hubiera estado quietecita, la habría ayudado a salir, como hice con otra que también se me coló en el interior de la chaqueta. (Vas notando el bicho moviéndose ahí por tu cuerpo, ja, ja, ja). Pero, bueno, no estoy totalmente convencido que se puedan utilizar con propiedad categorías psicológicas con insectos cuyo sistema nervioso da para lo que da.

Uno de los sucesos clásicos de mis viajes en moto veraniegos: picadura de abeja

Siempre me pican conduciendo. Se me meten por dentro de la chaqueta —gran parte del recorrido se desarrollaba en plena naturaleza— y, ¡zas!, picotazo que te crió. Con mi estoicismo habitual, me aguanto (despeñarse por un barranco no es el plan más atractivo del mundo, sobre todo si no mueres y quedas hecho una piltrafa) y me detengo como puedo; se impone una controlada parada de emergencia. Ese aguijón me lo tuve que quitar con los dedos porque no llevaba pinzas ni nada, así que yo mismo me inoculé el veneno restante toqueteando el ganglio del aguijón. Esta repetida circunstancia me ha permitido comprobar empíricamente de forma reiterada que no soy alérgico ni hay riesgo de anafilaxia. Lo mire por donde lo mire, no le veo más que ventajas.

Insertado en mi carne, aguijón y abdomen de la abeja

Y, tachán, mis invitadas de todos los veranos: las consabidas flictenas en los metacarpios del anular y el meñique de la mano derecha, resultado de pasarte horas y horas dando gas. Tengo la goma del puño del acelerador gastada como el pedernal de un mechero antiguo. Y eso que en todos los guantes de motociclista los fabricantes ponen protecciones en ese sitio precisamente… en fin, gajes del motorismo. Sarna con gusto…

Mis viejas amigas, las consabidas flictenas de los viajes en moto veraniegos

Por último, tuve la correspondiente pitada del avisador del reposapiés. Al elefante de Metzeler no le gustó que rodara por encima de él. Uno empieza a enlazar curvas, a tumbar y…

Al elefante de Metzeler no le gusta que rueden por encima de él

 

Este artículo ha sido leído

147

veces. Gracias por el interés

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA *