EXTREMADURA (diciembre de 2014 & agosto de 2016)

A finales de agosto de 2016 he visitado un par de días a mi salmantino-placentino y mortífero amigo el Dr. Martín. Mi amigo Javier Martín López es salmantino por nacimiento y placentino por arraigo. Bien que en la actualidad reside en la ciudad de Valencia por motivos laborales, sus padres están afincados en la puerta del valle del Jerte, y Javier sigue teniendo a algunos de sus amigos de toda la vida allí; la patria chica tira. Dándose cósmicas coincidencias de fechas y vacaciones, y pintada alopécica la ocasión, Javier & family tuvieron la amabilidad de invitarme a su extremeño terruño.

Ingresando en la Comunidad de Extremadura, provincia de Cáceres, por el puerto de Tornavacas y el valle del Jerte

Ingresando en la Comunidad de Extremadura, provincia de Cáceres, por el puerto de Tornavacas y el valle del Jerte

Este viaje y su correspondiente post es continuación de otro realizado en Navidades de 2014. En esta entrada de mi ciberbitácora aparecen imágenes tomadas tanto durante aquella como a lo largo de esta visita. Ha de ponerse de relieve que la Comunidad Autónoma de Extremadura tiene tres lugares inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial: la Ciudad vieja de Cáceres (1986), el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe (1993) y el Conjunto arqueológico de Mérida (1993). Por salpicar con algunas cifras, Plasencia tiene ocho Bienes de Interés Cultural (BIC); Trujillo, nueve; Cáceres, veintisiete; y Mérida, veintiocho. A eso se añade toda una red de Espacios Naturales Protegidos a la cabeza de la cual se sitúa el Parque Nacional de Monfragüe. En resumidas cuentas: si quieres conocer Extremadura medio enterándote, hay que invertir algo más que un ratito.

En la anterior quedada de diciembre de 2014, el Sr. Martín me hizo recorrer Trujillo y sus nueve BIC en cuarenta minutos de reloj y anocheciendo; ya no hablemos de los veintisiete BIC de la mundialmente patrimonial ciudad de Cáceres, contemplados de noche y en veintitrés minutos exactamente. Mérida: ¿tú la viste? Yo, tampoco. El Real Monasterio de Santa María de Guadalupe: ¿a quién diantre le puede interesar? Monfragüe: ¿eso qué es lo que es?

Si bien concedo que más o menos cumplió —sin exhaustividad, ¿puede haber algo peor?— con el Conjunto Histórico de Plasencia, las dos catedrales, la Iglesia y Convento de los Dominicos (Convento de Santo Domingo o de San Vicente Ferrer), &cétera, e incluso se estiró con el Monasterio de San Jerónimo de Yuste, él sabe que no estuvo a la altura con Trujillo, Cáceres y resto del patrimonio natural y cultural cacereño y extremeño. Claro está, si no podemos confiar ni siquiera en la guía turística de los doctores locales, apaga y vámonos.

Javier Martín López posando en el interior de la Torre del Homenaje del Castillo de Monfragüe

Javier Martín López posando en el interior de la Torre del Homenaje del Castillo de Monfragüe

En defensa del Dr. Martín aduciré que en 2014 todavía no era doctor; por ende, podía permitirse ciertas licencias y superficialidades. No obstante, en la actualidad, investido como está de doctoral autoridad, el statu quo ha cambiado. Tanto el birrete laureado como la cátedra conllevan la identificación, documentación, investigación, preservación, protección, promoción, valorización, transmisión y revitalización de ese patrimonio en sus distintos aspectos. Por lo que nos atañe, en el contexto de la educación informal paseándonos por Extremadura. Y si bien hemos mejorado algo en esta ocasión (progresamos adecuadamente), no hará falta recordar que Extremadura tiene 256 BIC y una extensa red de áreas protegidas constituida por parques naturales, reservas naturales, monumentos naturales, paisajes protegidos, zonas de interés regional, corredores ecológicos y de biodiversidad, parques periurbanos de conservación y ocio, lugares de interés científico, &cetera, &cétera, &cétera, que diría Ortega y Gasset. Conque sospecho que aún no hemos resuelto la visita extremeña en toda su extensión y con la debida profundidad. Genial, porque así no tengo otra alternativa que volver a Extremadura muchas veces. Todo sea por culturizarse y el conocimiento científico. Y por entretenerse con los amigos.

 

Personas

La verdad es que yo voy a Extremadura principalmente a ver a mi amigo Javier, y lo de las visitas es secundario. Si las hacemos, bien; y si estamos de cañas en una terraza charlando, estupendo. En líneas generales, encuentro más fácil el trato con las piedras que con las personas, pero con Javi esta preferencia se invierte. Sin embargo, hay que advertir que Javier y algunos miembros de su familia, singularmente su madre, tienen mucho peligro.

Alicia, la madre de Javier, tiene mucho peligro porque es una estupenda cocinera. Ella va sacando cosas deliciosas (ora una crema de remolacha, ora unos rollos de berenjena rellena con gambón, ora una ensalada fría de pisto con cuscús, ora un salmorejo, ora un asado de pollo con verduras, ora…) elaboradas con materias de primera calidad y tú te las vas comiendo. Mas todos los actos de ingesta tienen adiposas consecuencias. Es como que tú estás en plena odisea y la madre de Javier entona sus gastronómicos cantos de sirena, y allá que te precipitas al abismo. Menos mal que luego nos pateamos la Tierra Extrema y algo se baja, que si no…

Javier también tiene mucho peligro por una razón distinta. En los últimos tiempos ha sustituido el saltarín taekuondo coreano, tradicional arte marcial en la que llegó a ceñir el cinturón negro, por el israelí kravmagá (literalmente, «lucha de contacto»). Para poner en juego sus nuevas técnicas, y como expresión del mucho afecto que nos profesamos, yo le apliqué diversos tipos de cálidos estrangulamientos y simpáticos apuñalamientos mientras él me luxaba la muñeca y los dedos cordialmente y sin piedad. Está fuerte, el tío; este fin de semana he dicho adiós a mi carrera de pianista en el Real Conservatorio. Con todo, tras ciertos análisis conjuntos sobre la belleza y la utilidad de las katanas, hemos decidido que para reforzar nuestros vínculos amistosos la próxima vez que nos veamos nos sacudiremos de lo lindo siguiendo la ortodoxia establecida en la venerable y decimonónica esgrima del palo. Yo ya he empezado a estudiarme el manual:

Liborio Vendrell y Eduart: Arte de Esgrimir el Palo. Vitoria: Tipografía de la viuda e hijos de Iturre, 1881

Liborio Vendrell y Eduart: Arte de Esgrimir el Palo. Vitoria: Tipografía de la viuda e hijos de Iturre, 1881

 

Patrimonio

El tenor del artículo 46 de la Constitución española es el siguiente: «Los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico de los pueblos de España y de los bienes que lo integran, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad. La ley penal sancionará los atentados contra este patrimonio». (El artículo 45 hace referencia al patrimonio natural).

Se entiende por patrimonio cultural español (noción opuesta a la de ‘patrimonio natural’) la colección de bienes, tanto tangibles como inmateriales (= tanto «bienes cosa» como «bienes actividad»), tanto muebles como inmuebles, tanto religiosos como seglares, sobre los que supervienen especiales valores históricos, artístico-estéticos, antropológicos, pedagógicos, arqueológicos, científicos, técnicos, económicos, &cétera, que hemos heredado de quienes nos precedieron en la piel de toro y que se supone hemos de proteger, conservar y transmitir a las generaciones que han de venir, pues coadyuvan a dotarnos de cierta identidad cultural específica (forjada en y condicionada por nuestro medio natural) y nos permiten conocer quiénes hemos sido colectivamente, además de contribuir a nuestra propia humanización.

Conforme a lo dicho, y a modo de ilustración, aportaré dos ejemplos: 1) el Teatro Romano de Mérida es un bien tangible inmueble seglar que prueba que Hispania fue provincia romana y que fuimos romanizados (aquí estoy yo redactando en un latín chapurreado. Si no hubiera sido romanizado, escribiría empleando el alfabeto fenicio o vaya usted a saber). 2) El canto de la Sibila mallorquín es una expresión musical y ritual religiosa introducida en toda Europa en la Edad Media que solo se ha conservado en España, prácticamente en su forma original, en la isla de Mallorca. Por este motivo, es un elemento declarado perteneciente al patrimonio cultural inmaterial español (y mundial).

A mí la expresión patrimonio cultural inmaterial no me gusta nada porque peca de idealismo, y yo soy materialista emergentista. En la Fiesta de los Patios de Córdoba hay casas con sus patios, macetas, plantas y flores; gente de carne y hueso, guitarras, cantaores y bailaores. Las plantas crecen y las personas envejecen de un año para otro. Todo parece bastante tangible y mudable, el asunto no se limita a un puro concepto abstracto (no es la Fiesta de los Silogismos Lógicos ni la Fiesta de los Logaritmos Neperianos). En el Canto de la Sibila de Mallorca hay niños, una iglesia, cirios, indumentaria especial, &cétera; todo parece bastante material, no es una mera idea. Creo que la diferencia clave entre estas clases de herencia cultural es que el patrimonio cultural material o tangible se refiere a objetos concretos (obras arquitectónicas, ruinas arqueológicas, jardines, esculturas, pinturas, incunables, &cétera) y el patrimonio cultural inmaterial versa principalmente sobre ciertos procesos (fiestas, rituales, costumbres, instituciones sociales…) que llevan a cabo grupos de personas determinados, o se realizan en contextos espaciales o temporales específicos. Para lo cual, hay que manejar la distinción entre ‘objeto’ y ‘proceso’. Piedras o personas. Ahí lo dejo.

 

Piedras

Durante muchos siglos, la sociedad tenía escasa conciencia histórico-arquitectónica; se guiaba por consideraciones de orden práctico y poco más. Por esta razón, los edificios eran demolidos y sus mismas piedras se reutilizaban una y otra vez para levantar nuevas construcciones (comprensible, informados de que el metro cúbico de muro de sillería granítica sale a 758,41 € sin poner, solo la piedra). Asimismo, el patrimonio cultural ha sido secularmente agredido por fenómenos naturales como terremotos o polución, o por fenómenos antrópicos como guerras, desamortizaciones, expolios, robos y vandalismo, por citar una muestra al azar de posibles daños y menoscabos. La fundación de la Real Academia de la Historia por Felipe V el 17 de junio de 1738 y la instauración de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando por Fernando VI el 12 de abril de 1752 suponen un cambio de actitud respecto a la cuestión de las piedras.

Bien que existen antecedentes en los siglos XVIII y XIX, las políticas de protección del patrimonio cultural son cosa de principios del siglo XX sobre todo (lo del ecologismo y la protección del patrimonio natural es más tardío aún), y van de la mano de la creación del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, del que dependía la Dirección General de Bellas Artes. La protección del patrimonio cultural comenzó con el establecimiento de normativa relacionada con el régimen y servicio de Bibliotecas, Archivos y Museos del Estado (1901), prosiguió con la regulación de las excavaciones y la conservación de ruinas y antigüedades (1911), continuó con la reglamentación sobre exportación y enajenación de objetos artísticos, así como sobre protección, conservación y acrecentamiento de la riqueza artística (década de los veinte del siglo XX), y se sistematizó con la Ley relativa al Patrimonio Artístico Nacional de 13 de mayo de 1933 (Gaceta de Madrid núm. 145 [jueves, 25 de mayo de 1933], 1393-1399).

Dos años antes, y de resultas del Real Decreto-ley de 9 de agosto de 1926, sobre protección, conservación y acrecentamiento de la riqueza artística («Decreto Callejo»), el Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes declaró como Monumentos histórico-artísticos pertenecientes al Tesoro Artístico Nacional un extenso catálogo de bienes inmuebles ordenados por provincias. Este es el famoso Decreto de 3 de Junio de 1931 (Gaceta de Madrid núm. 155 [4 de junio de 1931], 1181-1185). Y ese catálogo es la base de las «piedras» más que centenarias trabajadas por el hombre que yo suelo interesarme por conocer. Pues si ya eran de interés artístico, arqueológico, paleontológico o histórico en la década de los treinta del siglo XX, tanto más relevantes son en el siglo XXI. Puesto que el tiempo de visita es limitado, hay que seleccionar; no se puede ver todo. Y, por cuanto mi sociedad ya ha emitido un juicio cultural experto sobre las edificaciones que merecen ser protegidas y conservadas, tirando de ese y otros listados uno tiene la seguridad de que medio acierta y de que ha contemplado lo más conspicuo de un lugar, hablando histórica y arquitectónicamente. Porque daría un poco de pena un diálogo de estas características:

—He estado de vacaciones en la ciudad de Agra, en la India.
—¿Y cómo resultó la contemplación del Taj Mahal?
—¿Eso qué es? Vi un espectáculo de danza bollywoodiense.

Una idea que subyace en el conjunto de la normativa jurídica citada anteriormente es que toda la riqueza artística e histórica del país, sea quien fuere su dueño, constituye el tesoro cultural de la nación española (una sofisticada versión del dicho popular lo que hay en España es de los españoles). Empero, con el transcurso del tiempo y en lo tocante a ciertos bienes, el sujeto se ha extendido a toda la humanidad. La Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco identifica parte de los bienes inestimables e irremplazables de las naciones cuya destrucción supondría, por su incalculable valor natural o cultural, una pérdida invaluable para la humanidad entera. De estos, Extremadura tiene tres. Esta vez el doctor Martín ha respetado mi inelienable derecho humano y constitucional de acceso a la Cultura y a deleitarme con bienes culturales que constituyen un ejemplo eminentemente representativo de conjuntos arquitectónicos pertenecientes a periodos significativos de la historia humana, los cuales aportan un testimonio excepcional sobre las civilizaciones y tradiciones culturales que sobre esta tierra de conejos han sido. Además de eso, también disfrutamos de la naturaleza: vimos un cervatillo, muchos buitres leonados, un puñado de ríos, bosques y dehesas, y más piedras (ígneas plutónicas como el granito y metamórficas como la pizarra). Pero no adelantemos acontecimientos y, como diría Jack el Destripador, vayamos por partes.

 

Provincia de Cáceres

Ciudad de Trujillo

La insigne y muy heroica ciudad de Trujillo pertenece a la asociación Los pueblos más bonitos de España.

Trujillos hay unos cuantos en América: Colombia, Honduras, Perú y Venezuela. Pero el Trujillo primigenio es el de la provincia de Cáceres. Javier me contó que, en Plasencia, los yanquis preguntan cómo se llega a /Trujaiou/, articulando el nombre como cuando pronuncian Ohio (/oʊˈhaɪ.oʊ/, /Oujaiou/), ja, ja, ja.

Si pones «Trujillo» en el motor de búsqueda de Google, salen más de noventa millones de resultados. Sin duda, hay documentados resúmenes de la geografía y la historia de Trujillo. Yo solo señalaré aquí dos cosas más raras, relacionadas con asuntos de mi interés (historia de la educación y de las comunicaciones). La primera escuela de primeras letras, fundada por la Real Sociedad Económica de Trujillo, se inauguró el 6 de julio de 1801, tomando posesión de la misma el maestro Francisco Díaz. La carretera realizada con técnica moderna de Trujillo a Cáceres (en nuestros días N-521) se subastó en abril de 1847. La carretera de Plasencia a Trujillo, por la que Javier y yo nos desplazamos, también está documentada en el siglo XIX. La primera estación telegráfica se abrió el 1.º de junio de 1857.

 

Castillo

El Castillo de Trujillo fue declarado Monumento arquitectónico-artístico por Real Orden de 7 de abril de 1925 (Gaceta de Madrid núm. 108 [18 de abril de 1925], 367).

Extremadura. Provincia de Cáceres. Trujillo. Castillo. Lienzo sur (plaza del Castillo)

Extremadura. Provincia de Cáceres. Trujillo. Castillo. Lienzo sur (plaza del Castillo)

El Castillo de Trujillo es un importante ejemplar de la arquitectura militar de la Edad Media, lo que le hizo merecedor de una especial protección y conservación en una fecha tan temprana como 1925. La motivación que impulsó su declaración como Monumento arquitectónico-artístico fue evitar su derribo, deterioro o desfiguración.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Trujillo. Castillo. Lienzo sur (plaza del Castillo)

Extremadura. Provincia de Cáceres. Trujillo. Castillo. Lienzo sur (plaza del Castillo)

Extremadura. Provincia de Cáceres. Trujillo. Castillo. Vista desde el sudoeste

Extremadura. Provincia de Cáceres. Trujillo. Castillo. Vista desde el sudoeste

Extremadura. Provincia de Cáceres. Trujillo. Castillo. Lienzo sudoeste

Extremadura. Provincia de Cáceres. Trujillo. Castillo. Lienzo sudoeste

Extremadura. Provincia de Cáceres. Trujillo. Castillo. Lienzo noroeste

Extremadura. Provincia de Cáceres. Trujillo. Castillo. Lienzo noroeste

 

Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor

Por Decreto de 27 de Julio de 1943 se declara Monumento histórico-artístico la Iglesia de Santa María la Mayor, de Trujillo (Boletín Oficial del Estado núm. 215 [3 de agosto de 1943], 7552).

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia de Santamaríatodojunto la Mayor (siglos XIII-XVI), monumento nacional

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia de Santamaríatodojunto la Mayor (siglos XIII-XVI), monumento nacional

La Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor de Trujillo (Cáceres) es la más antigua y preeminente de las parroquias y conventos de la ciudad que fuera cuna de los conquistadores. Es, asimismo, la segunda más importante de toda la Diócesis de Plasencia tras las catedrales. Sus restos del periodo de transición del románico al gótico testimonian que hubo de construirse poco después de reconquistada definitivamente la ciudad, hecho acaecido el 25 de enero de 1232 (Fernando III el Santo).

La iglesia que contemplamos hoy responde a diversas etapas constructivas. Del primitivo templo románico del siglo XIII (ca. 1270) subsisten la Torre Julia o Juliana y el ábside. Sobre este templo románico se reedificó un templo tardogótico.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Interior

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Interior

El aspecto de la edificación es de iglesia de salón escalonada con planta rectangular de tres naves de tres tramos y ábside poligonal con portadas al Poniente y al Sur, y torres a los pies y la cabecera. La nave central es ligeramente más alta que las laterales (= escalonada, pero no se abren vanos de iluminación directa en la nave central. Es decir, no tiene claristorio).

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Interior. Nave central y Altar Mayor

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Interior. Nave central y Altar Mayor

El Retablo Mayor es obra del salmantino Fernando Gallego (1440-1507), uno de los máximos exponentes de la pintura castellana del siglo XV. El retablo se pintó hacia 1480.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Interior. Nave central y Altar Mayor

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Interior. Nave central y Altar Mayor

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Interior. Tres tramos de bóveda estrellada (gótico tardío)

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Interior. Tres tramos de bóveda estrellada (gótico tardío)

En la siguiente imagen, a la izquierda, la Torre Vieja, Julia o Juliana, situada hacia el Oriente, junto a la cabecera de la iglesia. A la derecha, la Torre Nueva (actual campanario), situada hacia el Occidente, en los pies del templo.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Torres

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Torres

Imafronte. Portada principal.—Orientada hacia Poniente, la fachada de los pies, sobria y recia, se divide en tres calles. En la calle central figura la puerta principal, con vano abocinado sin tímpano de seis arcos apuntados que componen un guardapolvo o chambrana y cinco arquivoltas en degradación. Corona el conjunto un rosetón adornado con siete círculos tangentes, y lo enmarca un alfiz que nace en el suelo, segmentado con líneas de imposta voladizas.

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Portada principal, a los pies del templo

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Portada principal, a los pies del templo

Portada lateral.—Análoga es la puerta que da a la fachada meridional. Se abre bajo un gran ventanal.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Torre Juliana. Fachada sur. Puerta bajo ventanal

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Torre Juliana. Fachada sur. Puerta bajo ventanal

Torre Vieja, Julia o Juliana.—Es pieza importantísima la llamada Torre Vieja, Julia o Juliana. Recibe este nombre en honor de Julio César. Es la torre oriental, la situada más cerca de la cabecera del templo. Notable muestra de arte románico, en nuestros tiempos está completamente restaurada. Quedó dañada por los terremotos de 1521 y 1755. Amenazando ruina progresiva, se derribó y se reconstruyó atendiendo a su forma original en 1972.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Torre Juliana. Vista desde el Este

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Torre Juliana. Vista desde el Este

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Torre Juliana. Vista desde el Oeste

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Torre Juliana. Vista desde el Oeste

De cuatro cuerpos, en los tres superiores se abren ventanales en todos los frentes. De abajo hacia arriba, el primero es de vano sencillo. En el segundo piso, hay un ajimez o ventanal geminado, vano de dos aberturas o bíforo divido verticalmente en dos partes iguales mediante un mainel o parteluz. El mainel o parteluz muestra columnas pareadas con capitel y cimacio. Sobre el mainel apoyan dos arcos de medio punto. El bíforo está enmarcado por otro arco de medio punto (y flanqueado por hermosas claraboyas únicamente en los frentes sur y este). El esquema se repite en el último piso, pero con ventanal tríforo en vez de bíforo. La torre se cubre mediante un tejado a cuatro aguas.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Torre Juliana. Vista desde la Torre Nueva

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Torre Juliana. Vista desde la Torre Nueva

Torre Nueva.—La torre que en la actualidad alberga las campanas es la Torre Nueva, la occidental, adosada a la portada principal del templo. Las obras de la Torre Nueva comenzaron en 1550 y finalizaron en el siglo XVIII.

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Torre Nueva. Campanas

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Torre Nueva. Campanas

Bóvedas nervadas.—En el interior, las bóvedas nervadas son ya de los siglos XV-XVI. El uso de bóvedas de crucería de inspiración medieval en los siglos XV, XVI e incluso XVII (las denominadas bóvedas tardogóticas, un Gótico del Renacimiento) constituye un notable anacronismo de la arquitectura española.

Se trata de bóvedas estrelladas con cinco claves. Los nervios diagonales son continuos y se cruzan en la clave central. La realización se complica cuajando la bóveda con terceletes (nervios secundarios que conectan las cuatro claves periféricas con los apoyos de las columnas), ligaduras (nervios rectos que unen en cruz las claves periféricas con la central) y combados (nervaduras ornamentales curvas que refuerzan la plementería), los cuales configuran un cuadrifolio sin o con círculo central, dependiendo del tramo.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Detalle de las bóvedas nervadas de la nave principal

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Detalle de las bóvedas nervadas de la nave principal

La bóveda de la sacristía es ligeramente más sencilla. Responde a la estructura de bóveda de terceletes con ligaduras pero sin combados.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Detalle de las bóvedas de terceletes de la Sacristía

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Detalle de las bóvedas de terceletes de la Sacristía

Ventanales de tracería—Los ventanales son de tracería gótica. Bíforos, separados por mainel y rematados con nariz de tracería, su coronamiento presenta un pentalóbulo y dos trilóbulos (dos tetralóbulos en el coronamiento del ventanal de la puerta).

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Ventanales de tracería

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Ventanales de tracería

Ostenta el templo ricos aderezos internos en retablos, coro, púlpitos y sepulcros, todo ello bien conservado.

Coro.—El coro se sitúa a los pies de la iglesia, sobre una tribuna elevada. Si se entra al templo por la puerta principal, se pasa por debajo de esta tribuna. Llama la atención su arco apainelado o carpanel y el rampante llano que forman los espinazos de las bóvedas, sensiblemente horizontales.

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Coro alto con balaustrada a los pies del templo

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Coro alto con balaustrada a los pies del templo

Copio del folleto que te dan al entrar:

El coro —de gran interés— se eleva a los pies de las naves sobre atrevidas bóvedas semiplanas de crucería estrellada. Su ejecución, iniciada en 1550, corrió a cargo del maestro cantero trujillano Sancho de Cabrera. Todo el conjunto se haya admirablemente moldurado y decorado con motivos del plateresco. Contó con sillería de 17 asientos y órgano hoy desaparecidos.

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Bóveda semiplana de crucería estrellada del coro alto, a los pies del templo

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Bóveda semiplana de crucería estrellada del coro alto, a los pies del templo

El coro está soportado por bóvedas muy rebajadas o bóvedas semiplanas de arco carpanel. En la superficie de las bóvedas se extienden combados circulares muy de moda en el gótico español del siglo XVI.

Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Crucería estrellada del coro alto. Detalle de la decoración de las claves de bóveda

Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Crucería estrellada del coro alto. Detalle de la decoración de las claves de bóveda

Una sillería barroca (del siglo XVII) ha sido restaurada y reubicada en el templo de Santa María la Mayor en el lugar que ocupaba la desaparecida sillería original de estilo plateresco (siglo XVI). En la actualidad se compone de quince sitiales de madera de nogal español con asientos abatibles.

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Sillería barroca (siglo XVII) del coro

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Trujillo. Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Sillería barroca (siglo XVII) del coro

Entre todos los sitiales destaca el policromado sitial prioral con hornacina, pintado al óleo de color azul celeste —símbolo de pureza y color emblema de la Inmaculada Concepción— e imitación de marmolizados, con elementos ornamentales dorados con oro fino y plateados al agua.

El hecho de ser lugar de enterramiento de los linajes más ilustres de Trujillo («osario de linajes legendarios»; entre ellos, los Pizarro, Orellana, Altamirano, Vargas, Carvajal… y Diego García de Paredes, conocido como el Sansón extremeño) avalora el templo.

 

Palacio de San Carlos/Palacio de los Carvajal-Vargas

Por Real Decreto 3087/1978, de 10 de noviembre, se declara monumento histórico-artístico, de carácter nacional, el Palacio de San Carlos, en Trujillo (Boletín Oficial del Estado núm. 2 [2 de enero de 1979], 66).

Bajo el dintel, en los ángulos superiores de la puerta, se perciben mochetas labradas.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Palacio de San Carlos o Palacio de los Carvajal-Vargas (duques de San Carlos). Portada de la fachada que da a la calle García de Paredes

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Palacio de San Carlos o Palacio de los Carvajal-Vargas (duques de San Carlos). Portada de la fachada que da a la calle García de Paredes

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Palacio de San Carlos o Palacio de los Carvajal-Vargas (duques de San Carlos). Esquina de la plaza Mayor

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Palacio de San Carlos o Palacio de los Carvajal-Vargas (duques de San Carlos). Esquina de la plaza Mayor

 

Casa-palacio o Casa-fuerte de Luis Chaves el Viejo

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa-palacio o Casa-fuerte de Luis Chaves el Viejo

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa-palacio o Casa-fuerte de Luis Chaves el Viejo

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa-palacio o Casa-fuerte de Luis Chaves el Viejo

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa-palacio o Casa-fuerte de Luis Chaves el Viejo

La Casa-palacio o Casa-fuerte de Chaves el Viejo tiene una puerta que da a la calle Ballesteros, muy cerca de la Iglesia de Santiago y de la Puerta de Santiago, en el interior del recinto amurallado. Dos veces que he pasado por delante de ella en épocas y años distintos, dos veces que la he fotografiado. Me gusta mucho cómo está resuelta y el perlado de las bolas o bezantes con el que se decora la arquivolta exterior.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa-palacio o Casa-fuerte de Luis Chaves el Viejo. Puerta de arco apuntado. Fotografía de diciembre de 2014

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa-palacio o Casa-fuerte de Luis Chaves el Viejo. Puerta de arco apuntado. Fotografía de diciembre de 2014

A ver si soy competente describiéndola: la puerta se abre en el muro norte de la edificación. Se compone de dos arquivoltas apuntadas que asientan sobre jambas por medio de cimacios labrados (las jambas exteriores evocan unas toscas pilastras). La arquivolta interior está decorada con doble baquetón. La escocia de la arquivolta exterior está ornamentada con el motivo de bolas (organizadas en grupos de tres y dos bolas por dovela) y flanqueada por dos baquetones, haciendo el externo de guardapolvo. Su clave está embellecida con tres cabezas de medio bulto; otros dos pequeños relieves similares sustituyen una bola en sendas dovelas laterales (riñones).

Conjeturo que en alguna reconstrucción o restauración se ha estropeado la ordenación de las bolas y alguna dovela está fuera del lugar que le correspondería. Alternativamente, el scarpellator no sabía contar u organizar gestálticamente las piezas.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa-palacio o Casa-fuerte de Luis Chaves el Viejo. Puerta de arco apuntado. Fotografía de agosto de 2016

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa-palacio o Casa-fuerte de Luis Chaves el Viejo. Puerta de arco apuntado. Fotografía de agosto de 2016

Las murallas de Trujillo tenían siete puertas de las que en nuestros días se conservan cuatro. La Puerta de Santiago da acceso al recinto amurallado desde la plaza Mayor. En la siguiente imagen, en el centro, el tramo intramuros de la calle Ballesteros y la Puerta de Santiago; a la derecha, la Casa-fuerte de Chaves el Viejo; a la izquierda, la Iglesia de Santiago. El templo aprovechó una de las torres del recinto murado como campanario, el cual se intuye al fondo a la izquierda.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Puerta de Santiago

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Puerta de Santiago

 

Casa-palacio del Marqués de la Conquista

El inmueble denominado Casa Palacio del Marqués de la Conquista, situado en la plaza Mayor de Trujillo (Cáceres), fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC), con categoría de monumento, por Real Decreto 1454/1987, de 27 de noviembre (Boletín Oficial del Estado núm. 285 [28 de noviembre de 1987], 35494).

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Plaza Mayor de Trujillo, con la Casa-palacio del Marqués de la Conquista a la izquierda de la imagen

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Plaza Mayor de Trujillo, con la Casa-palacio del Marqués de la Conquista a la izquierda de la imagen

 

Palacio Viejo o de la Cadena y Anejos

El Palacio Viejo o de la Cadena y Anejos de Trujillo fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Monumento por Decreto 1/1992, de 14 de enero (Diario Oficial de Extremadura núm. 6 [21 de enero de 1992], 66).

En la misma plaza Mayor de Trujillo hay tres inmuebles declarados monumentos: el Palacio de San Carlos, la Casa-palacio del Marqués de la Conquista y el Palacio Viejo o de la Cadena. El Palacio Viejo o de la Cadena es muy fácil de reconocer por la cadena que adorna el dintel de la puerta y porque en la actualidad el edificio alberga el Restaurante Mesón Hostal la Cadena; de hecho, estuvimos tomando un refresco en el bar de al lado. La desmochada Torre del Alfiler (Isabel I de Castilla iussit), con su característica crestería y cúpula, es un anejo del Palacio Viejo o de la Cadena.

Tal y como se aprecia en la siguiente imagen, la Torre del Alfiler y la torre de la Casa-fuerte de Luis Chaves el Viejo contribuyen a definir la peculiar skyline de la plaza Mayor de Trujillo.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Plaza Mayor. Palacio Viejo o de la Cadena y Torre del Alfiler

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Plaza Mayor. Palacio Viejo o de la Cadena y Torre del Alfiler

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Vista panorámica hacia el Sudsudeste desde la plaza del Castillo. En el centro de la fotografía se reconoce en primer término el cuerpo superior y la cubierta de la Torre del Alfiler

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Vista panorámica hacia el Sudsudeste desde la plaza del Castillo. En el centro de la fotografía se reconoce en primer término el cuerpo superior y la cubierta de la Torre del Alfiler

 

Conjunto urbano

En el Boletín Oficial del Estado núm. 215, de 7 de septiembre de 1962, página 12729, aparecía publicado el siguiente texto:

Ciudad de arte y de linajes, Trujillo, enclavada en las proximidades de la baja Extremadura y del medio andaluz, ofrece una singular conjunción de estilos que confiere gran emoción al conjunto monumental conseguido.

Se haría interminable la lista de edificios, calles y plazas que claman por la definición de Trujillo como ciudad monumental: su castillo, sus Parroquias de Santa María la Mayor y San Martín, la plaza Mayor, el Rollo de Jurisdicción, los aljibes árabes, el alcázar de los Bejarano, la casa de los Escobar, la de los Alvarado, el solar de los Carvajal y Sande, el Palacio del Obispo o Vicario foráneo, la casa de las Cadenas…

Como interminable sería también el censo de los personajes cuya vida discurrió en estas mansiones: los que destacaron en las guerras de Italia —Diego Gargía de Paredes, Francisco de Orozco y Álvaro Pizarro—; los que conquistaron América —Francisco Pizarro y sus hermanos; Francisco de Orellana, Francisco de las Casas, Francisco de Orozco, Diego y Alonso de Alvarado, Francisco y Nuño de Chaves, Gaspar de Rodas, Diego y Alonso de Trujillo, Diego de Vargas—; y los que, en fin, constituyeron los esclarecidos linajes trujillanos de Carvajal, Saz, Sanabria, Agüero, Zúñiga, Escobar, Lorenzana, Altamirano, &c.

Títulos son estos que justifican cumplidamente la inclusión de Trujillo en el Catálogo de Ciudades Monumentales para que, puesta así bajo la protección del Estado, se impida todo intento o peligro que tienda a menoscabar o perjudicar de alguna manera tan privilegiada población.

En su virtud, por Decreto 2223/1962, de 5 de septiembre, se declaró ciudad monumental histórico-artística el conjunto urbano de la ciudad de Trujillo (Cáceres).

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad monumental histórico-artística de Trujillo. Conjunto urbano

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad monumental histórico-artística de Trujillo. Conjunto urbano

Me he entretenido examinando el conjunto urbano de la ciudad monumental histórico-artística de Trujillo. La verdad es que un gran número de casas fuertes y palacios son de los siglos XV-XVI.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad monumental histórico-artística de Trujillo. Conjunto urbano

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad monumental histórico-artística de Trujillo. Conjunto urbano

La Casa-Fuerte o Alcázar de los Bejarano queda fuera de la imagen, más al Oeste. He aquí el bonito alcázar de los siglos XIV-XV que se cita en la enumeración de edificios:

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad monumental histórico-artística de Trujillo. Casa-fuerte o Alcázar de los Bejarano (siglos XIV-XV)

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad monumental histórico-artística de Trujillo. Casa-fuerte o Alcázar de los Bejarano (siglos XIV-XV)

 

Otras cosas que nos gustaron y no son BIC

Bueno, en agosto de 2016 hemos mejorado no poco en comparación con la incursión de diciembre de 2014. La expedición navideña tuvo la ventaja de que había poca gente por la calle; obviamente, es casi imposible tomar imágenes de la plaza Mayor de Trujillo sin gente en plenas vacaciones estivales. Había muchos críos bañándose en la fuente y jugando en la plaza; como no me gusta demasiado captar menores en las fotografías, lo dejé correr. Con todo, faltan dos cromos para completar el álbum de BIC de Trujillo: la Plaza de Toros, inaugurada el 8 de junio de 1848, y el Palacio de Juan Pizarro de Orellana, un edificio defensivo militar convertido en palacio señorial del siglo XVI (plaza Juan Tena, enfrente del Colegio Sagrado Corazón).

Pero la ciudad de Trujillo tiene otras cosas que nos gustaron.

 

Convento de Franciscanas de San Pedro

Entre el Parador de Turismo de Trujillo y la plaza Mayor hay una estrecha calleja, la calle de San Pedro. En dicha calle se alza el Convento San Francisco el Real-San Pedro o Convento de Franciscanas de San Pedro. La iglesia tiene unos contrafuertes y arbotantes bajo los que a Javier le gusta cobijarse. El paraje constituye uno de los rincones preferidos de Javi en Trujillo. Javi no se espera que me acuerde de este detalle, pero tengo mucha teoría de la mente de mis amigos. Un bonito recuerdo para él de 2014:

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Calle San Pedro. Arbotantes de la Iglesia Conventual de San Francisco el Real-San Pedro. Javier en su rincón favorito de Trujillo

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Calle San Pedro. Arbotantes de la Iglesia Conventual de San Francisco el Real-San Pedro. Javier en su rincón favorito de Trujillo

 

Estatua ecuestre de Francisco Pizarro

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Estatua ecuestre de Francisco Pizarro, conquistador del Perú

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Estatua ecuestre de Francisco Pizarro, conquistador del Perú

La estatua ecuestre de Francisco Pizarro, conquistador del Perú, es obra del escultor estadounidense Charles Cary Rumsey. Estuvo expuesta en la Sala de la Cúpula del Grand Palais de Paris durante el Salón de la Primavera de pintura y escultura de 1927. Trasladada a Trujillo desde París, fue instalada en la plaza Mayor delante de la Iglesia de San Martín, siendo inaugurada con gran solemnidad en 1929.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Estatua ecuestre de Francisco Pizarro, conquistador del Perú

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Estatua ecuestre de Francisco Pizarro, conquistador del Perú

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Estatua ecuestre de Francisco Pizarro, conquistador del Perú

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Estatua ecuestre de Francisco Pizarro, conquistador del Perú

Hablando de Francisco Pizarro y del Perú, a tenor de lo dispuesto en el artículo 49 de la Constitución Política de la República del Perú de 1993, su capital histórica es la ciudad de Cusco (= Cuzco). En la plaza de Cuzco de la villa y corte de Madrid (España), la colonia peruana afincada en Madrid plantó una escultura y una placa en homenaje a Francisco Pizarro el 8 de mayo de 1956. Buena elección del sitio.

Comunidad de Madrid. Villa y corte de Madrid. Plaza de Cuzco. J. M.ª Palma B.: Llama del Perú

Comunidad de Madrid. Villa y corte de Madrid. Plaza de Cuzco. J. M.ª Palma B.: Llama del Perú

Comunidad de Madrid. Villa y corte de Madrid. Plaza de Cuzco. Colonia peruana en Madrid: A Francisco Pizarro, fundador de Lima (1956). Placa

Comunidad de Madrid. Villa y corte de Madrid. Plaza de Cuzco. Colonia peruana en Madrid: A Francisco Pizarro, fundador de Lima (1956). Placa

 

Iglesia de San Martín

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia de San Martín. Portada

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Iglesia de San Martín. Portada

 

Busto de Francisco de Orellana

Como es bien sabido, Trujillo fue la cuna de algunos de los exploradores y conquistadores del Nuevo Mundo. Francisco de Orellana nació en Trujillo en 1511 y murió en el río Amazonas en noviembre de 1546, tras un ataque de nativos caribes mientras Orellana y su grupo trataban de localizar el canal principal del Amazonas. Una provincia del Ecuador recibe el nombre de Orellana, y hay una localidad llamada Francisco de Orellana en el Perú.

Conmemorando el V centenario de su nacimiento, el pueblo de Trujillo erigió un monumento en honor de Orellana y en reconocimiento a Miguel de la Quadra Salcedo por sus lazos con la ciudad de Trujillo.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Monumento a Francisco de Orellana (V centenario de su nacimiento) y Miguel de la Quadra Salcedo

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Monumento a Francisco de Orellana (V centenario de su nacimiento) y Miguel de la Quadra Salcedo

Compruebo con pesar que la ciudad de Trujillo tampoco se salva del mal endémico nacional de los retrasados culturales y palurdos egocéntricos incívicos que no pueden reprimir sus ansias de dejar sus iniciales y otros tags en cualquier piedra pública que se ponga a su alcance.

 

Palacio de Lorenzana

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Palacio de Lorenzana (siglo XVI)

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Palacio de Lorenzana (siglo XVI)

El palacio renacentista de los Pizarro Hinojosa, señores de Torrecillas y marqueses de Lorenzana desde 1842, es la sede de la Real Academia de las Letras y las Artes de Extremadura.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Palacio de Lorenzana (siglo XVI)

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Palacio de Lorenzana (siglo XVI)

 

Casa de los Pizarro (Casa-museo de Pizarro)

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa de los Pizarro (siglo XV). Casa-museo de Pizarro

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa de los Pizarro (siglo XV). Casa-museo de Pizarro

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa de los Pizarro (siglo XV). Casa-museo de Pizarro

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa de los Pizarro (siglo XV). Casa-museo de Pizarro

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa de los Pizarro (siglo XV). Casa-museo de Pizarro

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa de los Pizarro (siglo XV). Casa-museo de Pizarro

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa de los Pizarro (siglo XV). Casa-museo de Pizarro. Placa en recuerdo y homenaje a Francisco Pizarro (1513-2013)

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa de los Pizarro (siglo XV). Casa-museo de Pizarro. Placa en recuerdo y homenaje a Francisco Pizarro (1513-2013)

Una placa que hay en la Casa-museo de Pizarro de Trujillo titulada Los Trece de la Fama enumera el nombre y la procedencia de los trece caballeros de la isla del Gallo que acompañaron a Francisco Pizarro en la conquista del Imperio inca.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa de los Pizarro (siglo XV). Casa-museo de Pizarro. Los Trece de la Fama

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa de los Pizarro (siglo XV). Casa-museo de Pizarro. Los Trece de la Fama

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa de los Pizarro (siglo XV). Casa-museo de Pizarro. El decimocuarto caballero de la isla de Ibiza

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Casa de los Pizarro (siglo XV). Casa-museo de Pizarro. El decimocuarto caballero de la isla de Ibiza

No dejan hacer fotografías en el interior de la casa-museo.

 

Penillanura trujillano-cacereña

En los campos trujillanos de la penillanura se cultiva cereal (trigo, centeno y cebada).

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Vista panorámica de la penillanura trujillano-cacereña

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Vista panorámica de la penillanura trujillano-cacereña

Vista panorámica de la penillanura trujillano-cacereña durante el ocaso del día 30 de diciembre de 2014 a las 18:32 horas (es la misma vista que la imagen anterior):

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Vista panorámica de la penillanura trujillano-cacereña a la puesta de sol

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Trujillo. Vista panorámica de la penillanura trujillano-cacereña a la puesta de sol

 

Ciudad de Cáceres

Cáceres ostenta el título de Ciudad desde 1882, por concesión del rey Alfonso XII. Los reyes de España y Portugal se reunieron en la villa de Cáceres para inaugurar la nueva línea férrea Cáceres-Lisboa el 8 de octubre de 1881. En su discurso de inauguración, el rey Alfonso XII pronunció por equivocación la expresión «ciudad de Cáceres» en vez de «villa de Cáceres». Esta circunstancia está en el origen de la ulterior concesión del título de ciudad a Cáceres.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Título de ciudad concedido por Alfonso XII

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Título de ciudad concedido por Alfonso XII

En diciembre de 2015, la provincia de Cáceres tenía 406 267 habitantes, de los que 95 617 residían en la homónima capital de la provincia. (En la misma fecha, en el municipio de Plasencia estaban avencidados 40 755 habitantes). Por consiguiente, la ciudad de Cáceres, seguida por la de Plasencia, son los dos núcleos urbanos con mayor población de la provincia.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Plaza Mayor

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Plaza Mayor

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Plaza Mayor. Ayuntamiento de Cáceres

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Plaza Mayor. Ayuntamiento de Cáceres

Por lo que se refiere al conjunto de la ciudad, Cáceres tiene veintisiete bienes inmuebles protegidos (Bienes de Interés Cultural, BIC).

 

Ensanche

Inmueble num. 13 de la avenida de España (Palacio de los Málaga)

Por Decreto 255/2000, de 19 de diciembre (Diario Oficial de Extremadura núm. 150 [26 de diciembre de 2000], 12678-12679) se declara Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Monumento el inmueble sito en el número 13 de la avenida de España de la ciudad de Cáceres.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Palacio de los Málaga en la avenida de España núm. 13

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Palacio de los Málaga en la avenida de España núm. 13

 

Ciudad vieja de Cáceres

La décima reunión del Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco tuvo lugar en París entre el 24 y el 28 de noviembre de 1986. En dicha reunión se decidió inscribir la Ciudad Vieja de Cáceres en la Lista del Patrimonio Mundial con el número de identificación 384. De manera muy resumida, su valor universal se recoge en la siguiente descripción:

La historia de las batallas libradas entre moros y cristianos se refleja en la arquitectura de esta ciudad, que presenta toda una variedad de estilos: románico, islámico, gótico septentrional y renacentista italiano. De la época musulmana subsisten unas treinta torres. La más célebre de ellas es la del Bujaco.

El centro historico adopta una intrincada traza medieval de estrechos callejones que se conectan por plazas y plazuelas.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Callejón del casco antiguo

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Callejón del casco antiguo

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Callejón del casco antiguo

 

Murallas de la ciudad vieja de Cáceres

Un perímetro amurallado de 1174 o 1175 metros de longitud rodea las nueve hectáreas del casco viejo de la ciudad de Cáceres que han sido objeto de protección integral. Sus murallas se conserva casi en su totalidad; unos pocos tramos fueron derruidos en 1751. La reconstrucción del cercado y la adición de torres defensivas a las construcciones es resultado de la poliorcética medieval (poliorcética = «arte de atacar y defender las plazas fuertes»); singularmente, durante el periodo de enfrentamientos entre almohades y cristianos.

Los almohades reconstruyeron las murallas cacereñas sobre basamento romano en el año 1174. Las murallas y, especialmente sus puertas, están reforzadas con veintidós torres defensivas. Algunas son torres albarranas, esto es, situadas fuera del recinto amurallado, algo separadas y avanzadas respecto al perímetro fortificado. Se llega hasta ellas por unos pasos parapetados llamados corachas. Las torres albarranas servían como atalayas y para posibilitar el hostigamiento del enemigo por la espalda durante las acometidas de este contra las murallas (con artillería cruzada, por así decir). Otras torres flanquean y delimitan lienzos de muralla. Las torres presentan características distintas según sean de la etapa almohade o de la etapa cristiana (a partir de la reconquista de la ciudad, acaecida en 1229). Lo más reseñable es que las torres almohades solían ser más bajas y estrechas que las cristianas, macizas, sin apenas vanos y construidas en tapial; y lo contrario las torres cristianas: más altas y más anchas que las almohades, huecas en su interior, con más aperturas en los lienzos y levantadas en piedra (mampostería y sillería).

En el interior de la ciudadela hay más casas fuertes y palacios con torres adosadas.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Murallas. Arco de la Estrella

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Murallas. Arco de la Estrella

 

Casa fortificadas, palacios o casas solariegas y torres

Cáceres es un destacado ejemplo de una ciudad que fue gobernada por facciones rivales entre los siglos XIV y XVI. Esta rivalidad se materializa en su urbanismo, con abundante presencia de casas fortificadas, palacios o casas solariegas y torres.

Como es bien sabido, las almenas que coronan los muros de las antiguas fortalezas tienen como finalidad que los defensores se resguarden tras ellas de saetas y virotes enemigos mientras contraatacan. La altura de las murallas, bastiones y torres también otorga una ventaja táctica en la guerra convencional, al dominar el terreno circundante. La capacidad defensiva de las fortificaciones cambia radicalmente si están desprovistas de parapetos y de otros elementos de protección o si no descuellan sobre su entorno. El desmochado de murallas y torres consiste en eliminar las almenas y rebajar su altura al objeto de disminuir considerablemente la aptitud defensiva de las fortalezas.

Respetando las más inveteradas costumbres nacionales —recordemos el morbus gothicus—, las familias nobles de Cáceres (los Ovando, los Golfines, los Solís, &cétera) tenían por hobby acuchillarse entre ellos en una sangrienta lucha por el poder, pero «el hombre es bueno por naturaleza»; sin comentarios. Otra de las aficiones que practicaban era conspirar contra la corona en los ratos libres. Todo ello causó una grave situación de desgobierno a finales del siglo XV, en el contexto del conflicto sucesorio originado en tiempos de Enrique IV de Castilla (Enrique IV de Castilla es uno de los personajes principales de la serie Isabel de Televisión Española). Hasta aquí todo normal, lo de siempre: nihil novi sub sole.

La reina Isabel I de Castilla tenía muy malas pulgas y no estaba para tonterías: traigamos a la memoria que le arrebató el trono de Castilla a su sobrina Juana (la Beltraneja) vía guerra civil. Por medio de una Real Cédula decretada en Madrigal el 12 de mayo de 1476, la reina Isabel mandó desmochar las torres de Cáceres con el objetivo de evitar cualquier rebelión de las díscolas e insumisas familias nobles cacereñas. Se observan tantas torres mochas en la ciudad por la razón aducida. Me molesta un poco porque una torre fuerte rebajada en su altura y sin almenas ni matacanes es como un jardín sin flores (demasiado Walt Disney y Exín Castillos en mi infancia), pero con mi aguda capacidad de penetración psicológica infiero que la decisión de Isabel I estuvo motivada por consideraciones de orden político-militar, y no tuvo en cuenta lo que me habría gustado a mí más de cinco siglos después. Con todo, hay que poner de relieve que la skyline de Cáceres sería harto distinta si no se hubiera producido el desmoche decretado por Su Majestad Católica.

En la siguiente fotografía, la desmochada torre de la Casa de los Espaderos, de planta cuadrada, cuyo arranque es de origen romano. Ha perdido su coronamiento almenado debido al desmoche ordenado por la reina Isabel I de Castilla. Al menos, conserva el matacán en esquina. Apréciese la ventana geminada.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Desmochada Torre de Espaderos

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Desmochada Torre de Espaderos

 

Casa y Torre de las Cigüeñas (Torre de los Cáceres-Ovando)

La Torre de los Cáceres-Ovando es una de las pocas que presenta su remate almenado y amatacanado por una licencia expresa que concedieron los Reyes Católicos al capitán Diego (de Cáceres) Ovando como muestra de gratitud a su fidelidad y por los servicios prestados a la Corona.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Casa y Torre de las Cigüeñas, de los Cáceres-Ovando

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Casa y Torre de las Cigüeñas, de los Cáceres-Ovando

Diego (de Cáceres) Ovando fue nombrado capitán de los caballeros y gente de armas de Cáceres, Badajoz, Trujillo, Coria y de todas las villas de las órdenes militares de Santiago y Alcántara en Extremadura por los Reyes Católicos. Se opuso a la entrada en Castilla del rey de Portugal, quien apoyaba la causa de su esposa Juana la Beltraneja en la cuestión sucesoria del trono de Castilla. También fue notable su actuación en la batalla de Toro. En pago de su actuación, la reina Isabel I de Castilla le facultó para que pudiese edificar su casa como quisiera en el solar que antaño ocupara el alcázar cacereño, autorizándole a levantar en ella torre almenada descubiertamente sin tener en cuenta la orden de desmoche de torres dictada por la propia reina. Se nota porque la almenada Torre de las Cigüeñas es mucho más alta que las desmochadas torres adosadas a otras casas fuertes y palacios del conjunto monumental.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Casa y Torre de las Cigüeñas, de los Cáceres-Ovando

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Casa y Torre de las Cigüeñas, de los Cáceres-Ovando

 

Casa de los Golfines o Palacio de los Golfines de Abajo

La Casa de los Golfines o Palacio de los Golfines de Abajo fue declarado Monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional por Decreto de 3 de Junio de 1931 (Gaceta de Madrid núm. 155 [4 de junio de 1931], 1181-1185, p. 1182).

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Palacio de los Golfines de Abajo

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Palacio de los Golfines de Abajo

Presumo que la decorativa crestería con la que se remata el edificio trae origen de la orden de desmoche de Isabel I. La crestería debe de sustituir el almenaje primigenio. Pero esto no pasa de ser una conjetura mía.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Palacio de los Golfines de Abajo

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Palacio de los Golfines de Abajo

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Palacio de los Golfines de Abajo

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Palacio de los Golfines de Abajo

Algunas edificaciones están levantadas con sillería granítica. A otras se les ha eliminado el revoque (explicar).

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Construcciones con revoque y sin revoque

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Construcciones con revoque y sin revoque

 

Casa de las Veletas, con su aljibe

Junto con su aljibe, la Casa de las Veletas fue declarada Monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional por Decreto de 3 de Junio de 1931 (Gaceta de Madrid núm. 155 [4 de junio de 1931], 1181-1185, p. 1182).

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Casa de las Veletas

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Casa de las Veletas

 

Edificios religiosos
Iglesia Concatedral de Santa María

La Iglesia Concatedral de Santa María fue declarada Monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional por Decreto de 3 de Junio de 1931 (Gaceta de Madrid núm. 155 [4 de junio de 1931], 1181-1185, p. 1182).

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Iglesia Concatedral de Santa María

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Iglesia Concatedral de Santa María

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Iglesia Concatedral de Santa María

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Iglesia Concatedral de Santa María

 

Iglesia de San Francisco Javier
Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Iglesia de San Francisco Javier

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Iglesia de San Francisco Javier

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Iglesia de San Francisco Javier

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Iglesia de San Francisco Javier

 

Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura

En la plaza de San Jorge y adosada a la Iglesia de San Francisco Javier se encuentra la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura. La organización docente ocupa un antiguo convento jesuita del siglo XVIII (1755).

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Cáceres. Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura (exconvento jesuita)

*** Dos más: Monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional por Decreto de 3 de Junio de 1931 (Gaceta de Madrid núm. 155 [4 de junio de 1931], 1181-1185, p. 1182).

Ruinas de Cáceres el Viejo.

Casa morisca en la cuesta de Aldana

 

Parque Nacional de Monfragüe

Puente del Cardenal

Desde el mirador del Puente del Cardenal se puede contemplar la afluencia del río Tiétar al río Tajo. En la siguiente imagen, el Tiétar es el que arriba por la izquierda.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Mirador del Puente del Cardenal. Afluencia del río Tiétar al Tajo

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Mirador del Puente del Cardenal. Afluencia del río Tiétar al Tajo

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Puente del Cardenal

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Puente del Cardenal

El Puente del Cardenal está precisamente en este punto, completamente sumergido y desaparecido bajo las aguas:

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Puente sumergido del Cardenal

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Puente sumergido del Cardenal

 

Puente Nuevo/Fuente del Francés

El ensanchado río Tajo aguas arriba del Puente Nuevo, en el kilómetro 26 de la carretera EX-208:

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Puente Nuevo. Río Tajo, aguas arriba

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Puente Nuevo. Río Tajo, aguas arriba

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Puente Nuevo. Río Tajo

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Puente Nuevo. Río Tajo

Lo mismo, aguas abajo:

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Puente Nuevo. Río Tajo, aguas abajo

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Puente Nuevo. Río Tajo, aguas abajo

En lo concerniente a los ríos, mis referentes más cercanos han sido 1) el río de Santa Eulalia del Río en la isla de Ibiza, con sus exorbitantes 17 kilómetros de longitud y su actual caudal medio de 0 m³/s  (desde que se secaron sus fuentes ya no corre agua de manera regular; la presión antrópica ha degradado el río a torrente) y 2) el río Manzanares en Madrid —arroyo aprendiz de río—, astronómicamente largo de 87 kilómetros y con un ingente caudal medio anual de 3,301 m³/s  (ojo con la coma que separa el entero de la parte fraccionaria) en el Parque Deportivo Puerta de Hierro (antiguo Parque Sindical). Con lo que, cuando pienso en ríos españoles, la imagen que aparece en mi cabeza es un humilde regatillo.

Por esta razón, siempre me resulta atractiva la contemplación de grandes ríos. Con sus 1007 kilómetros de longitud según el Instituto Geográfico Nacional, o sus 1092 kilómetros de longitud según la Confederación Hidrográfica del Tajo, el Tajo es el río más largo de la península ibérica: el Nilo hispano, el Volga de la Europa meridional (el Po italiano y el Aliakmón griego son bastante más cortos). No obstante, el Tajo no es el río más caudaloso ni de España, ni de la Península; esos récords pertenecen a los ríos Ebro y Duero, respectivamente. Al fin y al cabo, el río Duero tira de Pisuerga (caudal medio anual de 62,059 m³/s  en Valladolid) y de Esla (caudal medio anual de 131,502 m³/s  en Bretó de la Ribera), y algo hace.

Pero el Tajo lo tiene difícil discurriendo por la España seca. Los tributarios por la margen izquierda no aportan gran cosa: Guadiela, caudal medio anual de 19,07 m³/s  en Buendía (Cuenca); Almonte, caudal medio anual de 4,271 m³/s en Monroy (Cáceres); Salor, caudal medio anual de 5,375 m³/s  en Membrío (Cáceres). A los tributarios por la margen derecha les va bastante mejor: Jarama, caudal medio anual de 36,51 m³/s  en Aranjuez (Madrid); Alberche, caudal medio anual de 22,574 m³/s  en Cazalegas (Toledo); Tiétar, caudal medio anual de 56,818 m³/s  en Torrejón el Rubio (Cáceres); Alagón, caudal medio anual de 41,606 m³/s  en Alcántara (Cáceres); pero estas cifras tampoco son como para echar cohetes (comparemos: río Amazonas, caudal medio anual de 219 000 m³/s [doscientos diecinueve mil metros cúbicos por segundo]. Por el Amazonas fluye casi cuatro mil veces más agua que por el Tiétar, ahí es nada). Eso, por no hablar de los estiajes estivales.

Así pues, me pareció muy sospechoso encontrarme un río Tajo tan crecido a finales de agosto. Tan crecido como para cubrir completamente el puente del Cardenal, lo cual es un evidente indicador de que el río andaba muy por encima de su cota esperable. El misterio queda desvelado sabiendo que el Tajo está represado aguas abajo. Se sigue que, en esta parte de su curso, el río apenas corre —pese a lo que diga Javier—, y la masa de agua, muy modificada, está más cerca de ser un embalse que un río, quedando su cauce completamente inundado cuando el depósito artificial almacena suficiente cantidad de agua. El embalse en cuestión es el Embalse de José María de Oriol-Alcántara II o Embalse de Alcántara. El dato de agua embalsada a fecha 23 de agosto de 2016 es de 2732 hm³, lo que representa un 86,46 % de la capacidad total del pantano (3160 hm³). Que casi rebosa, vaya. La madre de Javier dijo que este año había llovido mucho por la zona.

 

Salto del Gitano

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Salto del Gitano

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Salto del Gitano

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Salto del Gitano

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Salto del Gitano

Los grandes peñascos que se observan al otro lado del río Tajo (margen derecha) reciben el nombre de canchos de las Buitreras. Aunque apenas se advierten debido al tamaño y calidad de la fotografía, el lugar está plagado de buitres leonados, algunos de los cuales he rodeado con un círculo:

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Salto del Gitano. Buitres leonados

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Salto del Gitano. Buitres leonados

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Salto del Gitano

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Salto del Gitano

 

Castillo de Monfragüe

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Castillo de Monfragüe. Torre del Homenaje

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Castillo de Monfragüe. Torre del Homenaje

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Castillo de Monfragüe. Torre del Homenaje

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Castillo de Monfragüe. Torre del Homenaje

La siguiente instantánea está tomada desde lo alto de la Torre del Homenaje del Castillo de Monfragüe, con la vista dirigida en dirección oesnoroeste. En primer término, la Ermita de Monfragüe. La prominencia que se observa al otro lado del río Tajo (margen derecha) es la sierra de Peñafalcón. A media altura despuntan los canchos de las Buitreras, los mismos peñascos que se podían percibir desde el mirador del Salto del Gitano:

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Vista panorámica desde el Castillo de Monfragüe hacia el ONO

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Vista panorámica desde el Castillo de Monfragüe hacia el ONO

Vista panorámica desde lo alto de la Torre del Homenaje del Castillo de Monfragüe mirando hacia el Nordeste. La elevación bañada por la margen derecha del Tajo (orilla opuesta) es el Manzano. Al fondo, el puente Nuevo. El tramo de río embalsado que se contempla es el mismo que el que se muestra en las imágenes tomadas desde el puente Nuevo, pero ahora desde las alturas (464 m s. n. m.). El puente Nuevo se halla a kilómetro y medio de distancia en línea recta.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Vista panorámica desde el Castillo de Monfragüe hacia el NE

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Vista panorámica desde el Castillo de Monfragüe hacia el NE

Vista panorámica desde lo alto de la Torre del Homenaje del Castillo de Monfragüe mirando hacia el Este. Justo enfrente, la sierra de Monfragüe. El saliente que descuella al fondo es el pico Monfragüe (513 m s. n. m.).

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Vista panorámica desde el Castillo de Monfragüe hacia el E

Extremadura. Provincia de Cáceres. Parque Nacional de Monfragüe. Vista panorámica desde el Castillo de Monfragüe hacia el E

 

Provincia de Badajoz

Ciudad de Mérida

La muy noble, antigua, grande y leal ciudad de Mérida fue fundada por orden del emperador romano Octavio Agusto en el año 25 antes de nuestra era. La península ibérica sufrió diversas divisiones provinciales bajo el dominio romano. El emperador Augusto dividió Hispania en tres provincias: Tarraconensis, Lusitania y Baetica. El territorio de la provincia imperial Lusitania se extendía entre el Duero y el Guadiana, comprendiendo parte de la provincia de Zamora, Salamanca, la comunidad extremeña y casi todo Portugal. La capital de la provincia quedó fijada en la Colonia Iulia Augusta Emerita. Se sigue que Mérida es una ciudad con 2041 años de edad.

Ha de destacarse que en tiempos del Imperio romano existía una diferencia entre los municipios y las colonias. La diferencia fundamental era que los municipios se constituían a partir de núcleos de población preexistentes y las colonias eran fundadas ex novo. Bien que el funcionamiento de municipios y colonias era similar, las colonias tenían una consideración más elevada que los municipios y, conmúnmente, eran asentamiento de veteranos militares. De hecho, la institución de Mérida se justifica como lugar de retiro de los soldados licenciados que habían combatido en las guerras cántabras. Astures y cántabros fueron como Astérix y Obélix, irreductibles hispanos que resistieron todavía y siempre al invasor, hasta que en el 19 a. n. e. el conflicto bélico finalizó con la victoria para los romanos. Esas guerras fueron básicamente una masacre de astures y cántabros. Según se desprende de las crónicas de historiadores romanos, los astures supervivientes se sometieron y los cántabros prefirieron suicidarse degollándose, lanzándose al fuego o envenenándose con pócimas extraídas del tejo. De acuerdo con Estrabón, los cántabros se lavaban con orines que dejaban pudrir en las cisternas, y hombres y mujeres se limpiaban con ellos los dientes. Como cualquier dermatólogo sabe, la urea es muy buena para la piel; no le veo más que ventajas. Aun así, prefiero tener alguna estría en la piel y subirme al carro de la civilización romana.

La fundación de Mérida como una colonia conllevó que se levantara al modo de una pequeña Roma, con su teatro, anfiteatro, circo, foro, templos, puentes, acueductos, termas, &cétera.

 

Luparca

En el paseo Roma de Mérida, junto a la Alcazaba, se ha emplazado el monumento de Luparca o loba capitolina que la ciudad de Roma donó a la ciudad de Mérida en 1997.

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Luperca o loba capitolina, regalo de la Ciudad Eterna a la ciudad de Mérida

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Luperca o loba capitolina, regalo de la Ciudad Eterna a la ciudad de Mérida

 

Puente Lusitania

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Santiago Calatrava: Puente Lusitania (1991)

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Santiago Calatrava: Puente Lusitania (1991)

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Santiago Calatrava: Puente Lusitania (1991)

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Santiago Calatrava: Puente Lusitania (1991)

 

Antigüedades Emeritenses

Por Real Orden de 13 de diciembre de 1912 (Gaceta de Madrid núm. 3 [3 de enero de 1913], 28) fue declarado Monumento nacional el conjunto de «Antigüedades Emeritenses», comprendiendo bajo dicho concepto tanto las de propiedad estatal como las de propiedad municipal o particular: el teatro, los puentes, &cétera.

Los dieciocho monumentos que componen la colección de Antigüedades Emeritenses son los siguientes:

  1. Dolmen del prado de Lácara
  2. Teatro Romano
  3. Anfiteatro Romano
  4. Circo Romano
  5. Puente Romano sobre el Guadiana
  6. Puente Romano sobre el Albarregas
  7. Acueducto Romano Los Milagros
  8. Acueducto Romano San Lázaro
  9. Pantano Romano de Proserpina
  10. Pantano Romano de Cornalvo
  11. Arco Romano de Trajano
  12. Templo Romano de Diana
  13. Restos del Templo Romano de Marte
  14. Columbarios Romanos
  15. Restos de las Termas Romanas (c/ General Aranda)
  16. Basílica Romano-Cristiana (Casa Herrera)
  17. Iglesia Parroquial de Santa Eulalia
  18. Alcazaba-Conventual

A los dieciocho precedentes se añaden, fuera de la colección, diez elementos patrimoniales más, hasta completar un total de veintiocho BIC (bienes inmuebles). Aporto la enumeración con la fecha de declaración de Bien de Interés Cultural:

  1. Museo Arqueológico de Mérida (1962)
  2. Conjunto Histórico-arqueológico/Diversas Zonas de la Ciudad de Mérida (1973)
  3. Biblioteca Pública del Estado (1985)
  4. Antiguo Convento de Santa Eulalia/Antiguo Monasterio de Santa Olalla (1988)
  5. Acueducto de San Lázaro/Acueducto Rabo de Buey, siglo XVI (1988)
  6. Casa del Mitreo (1990)
  7. Casa del Anfiteatro (1991)
  8. Convento de San Andrés/Convento de Santo Domingo (1992)
  9. Entorno de protección del Convento de San Andrés (1997)
  10. Convento Franciscano de San Isidro de Loriana (2013)

Al Dr. Martín le gustan mucho ciertas metodologías analíticas; su tesis plantea un extenso uso del análisis DAFO. En su honor, yo también analizaré nuestra visita a la muy noble, antigua, grande y leal ciudad de Mérida. Conociendo el número total de bienes inmuebles emeritenses con la categoría de BIC, y habiéndolos distribuido en dos subconjuntos A y no-A (A = Antigüedades Emeritenses; no-A = resto de BIC no incluidos en el anterior subconjunto), establezco la siguiente escala de valoración:

  • Por razones de tipo estadístico que ahora mismo no me voy a parar a elucidar, fijo el número mínimo de BIC que hubieramos debido contemplar en el inverso del número e. Así pues, haber visto un 36,78794412 % (redondeando, un 37 %) de los bienes inmuebles podría juzgarse como un reconocimiento de la ciudad de Mérida mínimamente satisfactorio. Menos de este porcentaje implica un reconocimiento deficiente o muy deficiente.
  • En España, el aprobado en la asignatura de Historia del Arte está en un 5, el célebre suficiente raspado.
  • La dignidad académica comienza en un 6,66 (66,6 % de puntuación en los exámenes). Qué menos que saberse 2/3 de la materia. Eso se traduciría en una buena visita.
  • Y el sobresaliente con mención de honor supone dominar la totalidad de la materia (100 %)
Valoración de la visita a Mérida
Vimos lo mínimo minimísimo (1/e) Suficiente raspado (50 %) Buena visita (2/3) De mención honorífica (100 %)
A 6,62/18 9/18 12/18 18/18
no-A 3,67/10 5/10 6,66/10 10/10

Con relación a los decimales, no creo que causen demasiado problema. 6,66 BIC representaría haber contemplado con la debida parsimonia seis bienes inmuebles y dos tercios de las salas de un museo, pongamos por caso. El quid es tratar de aumentar la precisión evaluativa con el límite que la materia admita, al objeto de emitir juicios de valor que superen el puro subjetivismo psicologista («… pues yo opino, basándome en que yo lo siento así…»).

Y, llevada a la práctica, la tabla que he confeccionado resulta de utilidad. Resulta de utilidad para evaluar la visita a Mérida como muy deficiente. De la colección de BIC pertenecientes a la categoría no-A recorrimos en total 1/10: el Museo Arqueológico de Mérida, en nuestros días Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, y sanseacabó. Por consiguiente, no hace falta prolongar el estudio valorativo de la cuestión: la visita a Mérida está suspendidísima y hay que repetir la asignatura el año que viene o cuando sea.

 

Museo Nacional de Arte Romano de Mérida
Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano de Mérida

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano de Mérida

Mercurio sedente y mosaico.—En esta estatua se representa a Mercurio sentado y apoyado sobre una lira. La escultura fue dedicada en el año 155 de nuestra era (siglo II de n. e.). El mosaico que aparece detrás procede de la villa romana de Las Tiendas, y fue realizado en el siglo IV.

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano de Mérida. Mercurio sedente & lira (siglo II). Mosaico (siglo IV)

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano de Mérida. Mercurio sedente & lira (siglo II). Mosaico (siglo IV)

Estela de Lutatia Lupata.—Monumento funerario de mármol en forma de templete con mujer tocando un instrumento de cuerda, del tipo pandurium, con inscripción dedicatoria a Lutatia Lupata, de 16 años. Inicios del siglo II.

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano. Mosaico de los Siete Sabios de Grecia. Estela de Lutatia Lupata

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano. Estela de Lutatia Lupata

Habitación de una casa romana.—Recreación de un ambiente de interior de una casa romana del centro de la Colonia Iulia Augusta Emerita. Aparece pavimentada con un mosaico ornamental y sus paredes se decoran con pinturas que representan escenas de circo y cacería, enmarcadas en cuadros sobre fondo rojo. Siglo IV.

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano. Habitación de una casa romana

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano. Habitación de una casa romana

Mosaicos.—

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano. Mosaico de los Siete Sabios de Grecia

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano. Mosaico de los Siete Sabios de Grecia

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano. Mosaico con escenas nilóticas (siglo II)

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano. Mosaico con escenas nilóticas (siglo II)

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano. Mosaico con escenas nilóticas (siglo II). Detalle de representaciones de las Musas

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano. Mosaico con escenas nilóticas (siglo II). Detalle de representaciones de las Musas

Monedas.—

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano. Monedas de oro y bronce con la efigie del emperador Nerón en el anverso

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano. Monedas de oro y bronce con la efigie del emperador Nerón en el anverso

 

Calzada romana
Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano de Mérida. Calzada romana secundaria

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano de Mérida. Calzada romana secundaria

 

Cripta
Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano de Mérida. Cripta

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Museo Nacional de Arte Romano de Mérida. Cripta

 

Puente Romano sobre el Guadiana
Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Puente Romano sobre el río Anas (= Guadiana). Sector Oriental contiguo a la Alcazaba

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Puente Romano sobre el río Anas (= Guadiana). Sector Oriental contiguo a la Alcazaba

En Mérida hay o ha habido un número indeterminado de retrasados culturales que, dada su mucha ignorancia y su ínfimo barniz educativo, no distinguen un puente romano de época fundacional (siglo I de nuestra era) de un váter público. Se han dedicado a pintarrajear nuestros bienes monumentales históricos, desluciendo y afeando el patrimonio mundial. Son unos palurdos vandálicos egocéntricos con un nivel de desarrollo evolutivo de cuatro años. Las pintaditas me ponen enfermo.

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Puente Romano vandalizado por retrasados culturales

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Puente Romano vandalizado por retrasados culturales

 

Arco de Trajano
Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Arco de Trajano. Intradós

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Arco de Trajano. Intradós

 

Pórtico del Foro

Conocido tradicionalmente como Pórtico del Foro, esta estructura ha recibido otras denominaciones: Foro Municipal, Foro del Mármol, Forum Adiectum, Forum Augustum (cinco nombres que denotan una y la misma realidad pétrea).

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Pórtico del Foro

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Pórtico del Foro

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Pórtico del Foro

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Pórtico del Foro

 

Templo de Diana
Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Templo de Diana

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Templo de Diana

 

Teatro Romano

El acceso abovedado del Teatro Romano que permite entrar y salir de sus gradas recibe el nombre de vomitorio.

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Teatro Romano. Vomitorio

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Teatro Romano. Vomitorio

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Teatro Romano con iluminación nocturna

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Teatro Romano con iluminación nocturna

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Teatro Romano con iluminación nocturna

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. Teatro Romano con iluminación nocturna

En la ciudad se estaba celebrando el 62.º Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida 2016. No hubo ni que hablarlo; con la telepatía que nos caracteriza, Javier se adelantó y sacó entradas. Excelente, me hizo mucha ilusión. Fuimos al Teatro Romano a ver Marco Aurelio de Agustín Muñoz Sanz, obra con la que se clausuraba el festival.

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. 62.º Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida 2016. Agustín Muñoz Sanz: Marco Aurelio

Extremadura. Provincia de Badajoz. Ciudad de Mérida. 62.º Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida 2016. Agustín Muñoz Sanz: Marco Aurelio

Me extenderé en el comentario porque verdaderamente me hacía mucha ilusión contemplar una obra de teatro clásico en tan insigne escenario, mas lo cierto es que quedé bastante decepcionado. Eso me pasa por no hacer lo que hago habitualmente, que es acudir a los eventos con ninguna expectativa (mi nivel estándar de optimismo es igual a cero). Pero como con Javier me lo paso bien, me ablandé. Corolario: no hay que ablandarse nunca.

Marco Aurelio Antonino Augusto (121-180) fue un emperador romano de la dinastía Antonina (el grupo de los Cinco emperadores buenos). Durante su gobierno de 161 a 180 sostuvo diversas y victoriosas luchas contra los bárbaros que amenazaban el Imperio (ese fue uno de los ejes temáticos de la obra teatral). Marco añade a su condición de emperador de Roma la de filósofo estoico.

Se entiende por filosofía helenística la desarrollada en el periodo comprendido entre la muerte de Alejandro Magno (323 a. n. e.) y la victoria de Octaviano (Octavio César Augusto) sobre Marco Antonio & Cleopatra en la batalla de Accio (31 a. n. e.). En esos tres siglos se desenvolvieron diversas escuelas de filosofía: platonismo, la tradición peripatética fundada por Aristóteles, la escuela cirenaica, el epicureísmo, el escepticismo, el estoicismo, &cétera. Seguramente, el estoicismo fue el movimiento más importante e influyente de la filosofía helenística: nombres conocidos de esta corriente filosófica fueron Cicerón, Séneca, Epicteto o Marco Aurelio. No es tan extraño que Marco Aurelio fuera un emperador-filósofo porque una de las máximas estoicas era que el sabio había de participar normalmente en la política, y así lo hicieron Catón el Joven, Séneca y el propio Marco Aurelio. (Digresión: el sabio participa en política, el súper-sabio es consciente de que la condición humana no tiene remedio y pone pies en polvorosa trasladándose a vivir a la isla Bouvet o equivalente. Fin de la digresión).

Agustín Muñoz Sanz es un médico extremeño que ha redactado una tesis doctoral sobre Marco Aurelio. Me dio la sensación de que lo que ha hecho ha sido adaptar para teatro su tesis, y nos endilga el trabajo académico desde la escena. Es su primera obra de teatro. Hombre, tampoco es que esperara ver Ben-Hur o Gladiator en versión hollywoodiense, principalmente porque estaba en el teatro y no en el circo (lugar apropiado para celebrar carreras de cuadrigas) o en el anfiteatro (lugar apropiado para celebrar combates de gladiadores y solazarse mirando sangrientas masacres y cómo los hombres son desmembrados y devorados por los leones Grand Guignol style). Pero la representación es, básicamente, un interminable monólogo de casi dos horas de duración a cargo de Marco (encarnado por el actor Vicente Cuesta; buena memoria tiene el tipo, «no comas [muerdas] la mano que te da de comer», ejem) por medio del que el protagonista explicita sus reflexiones filosóficas estoicas.

Marco Aurelio comienza analizando el tema estoico de la causalidad: determinismo y acción humana, el destino y cosas así; todos, asuntos muy ligeros y divertidos. Luego empieza a obsesionarse con el concepto del ‘deber’ y desde ahí desgrana toda una teoría ética estoica. Hay que poner de relieve que la filosofía estoica «de verdad» es una filosofía culta sumamente técnica, pero el énfasis de Marco Aurelio no estaba en la física, la lógica o la teoría del conocimiento, sino en la exhortación moral. Se plasman las dificultades que tiene el emperador tratando de vivir de acuerdo con sus propios presupuestos morales. No obstante, hay una escena en la que se plantea el problema de la pseudociencia, encarnada por el taumaturgo Alejandro de Abonutico, y la ciencia médica, defendida por el reputado médico Galeno (aclaración: por «ciencia médica» se especifica el tratamiento consistente en la aplicación de sangrías).

Sostengo que el autor nos encasqueta su tesis porque en esta indaga la causa de la muerte de Marco Aurelio (supuestamente, la peste antonina o de Galeno), y el motivo de la «pestilencia» es recurrente en la obra teatral. También aparece reflejado en ambos textos el controvertido asunto de la adicción al opio del emperador (el médico Galeno no hace sino darle bebedizos), así como los trastornos del sueño de Marco, su bronquiectasia crónica (Vicente Cuesta se pasa dos horas tosiendo), su desapego infantil (luego comentaré), &cétera. Sintetizando: prácticamente todos los puntos que Muñoz Sanz toca en su tesis doctoral se manifiestan de un modo u otro en la obra teatral. Pero sucede que las tesis doctorales pertenecen al género literario didáctico; no resulta evidente su traslación al género dramático y su adaptación a la escena.

El antagonista es un sobreactuado y hasta vulgar Cómodo, hijo de Marco Aurelio (perpetrado por José Vicente Moirón), guiado completamente por sus pasiones, su ansia de poder y su egoísmo, narcisista, gobernante incapaz y demás. El resto de miembros de la troupe es, en el fondo, la comparsa que da pie a que Marco Aurelio siga enrollándose como una persiana y desgranando todas y cada una de sus profusas meditaciones, en plan: «Emperador, ¿qué estás pensando?» Bla, bla, bla… «Mmm… qué interesante… continúa, por favor, no te cortes…» …Bla, bla, bla, requeteblá…

La acción dramática era una excusa para lo mismo. Cada escena parecía un capítulo de la tesis. Entran unos soldados. «¿Mato al esclavo o no lo mato?» «Controvertida cuestión, déjame pensarlo: bla, bla, bla, bla, más bla…». Hay una parte en la que se investiga el problema de la religión: religiosidad pagana romana vs. cristianismo. En otro momento Marco se psicoanaliza cuando se le aparece en sueños su madre: «Soy tu madre», «no me diste suficiente cariño», «yo educaba un emperador», «yo quería ser niño y jugar con los Geyper-man», «me has causado un distímico trastorno del estado de ánimo», «pídeme hora de consulta con Sigmund Freud», bla, bla, bla. Lo de los Geyper-man y lo de Sigmund Freud no se dice literalmente, pero se entiende la introspectiva idea. A propósito: el texto no mantiene el mismo tono full time, y se introducen —sin venir a cuento— modismos y expresiones coloquiales modernas que no contribuyen a trasladar la acción al siglo II de nuestra era.

La representación no tiene descansos, pero sí intermedios, consistentes en unas danzas contemporáneas escasamente sincronizadas y de dudosa estética (he sido pianista de las clases de danza contemporánea en el Real Conservatorio, conque tengo cierta idea de las técnicas Graham, Humphrey, Horton, Limón, Cunningham, &cétera, de tanto verlas) las cuales, a modo de obertura o interludios, van conectando los diversos cuadros, escenas o actos e interrumpen el pesado texto. De todas formas, tampoco es que se pueda bailar bien en ese suelo.

El vestuario no me gustó; en un momento dado el mago Alejandro de Abonutico parecía la reencarnación de un ent (árbol pastor) de El señor de los anillos. Marco Aurelio vestía todo el tiempo un ropaje que más que una tunica manucata se asemejaba a una chilaba; nada de toga purpurea o toga picta (aunque hacia el final le ponen una capa a manera de clámide). El calzado era lo peor: uno no espera ver a Marco Aurelio con esparteñas, no sé.

En resumidas cuentas, la obra me pareció un coñazo coñazórum; para eso, casi mejor te lees la tesis en tu casa tirado en el sofá. Sin embargo, la crítica la ha puesto por las nubes (pero argumentos consistentes acerca de por qué es tan magnífica brillan por su ausencia en dichas críticas. Que soy funcionario de las artes escénicas, a otro perro con ese hueso). En la parte positiva, hay que destacar que los asuntos están correctamente tratados desde una óptica académica y que lo que se cuenta en la obra tiene mucho que ver con la historia real (por ejemplo: diversas materias que se tocan fueron cuestiones clave de la reflexión filosófica estoica).

Lo que más me gustó fue la acústica y el juego de luces. Yo a ratos me entretuve analizando la arquitectura arquitrabada del teatro mientras escuchaba la obra: orden compuesto, platabandas del arquitrabe, decoración del friso, cornisa, frontón curvo partido… (total, no pasaba nada en el escenario; Marco Aurelio estaba ataráxicamente plantado como una cebolla en la escena soltando el discurso pedagógico-magistral).

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, deseo declarar tres cosas. 1) El juicio estético no es un juicio intelectual o moral. El valor de una obra de arte como objeto de contemplación estética es diferente del valor que pueda tener en cuanto a conocer la biografía de Marco Aurelio y destacar la importancia de este autor en la historia de la filosofía, o para mejorar el carácter moral de los espectadores. Yo creo que la obra adoptó una concepción muy moralista, tanto exponiendo el sistema filosófico de moralidad estoica como presentando los debates psicológicos y morales personales del protagonista. No experimenté ninguna iluminación ni epifanía moral. 2) Velis nolis, en sus juicios artísticos uno coteja con su propio fondo de conocimiento. En lo que concierne a un Marco Aurelio teatral, mis referentes previos caminan por aquí:

Agostino Steffani: Marco Aurelio. Drama per Musica. Mónaco: Giovanni Jecklino, 1681

Agostino Steffani: Marco Aurelio. Drama per Musica. Mónaco: Giovanni Jecklino, 1681

3) Hay que hablar de los factores externos a la obra. Las gradas son incomodísimas, no; lo siguiente. Para hacernos una idea, basta decir que, en comparación, volar con Ryanair o Vueling es el colmo del confort. La distribución de los asientos está pensada para envarar al público al máximo. Javier y yo teníamos que turnarnos para abrir las piernas; cruzarlas o estirarlas pertenecía al reino de la fantasía. Lo único que puedes hacer es estar sentado como un cuatro; si te sales un milímetro de tu eje corporal, chocas con el espectador de al lado, de detrás o de delante. No me importa que Javier esté en mi zona íntima, pero los responsables del Teatro Romano deberían revisarse un poco el concepto de ‘espacio personal’; el económico no es el único criterio a tener en cuenta. Que estar como sardinas en lata tiene su influencia en la recepción de las obras artísticas, y no todos nos dedicamos a la meditación budista. Nosotros estábamos en la ima cavea central baja; para la próxima vez hay que irse a la orchestra, que tiene butaquitas con respaldo.

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Mérida. Teatro Romano. Butacas de la orchestra

Extremadura. Provincia de Cáceres. Ciudad de Mérida. Teatro Romano. Butacas de la orchestra

Este artículo ha sido leído

120

veces. Gracias por el interés

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA *