MÓNACO (abril de 2017)

Colección de fotografías de Mónaco tomadas en diversos viajes.

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. Musée Océanographique

Esta entrada de mi ciberbitácora se relaciona estrechamente con otra que publiqué en 2015 («Europa meridional en moto»). Comoquiera que, fruto de los sucesivos viajes, he acabado colgando más de setenta fotografías relativas al Principado de Mónaco, el artículo original pesaba demasiado. Conque he segregado la sección relativa a Mónaco, creando un post aparte actualizado a fecha de abril de 2017.

 

Mónaco

Focea era una polis griega bañada por el mar Egeo. El territorio de la antigua Focea griega pertenece a Turquía en nuestros días. Hacia comienzos del siglo VI antes de nuestra era, los marineros focenses fundaron una colonia comercial con el nombre de Massalia, hoy Marsella, en el litoral francés. En Mónaco se estableció una «delegación comercial» de los griegos focenses masaliotas-marselleses.

Se cuenta que en el lugar de Mónaco se erigió un templo dedicado a Heracles. El dios Heracles griego equivale al Hércules romano. Del templo de Hercules Monoikos deriva el nombre Mónaco. Asimismo, el puerto de Mónaco —en el distrito de La Condamine— también es conocido como port Hercule o puerto de Hércules.

Mónaco. La Condamine. Puerto de Mónaco o puerto de Hércules (port Hercule)

Mónaco comparte su historia con la del resto de Europa: pasó a control romano formando parte de la Galia narbonense. Tras la caída del Imperio romano, fue ocupado y asolado por tribus bárbaras y sarracenos, hasta que Enrique IV, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico desde 1084, concedió la potestad de Mónaco (el Rocher con su puerto y tierras adyacentes) a la ciudad de Génova en 1191.

Dirigidos por Fulco del Cassello, los genoveses gibelinos comenzaron la construcción de un castillo sobre el peñasco de Mónaco a partir del 10 de junio de 1215. (El más antiguo de los cuatro distritos tradicionales de Mónaco, Monaco-Ville, el casco histórico, se emplaza en la Roca de Mónaco o le Rocher).

Mapa de la Fuerza y los caminos del Principado de Mónaco (¿1744?). Strada che va da Monaco à Genova (fragmento). Reproducción perteneciente a los fondos de la Biblioteca Nacional de España (BNE)

Mónaco. Le Rocher, la Roca o peñasco de Mónaco desde el puerto de Fontvieille

La ciudad de Génova estuvo implicada en el conflicto entre güelfos (partidarios del Papado) y gibelinos (que apoyaban al emperador del Sacro Imperio Romano Germánico). Resultaron victoriosos los gibelinos, hecho que provocó el exilio de numerosas familias de güelfos, entre las que se hallaba la genovesa familia Grimaldi.

Francesco Malizia Grimaldi, líder de un grupo de güelfos exiliados, capturó el castillo del peñasco de Mónaco —a la sazón, bajo dominio genovés gibelino— el 8 de enero de 1297 por medio de una ardid (él y sus hombres se disfrazaron de monjes franciscanos para penetrar en el recinto fortificado sin oposición). Desde entonces, la dinastía Grimaldi ha gobernado en el territorio monegasco, con la excepción de un breve periodo de ocupación francesa durante la Revolución (1793-1814). En 1997, la familia Grimaldi celebró su 700.º aniversario al frente de Mónaco.

Mónaco. Le Rocher o peñasco de Mónaco desde el puerto de Fontvieille, coronado por el Palacio Principesco

La historia de Mónaco y la de los reinos hispanos se entrelazan en diversos momentos. Carlos Grimaldi, señor de Mónaco, acompañó con su flota a Jaime III de Mallorca en los enfrentamientos que este mantuvo contra Pedro IV de Aragón por el reino de Mallorca a mediados del siglo XIV.

Por las Capitulaciones de Burgos (7 de junio de 1524), modificadas posteriormente por la Declaración de Tordesillas del mismo año (5 de noviembre de 1524), Mónaco quedó bajo la protección de los reyes de España y sujeto a una alianza con la Monarquía hispánica. En virtud de la Declaración de Tordesillas, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Carlos V (rey Carlos I de España) reconoció la soberanía de los Grimaldi sobre Mónaco.

Carta del emperador Carlos V a Agustín Grimaldi, obispo de Grasse y señor de Mónaco. El emperador le hace saber que le ha tomado a su servicio y queda bajo su protección y salvaguardia. Fechada en Burgos, a 12 de junio de 1524. Reproducción perteneciente a los fondos de la Biblioteca Nacional de España (BNE)

En 1525, Agustín Grimaldi prestó servicio al emperador Carlos V en la batalla de Pavía contra el rey de Francia Francisco I. Otro tanto hizo Honorato I Grimaldi en 1532, quien preparó dos galeras fondeadas en el puerto de Mónaco para formar parte de la Armada de Génova en las guerras del Turco.

El periodo de Mónaco como protectorado español se extendió entre 1524 y 1641, 117 años, durante los que un presidio español (= compañía de infantería española) custodiaba y defendía la Plaza y Fuerza de Mónaco de los apetitos genoveses y de las garras de Francia, principalmente. En esta época, los gobernantes de Mónaco lo eran a título de señor: Agustín Grimaldi, señor de Mónaco, Menton y Roquebrune, y obispo de Grasse (1523-1532); Honorato I (1532-1581); Carlos II (1581-1589) y Hércules I (1589-1604) fueron los señores de Mónaco que ostentaron los ordinales XIII al XVI. A partir del XVII señor de Mónaco, Honorato II, el señorío devino en principado (Honorato II, I príncipe de Mónaco [1612-1662], con el tratamiento de alteza serenísima [S. A. S.]). Honorato II tomó el título de príncipe por la gracia de Dios y hoc volo, sic iubeo, sit pro ratione voluntas style en 1612.

Aprovechando los conflictos existentes entre Francia y España (cardenal Richelieu, guerra de los Treinta Años…), Honorato II suscribió un pacto con Francia en 1641: el Pacto de Perona o Traité de Péronne (8 de julio de 1641). Por medio de una rara estratagema, el monegasco abandonó el partido y la protección del rey de España (Felipe IV), y se cobijó bajo la de Francia (Luis XIII), expulsando de la Plaza de Mónaco el presidio español y admitiendo guarnición francesa. Realpolitik.

Pacto de Perona (8 de julio de 1641), en Joseph Antonio de Abreu y Bertodano: Colección de los Tratados de Paz de España. Reynado de Phelipe IV. Parte III Madrid: Juan de Zúñiga, Antonio Marín y la viuda de Peralta, 1746, 607-613. Reproducción perteneciente a los fondos de la Biblioteca Nacional de España (BNE)

Los españoles se desquitaron privando al príncipe de Mónaco de sus bienes alodiales en el Reino de Nápoles y el Milanesado, así como de las Órdenes del Toisón de Oro y de Alcántara. Los bienes, derechos y rentas que pertenecían al príncipe de Mónaco le fueron reintegrados más adelante de conformidad con lo dispuesto en el artículo 104 del Tratado de Paz de los Pirineos (1659).

 

Distritos tradicionales de Mónaco

Mónaco se divide tradicionalmente en cuatro distritos o barrios. De Nordeste a Sudoeste son: Montecarlo (Monte-Carlo), La Condamine, Monaco-Ville y Fontvieille.

 

Montecarlo (Monte-Carlo)

Otrora, los municipios de Roquebrune-Cap-Martin y Menton fueron pagos monegascos. Por el Tratado de 2 de febrero de 1861 entre Francia y el Principado de Mónaco, el príncipe Carlos III de Mónaco renunció a sus derechos sobre estos municipios a favor del emperador de los franceses, Napoleón III. El soberano de Mónaco fue indemnizado con una suma de cuatro millones de francos de oro por la pérdida de estos territorios. La extensión de Mónaco se redujo a 145 hectáreas.

Carlos III de Mónaco pensó atinadamente compensar el quebranto económico debido a la pérdida del 90 % del territorio monegasco y a los ingresos derivados de los cultivos de limón, naranja y aceite de oliva de Roquebrune y Menton mediante el desarrollo de un turismo aristocrático relacionado con los baños de mar y los juegos de azar. Tras algunas tentativas infructuosas, el 2 de abril de 1863 concedió el monopolio de estas actividades a la Société des Bains de Mer et du Cercle des Etrangers (SBM), presidida y gestionada por François Blanc. El resultado de los cometidos de la SBM fue que artistas y miembros de la alta sociedad europea comenzaron a frecuentar Mónaco, sobre todo a partir de la mejora de las comunicaciones. En la lista de artistas que visitaron Montecarlo figuran pintores como Monet o Matisse y músicos como Saint-Saëns, Offenbach, Ravel o Caruso. Respecto a las comunicaciones, el Tratado franco-monegasco de febrero de 1861 contemplaba la construcción de una carretera de Niza a Mónaco por el litoral (la basse Corniche). La línea de ferrocarril de Niza a Génova alcanzó Mónaco-Ville en 1868. La estación de Montecarlo se inauguró en 1869 a los pies del Casino de Montecarlo, al borde del mar en el lugar que hoy ocupa el Hotel Fairmont Montecarlo.

El distrito monegasco de Montecarlo se asienta sobre el plateau des Spélugues. A principios de la segunda mitad del siglo XIX, el plateau des Spélugues era un promontorio rocoso prácticamente deshabitado en el que solamente había cultivos de cítricos y olivos. (Cuesta creerlo, teniendo en consideración que la tasa de urbanización de Mónaco es del 100 % y está urbanizado cada palmo del país. En Mónaco, está urbanizado hasta el lecho marino).

El primer Casino des Spélugues —situado en el mismo emplazamiento que el actual— fue inaugurado el 18 de febrero de 1863. La plaza del Casino fue decorada con una fuente ornamental con chorros de agua y palmeras. La Societé des Bains de Mer se hizo cargo de la explotación del casino a partir de abril de 1863. El Hotel de París abrió al público en enero de 1864. El 1.º de junio de 1866 el príncipe Carlos III redenominó le plateau des Spélugues con su propio nombre, fundando el nuevo barrio monegasco de Montecarlo («quartier de Monte-Carlo»). El prestigioso Café de París de Montecarlo (bautizado inicialmente con el nombre de Café Divan) inicia su actividad en 1868, completando la mítica tríada del la plaza del Casino de Montecarlo.

Montecarlo ya era fuente de inspiración para la composición de música de salón en una fecha tan temprana como 1868.

Jean Baptiste Arban (1825-1889): Monte-Carlo. Suite de valses. Souvenir de Monaco. Paris: Heugel et Cie., Imp. Moucelot, 1868. Reproducción perteneciente a los fondos de la Biblioteca Nacional de España (BNE)

Fallecido François Blanc en 1877, su viuda María dirige la SBM y continúa la tarea de su marido. El primigenio edificio del Casino se demuele en 1878 y se edifica una nueva construcción. El conjunto incorpora una nueva sala de juego y un teatro de ópera (Charles Garnier). La Ópera de Montecarlo o Salle Garnier fue inaugurada el 25 de enero de 1879 con un espectáculo de la vedette Sarah Bernhardt. Sucesivas ampliaciones y remodelaciones del edificio del casino se suceden hasta 1910, año en que adquiere la silueta que conocemos hoy. De este modo, con sus spas, su casino, sus jardines, su gran hotel, su café, su teatro… Montecarlo se convirtió en uno de los complejos vacacionales más elegantes de Europa.

Se han cargado los jardines del Casino (jardins des Boulingrins) pero a base de bien. Me los encontré en obras:

Principado de Monaco. Montecarlo. Jardines del Casino en obras y destrozados

Hace no tanto esa plaza era un jardín francés de gran belleza y delicadeza, con sus fuentes y sus chorros de agua. Además, ofrecía una incomparable perspectiva del Casino de Montecarlo. El jardín hacía de vestíbulo del casino, que emergía al fondo. Lamento no haberle hecho una fotografía antes.

Ahora han plantificado ahí unos armatostes bulbosos en plan hongo galáctico denominados Les Pavillons Monte-Carlo (Monte-Carlo Shopping), una rama de negocio de la Société des Bains de Mer, la sociedad que lleva más de un siglo operando el Casino de Montecarlo.

Principado de Monaco. Montecarlo. Les Pavillons Monte-Carlo (Monte-Carlo Shopping)

Diríase que entes alienígenas provenientes de otra constelación, después de haberse documentado acerca de los sombreros femeninos tradicionales holandeses, han aterrizado con sus champiñones estelares en el carré d’or de Montecarlo. Las naves son horrendas. Rompen por completo con la estética del entorno (no pegan ni con cola); a la unidad de estilo, que le vayan dando. A mayor abundamiento, estropean la vista del conjunto formado por los jardines del Casino, la plaza del Casino y el Casino mismo. Estoy enfadadísimo.

Principado de Monaco. Montecarlo. Jardines del Casino. Gran cagada arquitecto-urbanística

Te lo venden como «the most exclusive shopping promenade of the Mediterranean». En efecto, los locales son tiendas de marcas de lujo: Audemars Piguet, Balenciaga, Bulgari, Cartier, Chanel, Chopard, Dior, Gucci, Hermès, &cétera. Mas, sucede que todo Montecarlo es, en esencia, un inmenso centro comercial de lujo y glamour, un distrito d’achats et loisirs para súper-ricos. Según parece, no era suficiente: hay que hacer caja y aumentar los millones de €uros. No, si ya decía Eduard Spranger que, por lo regular, lo útil es enemigo de lo bello, y que los tipos económicos no se sienten vinculados al arte ni por la más remota afinidad. Evidentemente, los miembros de la Société des Bains de Mer sienten más afinidad por los €€€. Pues puede que la promenade comercial sea la más exclusiva del Mediterráneo por los precios, pero arquitectónica, urbanística y estéticamente es un incongruente popurrí. Si es que todo degenera. Hala, ya se me han quitado las ganas de volver.

Afortunadamente, los contiguos jardins de la Petite Afrique siguen como siempre, igual de cuidados:

Principado de Monaco. Montecarlo. Jardins de la Petite Afrique

Principado de Monaco. Montecarlo. Jardins de la Petite Afrique

La Société des Bains de Mer de Montecarlo es como la dueña suprema de todo: gestiona el Casino de Montecarlo…

Principado de Monaco. Montecarlo. Plaza del Casino y Casino de Montecarlo. La foto me ha quedado un churro, qué se le va a hacer…

Principado de Monaco. Montecarlo. Casino de Montecarlo (interior)

Principado de Monaco. Montecarlo. Casino de Montecarlo (interior)

Mónaco. Montecarlo. Casino de Montecarlo (interior)

Principado de Monaco. Montecarlo. Casino de Montecarlo (interior)

…gestiona el contiguo Hôtel de Paris Monte-Carlo…

Mónaco. Montecarlo. Hôtel de Paris Monte-Carlo. No estaba yo inspirado con la cámara del móvil… es que hacía las fotos medio a ciegas, había mucho resol

…gestiona la Ópera de Montecarlo…

Principado de Mónaco. Montecarlo. Salle Garnier-Opéra de Monte-Carlo

… y más casinos, y más hoteles de lujo (como el Hôtel Hermitage Monte-Carlo), y restaurantes gourmet, y cafés, bares, terrazas y nightclubs de lujo (por ejemplo, el Café de París), y piscinas, spas, (Thermes Marins Monte-Carlo), clubes deportivos, &cétera. A ver si me hago yo con unas accioncillas de la sociedad.

El Hôtel de Paris es un palacio monegasco de 1864 (Charles Garnier, estilo Segundo Imperio o estilo Napoleón III) que, en la actualidad, está siendo restaurado y embellecido por el arquitecto Richard Martinet; por eso tiene la grúa torre como telón de fondo. Richard Martinet es el mismo autor de los gigantes basidiomicetos espaciales posados sobre los jardines del Casino, chafando las plantas. Pues como restaure y modernice el Hôtel de Paris Monte-Carlo con los mismos planteamientos estéticos que sus posmodernas setas sidero-deconstructivas, me parece que el resultado va a ser igual de efímero.

Mónaco está montado como un resort para atraer a acaudalados poseedores de fortunas inmensas, visión promovida por el magnate Aristóteles Onassis, el hombre más rico del mundo de su época. Es todo llamativo, por exagerado. Por ejemplo: tú aterrizas en el aeropuerto Nice-Côte d’Azur y, si te hospedas en el Hôtel de Paris, te viene a buscar el chauffeur con el coche del hotel. El coche del hotel es este:

Principado de Mónaco. Montecarlo. Bentley del Hôtel de Paris Monte-Carlo.

Pero eso de venir en avión solo lo hacen los pobres y cutres. Lo suyo es bajarte de tu propio yate de recreo, atracando en el port Hercule de Montecarlo, en el barrio de La Condamine:

Principado de Mónaco. Montecarlo-La Condamine. Port Hercule

Estos mismos yates son los que más tarde se ven en Capri, la costa Amalfitana e Ibiza. Ser multimillonario is a way of life, y tiene sus exigencias, molestias y sujeciones, como la obligación de dejarte caer en verano con el yatazo por la Costa Azul o la Riviera Italiana, completando el citado triángulo mediterráneo. En Ibiza hemos visto numerosas veces bajar el Ferrari o el Rolls-Royce del luxury superyacht (el Nabila de Kashogui tenía las letras grabadas en oro, qué pomposo). No quiero ni imaginar lo que cuesta un amarre en el puertecillo monegasco en verano.

Superyate A del multimillonario ruso Andrey Melnichenko en aguas de Mónaco. Este superyate a motor fue diseñado por Phillip Stark y Martin Francis

Pero, vaya: sí sé que para alquilar un pisito de 280 metros cuadrados en el puerto hay que abonar la módica suma de 25 000 €/mes (veinte cinco mil euros al mes). Me parece asequible. Yo, por ejemplo, me tiro un año sin comer, viviendo a oscuras para ahorrar luz, &cétera, y ya me puedo alquilar el pisito de verano en la monegasca Condamine un mes.

Después de perder o, más raramente, ganar unos cuantos milloncejos de euros en el Casino de Montecarlo, acudes a la Ópera de Montecarlo. Aunque no tienes ni idea ni de música en general, ni de ópera en especial, queda de buen tono social ir a la ópera; ya no te digo en Montecarlo.

Mónaco. Montecarlo. Salle Garnier-Opéra de Monte-Carlo. Entrada de artistas

Mónaco. Montecarlo. Salle Garnier-Opéra de Monte-Carlo. Fachada lateral. Entrada de artistas

Mónaco. Montecarlo. Salle Garnier-Opéra de Monte-Carlo. Fachada lateral. Entrada de artistas

La Société des Bains de Mer encargó a Charles Garnier anexar una sala de teatro y conciertos al casino. Garnier la decoró con el máximo lujo y esplendor, utilizando generosamente el símbolo de la lira. El forjado de acero fue realizado por Gustave Eiffel. La Salle Garnier ha sido completamente restaurada entre 2003 y 2005, y luce resplandeciente.

Mónaco. Montecarlo. Salle Garnier-Opéra de Monte-Carlo

La verdad es que, históricamente, la programación de la sala ha sido muy buena, y siempre fue, en cierto modo, a la vanguardia. Lo sé de segunda mano, porque en el pasado tuve mucha relación con Alicia García Ivars, del Ballet Español de Silvia Ivars. El Ballet Español de Silvia Ivars fue un importantísimo conjunto de danza clásica española que actuó en repetidas ocasiones en el Palais des Festivals et des Congrès de Cannes y en la Ópera de Montecarlo, en la época del Ballet del Marqués de Cuevas, en los años 50 del siglo XX (Grand Ballet de Monte-Carlo, heredero del Ballet Ruso de Montecarlo). Nombres como Léonide Massine, Serge Lifar o Rudolph Nureyev están vinculados al Ballet de Cuevas.

En 1997 estuvimos de viaje por la Costa Azul, y Alicia rememoró su pasado dancístico y los éxitos cosechados en los teatros y salas de fiesta de la zona. Resultaban muy entretenidas las anécdotas que la Ivars pequeña te contaba sobre el artisteo de la época: «Pues cuando bailamos en la Gala de la Rosa ante Grace Kelly…». Ha de destacarse que, en una época en la que todo el mundo asociaba la Danza Española al «flamenqueo», el Ballet Español de Silvia Ivars levantaba al público francés trenzando entrechâts en los boleros que ejecutaban. Puede afirmarse que fue la compañía de Danza Española más reconocida de la Costa Azul en su época (vi muchos recortes de prensa en su día).

En general, la arquitectura de Montecarlo es bonita y pulcra, predominando grandes estilos clásicos franceses, estilo Belle Époque, Art Nouveau, Art Déco y Eclecticismo.

Principado de Mónaco. Montecarlo-La Condamine. Cinéma des Beaux Arts & Théâtre Pricesse Grace

Principado de Mónaco. Montecarlo-La Condamine. Cinéma des Beaux Arts & Théâtre Pricesse Grace

Con ese frontón rebajado, la Porte Rouge de Montecarlo evoca los estilos del Clasicismo.

Mónaco. Montecarlo. Porte Rouge

Como en Mónaco no hay espacio, resulta singular el modo de estratificar los edificios que tienen los monegascos, ganándole progresivamente más terreno a la montaña costera.

Mónaco. Edificaciones estratificadas, «trepando» por la montaña

Mónaco. Edificaciones estratificadas, «trepando» por la montaña

 

La Condamine

La Condamine es el distrito o barrio monegasco que se extiende alrededor del puerto de Hércules. En su origen, constituía un espacio de tierras de labor a los pies del Castillo de Mónaco. En nuestros días, La Condamine está urbanizada hasta el último milímetro.

Principado de Mónaco. La Condamine & port Hercule. Fachada norte

Principado de Mónaco. La Condamine. Vista panorámica

 

Circuito de Mónaco

La competición deportiva de automóviles está presente en Mónaco a través de dos pruebas: el Rally Automovilístico de Montecarlo y el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1. Ambos campeonatos son organizados por el Club Automovilístico de Mónaco. Este año, el Monaco Grand Prix F1-2017 tendrá lugar el 28 de mayo.

Principado de Mónaco. La Condamine. Gran Prémio de Fórmula 1. 75.º Gran Premio de Mónaco, del 25 al 28 de mayo de 2017

El escenario del Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 es el Circuito de Mónaco, un circuito automovilístico urbano situado en pleno centro de Mónaco. El circuito tiene su línea de salida/llegada en el boulevard Albert 1er., frente al puerto de Hércules (La Condomine). La Condamine acoge gran parte del Circuito de Mónaco.

Mónaco. La Condamine. Gran Prémio de Mónaco de Fórmula 1

Desde La Condamine, el trayecto se dirige hacia Montecarlo por la avenue d’Ostende. Pasa por delante de la plaza del Casino de Montecarlo y continua por la avenue des Spélugues. En su regreso, atraviesa el tunnel Larvotto (el Circuito de Mónaco presenta la particularidad de que es el único circuito de Fórmula 1 cuyo recorrido transcurre por un túnel en una parte de su trazado). Bordeando el puerto, el circuito se cierra por el sur en la curva de La Rascasse, desde donde toma el camino de vuelta.

Mónaco. Montecarlo-La Condamine. Avenue d’Ostende.

La avenida de Ostende es una cuesta que une el Hôtel Hermitage Monte-Carlo con el puerto de Hércules en La Condamine. Entre otras razones, resulta conocida porque constituye un tramo del Circuito de Mónaco (Gran Premio de Fórmula 1). Los bólidos ascienden por esta cuesta en su camino hacia Montecarlo.

Mónaco. Montecarlo-La Condamine. Avenue d’Ostende preparada para el Gran Premio de Fórmula I

En Mónaco se venden muchos productos publicitarios (merchandising) relacionados con las pruebas de automovilismo organizadas por el Club Automovilístico de Mónaco. Reconozco que fui débil y caí en la trampa… pero a ver quién puede oponer resistencia a estos reclamos:

Mónaco. Gran Premio de Fórmula 1 (merchandising)

Principado de Mónaco. La Condamine. Circuito de Mónaco (merchandising)

Automobile Club de Monaco. Polo oficial Monaco Grand-Prix. Conste que me lo compré para estudiar con más detenimiento el Circuito de Mónaco

 

Monaco-ville

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. Palais Princier

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. Palais Princier

El papa León XIII acordó la autonomía religiosa del Principado de Mónaco, estableciendo la Diócesis y erigiendo el Obispado de Mónaco en 1887, en respuesta a la demanda del príncipe Carlos III.

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. Catedral de San Nicolás emplazada en la Roca

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. Catedral de San Nicolás. Frontispicio

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. Catedral de San Nicolás. Nave central

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. Catedral de San Nicolás. Interior (detalle)

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. Catedral de San Nicolás. Tumba de Rainiero III de Mónaco

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. Catedral de San Nicolás. Tumba de la princesa consorte Gracia Patricia de Mónaco

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. Palais de Justice

El territorio del Principado de Mónaco constituye un solo municipio, administrado por el Ayuntamiento.

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. Mairie (Ayuntamiento)

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. La Poste (Correos)

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. La Poste (Correos)

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. La Poste. Lycée Albert I (edificio, 1665-1675; Instituto, 4 de octubre de 1910)

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. Café de la Ville

El Museo Oceanográfico de Mónaco fue fundado por el príncipe Alberto I en 1910. Impresiona la fachada del edificio que mira al mar.

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. Musée Océanographique

Principado de Mónaco. Monaco-Ville. Musée Océanographique

Coincidiendo con la inauguración del Museo Oceanográfico de Mónaco, el príncipe Alberto I ordenó la publicación de las cartas del emperador Carlos V conservadas en los Archivos del Palacio de Mónaco en 1910.

L.-H. Labande: Recuiel des lettres de l’empereur Charles-Quint qui sont conservées dans les archives du Palais de Monaco. Publié sur l’ordre de S. A. S. le prince Albert 1er. à l’occasion de l’inauguration du Musée Océanographique. Monaco: Impremerie de Monaco, 1910

 

Fontvieille

Hace casi cincuenta años, Fontvielle no era sino una franja de arena, interfaz entre la montaña y el mar. En 1971 se puso la primera piedra del distrito de Fontvieille, lo que permitió aumentar un 20 % la superficie del territorio monegasco con tierras ganadas al mar.

Principado de Mónaco. Fontvieille. Centro Comercial de Fontvieille

Principado de Mónaco. Fontvieille. Esplanade Rainier III. Jardines

Principado de Mónaco. Fontvieille. Esplanade Rainier III. Reloj de sol

Aparte de los museos situados en el Centro Comercial de Fontvieille, lo más relevante del distrito es el puerto, el helipuerto, el Circo de Mónaco y el Estadio Luis II.

Principado de Mónaco. Fontvieille. Puerto

Principado de Mónaco. Fontvieille. Puerto

Principado de Mónaco. Fontvieille. Puerto

Principado de Mónaco. Fontvieille. Aeroclub y Helipuerto de Mónaco

Principado de Mónaco. Fontvieille. Aeroclub y Helipuerto de Mónaco

Principado de Mónaco. Fontvieille. Aeroclub y Helipuerto de Mónaco

Principado de Mónaco. Fontvieille. Parc Paysager de Fontvieille

En el Espace Fontvieille se emplaza el Chapiteau Espace Fontvieille, el Circo de Mónaco. En Mónaco se celebra el Festival International du Cirque, posiblemente el más grande y prestigioso acontecimiento circense del mundo. Fue creado en 1974 por el príncipe Rainiero III de Mónaco. En enero de 2018 tendrá lugar la 42.ª edición.

Principado de Mónaco. Fontvieille. Circo de Mónaco

Principado de Mónaco. Fontvieille. Stade Louis II

Principado de Mónaco. Fontvieille. Stade Louis II

Principado de Mónaco. Fontvieille. Stade Louis II

Retrato de 1902 de Luis, heredero del Principado de Mónaco (futuro Luis II). Reproducción perteneciente a los fondos de la Biblioteca Nacional de España (BNE)

Cap d’Ail es una comuna francesa que limita con Fontvieille, en el extremo sudoeste de Mónaco. Adyacentes, los dos países se suceden sin solución de continuidad urbana. Al fondo, la avenue Marquet, entrada a Cap d’Ail desde la rotonda contigua al Estadio Luis II de Mónaco.

Francia-Cap d’Ail y Mónaco-Fontvieille. Límite entre los dos países

Bien que el edificio Espace Saint Antoine (salas de deporte, locales comerciales y parkings) está vinculado al Estadio Luis II de Mónaco, desde el punto de vista de la geografía política se enclava en territorio francés, entre la avenue Marquet y la avenue du Trois Septembre, route du bord de mer o basse Corniche.

 

Este artículo ha sido leído

41

veces. Gracias por el interés

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA *